miércoles, 31 de diciembre de 2008

El zapato volador, la imagen del año


Si algo se le pueda reprochar a Muntadar al Zaidi, el periodista de la televisión iraquí que tiró sus zapatos contra George W. Bush durante la conferencia de prensa que éste dio cuando finalizaba su último viaje a Irak, es que no hubiera ensayado más el lanzamiento y no lograra impactar en el blanco. Eso sí, queda claro que el hombre puso toda su alma en la acción, tal como demuestran las imágenes del suceso.

Tanto Bush como Al Maliki, su sicario irakí, fingieron no verse afectados por lo que calificaron como un incidente menor. Lo cierto es, sin embargo, que Al Zaidi fue inmediatamente detenido, golpeado en la misma sala y luego torturado de modo tan salvaje, que según su hermano sufre rotura de un brazo y hemorragias internas. Oficialmente no hay cargos contra él, por lo que su detención tiene todas las características de un secuestro al más puro "estilo Guantánamo". Cabe subrayar que golpear a alguien con un zapato es una de las mayores ofensas que puede hacer un árabe a otro hombre, pues en su mentalidad el calzado suele usarse para pegar a las mujeres. Al Zaidi además, le gritó "perro" a Bush mientras le tiraba sus zapatos.

El gesto de Al Zaidi ha despertado enorme simpatía no sólo en Irak y los países árabes en general, sino también en todo el mundo incluida Europa y los propios EEUU. El fabricante de los zapatos del periodista irakí, un empresario turco, está recibiendo estos días miles de pedidos de unidades semejantes, y algunas personalidades árabes han hecho ofertas millonarias por hacerse con el par original.

En cuanto a otra clase de reacciones, sólo la Federación Internacional de Periodistas (FIP) se ha manifestado claramente en apoyo de su colega, cuya acción dicen refleja el "profundo odio ante el trato que recibien los civiles iraquíes durante la ocupación en los últimos cuatro años en los que los periodistas han sido sus mayores víctimas" (Diario Directo, 16/12/2008). En el mismo comunicado, la FIP dice que "este periodista estaba expresando su profundo punto de vista y no podemos condenar sus acciones, pero después de años de intimidación, maltrato y asesinatos no resueltos en manos de los soldados estadounidenses no sorprende que haya odio y resentimiento entre los periodistas", y denuncia que "no es una coincidencia que la protesta de Al Zaidi ocurra sólo unos días después de que el Ejército norteamericano rechazara poner en libertad a un periodista detenido a pesar de que un tribunal iraquí había ordenado su liberación". La FIP recuerda que ya "advirtió del peligro de maltrato que sufren los periodistas detenidos en Irak, y acusó al Ejército estadounidense de ostentar el récord de malos tratos a reporteros que están bajo su custodia", informando finalmente de que 284 periodistas han muerto en Irak desde que comenzó la invasión norteamericana.

Sorprende -o no, según se mire- el silencio atronador sobre este caso de organizaciones como Reporteros Sin Fronteras (RSF) o Amnistía Internacional (AI), tan celosos de la defensa de los derechos humanos en general y de la libertad de los periodistas en particular cuando de otros regímenes se trata. En la página principal de la web de RSF ni se menciona la detención ilegal de Al Zaidi, y sólo en el interior de la sección "Comunicados sobre Oriente Medio" hay una breve nota en el apartado "Irak" en la que se pide "clemencia" para el periodista irakí. En la web de AI ni siquiera se menciona el asunto.

Y sin embargo, la vida de Muntadar al Zaidi está claramente en peligro por ese gesto que se ha convertido en la imagen de 2008. Su acción, en todo caso, no habrá sido en vano, ya que ha servido para expresar gráficamente y con toda contundencia el rechazo universal a la política imperial desarrollada por ese pedazo de bestia descerebrado cuyo fin de reinado celebramos hoy, 31 de diciembre de 2008.

martes, 30 de diciembre de 2008

Sandra Carrasco, la mujer del año


Cuando en marzo de este año, en vísperas de las pasadas elecciones generales, ETA asesinó a tiros al militante socialista Isaías Carrasco en plena calle de la localidad de Arrasate-Mondragón, seguramente pocos podían imaginar que meses después quien dio esa orden y era el máximo responsable del "aparato militar" de la organización estaría entre rejas, y que su sucesor apenas duraría tres semanas en el cargo antes de correr su misma suerte. El mejor homenaje a Isaías -un hombre sencillo y anónimo, que trabajaba como cobrador de peaje en una autopista y había sido concejal en su pueblo-, fueron esos y otros golpes que ETA sigue recibiendo uno tras otro hasta situarla en estos momentos, acabando 2008, al borde del KO técnico; hoy, ETA es un boxeador sonado que aún no se recupera de un puñetazo cuando ya ha tenido que encajar el siguiente.

En esas jornadas aciagas de marzo, empero, la noticia fue el surgimiento por derecho propio de una figura que dejó sobrecogidos a todos. Se trata de Sandra Carrasco, la hija mayor de Isaías, en realidad una cría de 20 años, que esos días mostró en público una madurez, serenidad y determinación simplemente admirables. Sandra leyó en público una declaración que resume mejor que todos los discursos el meollo de la situación:

"A mi padre lo han asesinado por defender la libertad, la democracia y las ideas socialistas. Ha sido siempre un hombre valiente, que ha dado la cara. Y los que lo han matado han sido unos cobardes.

Pero sobre todo, quiero pedir una cosa. Y es que el asesinato de mi padre no sea manipulado por nadie. No lo vamos a tolerar. Yo, mi madre, todos iremos a votar. Y eso es lo que pido. Y los que quieran solidarizarse con mi padre, y con nuestro dolor, que acudan masivamente a votar el domingo para decir a los asesinos que no vamos a dar ni un solo paso atrás".

Luego en Gara, uno de esos mercenarios juntapalabras al servicio de los asesinos intentaba oponer a las duras palabras de Sandra "sus muertos", en otro infame, chapucero y desde luego vano intento de "equilibrar" a víctimas con verdugos. Pero ésa es otra historia -asquerosa historia, desde luego-, y no tiene sitio hoy aquí. Lo que quiero destacar es el valor de acero, el temple de esta chavala de clase obrera, que mira a los ojos de los asesinos de su padre y les llama "hijos de puta" con voz firme y tranquila, desde el convencimiento de que lo que está haciendo no es insultarles sino describirlos. Y lo hace desde una calle de Arrasate-Mondragón, su pueblo, el pueblo donde un imbécil intoxicado de fantasías estúpidas mató a balazos algo tan real como un padre. Acostumbrados últimamente a tanto socialista de pacotilla, resulta que gracias a ETA descubrimos a una socialista de una pieza, Sandra Carrasco.
En fin, que si alguien merece el calificativo de Personaje del Año es esta Hija Coraje de 20 primaveras escasas, esta cría con flequillo, piercings y toda la mala leche de quien aunque le hayan jodido la vida matándole al padre, no han podido romperle la dignidad y el orgullo.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Gaza, entre el hambre y las ganas de comer


La ferocidad de los bombardeos israelíes de estos días sobre Gaza rebasa todos los límites incluso en un conflicto, el palestino-israelí, que hace muchos años ha demostrado carecer de ellos. Desde las Naciones Unidas hasta la Administración de George W. Bush, todos han pedido verbalmente el cese de esta barbaridad, con el resultado acostumbrado. En Gaza llueve sobre mojado, y las partes en conflicto se aprestan a sacar tajada sobre las montañas de cadáveres y de escombros.

Con todo, no hay que perder de vista que aquí se está desarrollando un juego tramposo, en el que los presuntos contrincantes -el gobierno israelí y Hamás- están provocando y usando una tragedia inmensa para sus respectivos y repugnantes fines políticos. De entrada, Hamás dio por finalizado sin dar mayores explicaciones un alto el fuego que había declarado unilateralmente meses atrás, e inmediatamente sus milicianos se pusieron a bombardear territorio israelí con sus cohetes. El pasado 26 de diciembre murieron dos niñas palestinas en el norte de la franja de Gaza al ser alcanzadas por un cohete lanzado por milicianos de Hamás; al crimen se sumaba así la estupidez de asesinar a aquellos a quienes se dice proteger. La actitud de Hamás de volver a provocar al oso israelí no es empero un acto gratuito, y responde a la creciente pérdida de influencia de este partido-movimiento en Gaza ante los sectores abiertamente pro Al Qaeda, que en las últimas semanas han lanzado una fortísima campaña propagandística a favor del "califato universal", aspiración maximalista en el contexto de la cual el proyecto nacional palestino carece de significación. Hamás pierde clientela a chorros sobre todo entre las mujeres, y sabe que la única manera de conservarla es excitándola; nada como los bombardeos israelíes para cohesionar sus filas.

Israel por su parte, afronta dentro de un mes unas elecciones en las que la posibilidad de que gane la extrema derecha, el Likud que lidera Benjamin Netanyahu, crece a medida que pasan los días. Kadima, el partido del primer ministro Olmert y de la aspirante Tzipi Livni, se desintegra por momentos, fugándose cargos y dirigentes hacia el fascistoide Likud. Sólo un puñetazo encima de la mesa -es decir, sobre las cabezas de los habitantes de la franja de Gaza-, podía convencer al votante israelí de que no es necesario echarse en brazos de la extrema derecha habiendo un partido como Kadima en el poder. La operación "Plomo Duro" sobre Gaza es pues ante todo una estrategia política, a la que Hamás ha servido en bandeja de plata la excusa necesaria para desencadenarla.

De la mala fé de unos y otros da cuenta por ejemplo, la negativa de Hamás a permitir que se evacúe a los más de mil heridos hacia Egipto, a pesar de que el gobierno egipcio ha dado orden de abrir los pasos y está dispuesto a acogerlos. Los israelíes por su parte han machacado cuarteles y edificios administrativos palestinos en Gaza, pero de paso han dejado caer suficientes bombas sobre la población civil como para que todos tengan claro que "esto" no va sólo con los militantes de Hamás. Mientras, decenas de miles de soldados y cientos de blindados se concentran en la frontera listos para invadir Gaza por tierra si se estima conveniente. En Gaza pues, se juntan una vez más el hambre y las ganas de comer, es decir la conveniencia y el acuerdo tácito entre dos posiciones extremas que se odian tanto como se necesitan para seguir controlando a sus respectivas poblaciones.

La comunidad internacional, como siempre, y una vez hechas las declaraciones consabidas, mira para otro lado y prosigue su tranquila digestión. En Belén hubo Misa del Gallo, con patriarca latino de Jerusalén y Presidente de la ANP palestina incluidos, y nadie la interrumpió; el teatro de Oriente Próximo sigue funcionando a pleno rendimiento.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Nadie es perfecto, salvo Billy Wilder


Aprovechando el tiempo libre que dejan las vacaciones navideñas, estoy leyendo estos días un libro que tenía reservado desde hace algún tiempo para un momento así: "Nadie es perfecto", la autobiografía de Billy Wilder.

Quien no conozca a Billy Wilder significa que no ama el cine y quien ame el cine sabrá de él seguramente mucho más que yo, así que no perderé el tiempo trazando el perfil de este tipo genial, maravilloso guionista y casi mejor director, nacido en la Galitzia multicultural de comienzos del siglo XX y fallecido en 2002 en EEUU después de una vida tan larga como fecunda. Dotado del humor más ácido y corrosivo posible en un ser humano, Wilder fue probablemente el judío más escéptico, el anarquista más rico y el fabricante de anécdotas y chistes más terrible que pisó Hollywood en toda su historia.

Las películas de Wilder eran látigos acerados que azotaban directamente las carnes de la sociedad norteamericana actual, aunque sus críticas mordaces adquirían por extensión categoría global. En su cine se satirizaban las relaciones personales ("La extraña pareja"), la opresión sobre los estratos trabajadores ("El apartamento"), la prensa sensacionalista y la idiocia policial ("Primera plana"), la honda ridiculez de la Guerra Fría ("Uno, dos, tres"), la América feliz y confiada de los años treinta y cuarenta ("Con faldas y a lo loco"), sin olvidar la dureza de filmes muy amargos que presentan la decadencia de Hollywood ("Sunset Boulevard") o los entresijos del sistema judicial norteamericano ("Testigo de cargo"), entre otras muchas obras maestras.

Por las páginas de esta estupenda autobiografía, escrita en colaboración con Helmut Karasek, que se lee de un tirón y deja un placer enorme, desfila un sin número de personajes y acontecimientos que son pura historia del siglo XX, desde el asesinato del archiduque de Austria-Hungría, Francisco Fernando (cuyo entierro constituye el primer recuerdo infantil de Wilder), que fue el desencadenante de la Primera Guerra Mundial, al retrato preciso y lacerante de una Marilyn Monroe repitiendo 65 veces una escena de "Con faldas y a lo loco", una pobre chica superada por su propio personaje público y por la gentuza que la manejaba. Abundan asimismo las jugosas anécdotas sobre la intelectualidad europea de entreguerras, y el cine y la política norteamericanos hasta los años sesenta del pasado siglo. Por cierto, en los años cincuenta Billy Wilder fue llamado a declarar ante el famoso Comité de Actividades Antiamericanas, aquél en cuya presencia desfallecieron tantos mitos de la cultura audiovisual del siglo XX, tras haber sido acusado de ser comunista; la declaración de Billy fue de tal calibre, que la moderna Inquisición que dirigía el senador Joseph McCarthy se guardó muy mucho de volver a importunarlo.

"Nadie es perfecto", de Billy Wilder y Helmult Karasek, editorial Mondadori.

martes, 23 de diciembre de 2008

Crisis, consumo y dinamización de la economía


Esta mañana acompañé a mi madre a hacer algunas de esas típicas compras navideñas. Me quedé con la boca abierta ante la cantidad de gente mayor comprando piezas de jamón ibérico, salmón ahumado de importación, ostras y quesos franceses, y cosas por el estilo; incluso alguna señora andaba desilusionada porque no encontraba angulas... más que nada porque ya se habían vendido todas. Una locura consumista.

Pensarán ustedes que el mío es un barrio de "gente bien", de esos burgueses que no reparan en gastos. Pues se equivocan por completo. Mi barrio es uno de los más típicamente obreros de Barcelona (soy un sentimental, y sigo viviendo allí), y está poblado en su mayoría por inmigrantes llegados en los años 50 y 60, gentes por tanto que hoy son jubilados y viven de una pensión, personas que el resto del año echan pestes del IPC y guardan celosamente sus exigüas pagas. Pero en Navidad se les desata la fiebre y ya digo; uno ve lo que compran y a los precios que lo compran, y se queda confuso y embargado por sentimientos contradictorios.

De todos modos, se me ocurre que para cuatro días que les queda en el convento, mejor que estos viejos se coman y beban sus ahorros del año en 10 días de fiesta que no que al final de éstas lleguen los sinvergüenzas de los hijos acompañados de los cabrones de los nietos , y con la excusa de tener que comprarle la Playstation al nene o la moto a la nena para Reyes, Papá Noel, el Caga Tió o cualquier otro atraco semejante inventado por las grandes superficies comerciales, les arrebaten a los pobres ancianos hasta los magros aumentos de la pensión que percibirán a partir de enero.

Y en fin, ya nos dicen los supuestos "expertos" económicos que para salir de la crisis hay que estimular el consumo, hacer que circule el dinero... de nuestros bolsillos a los de los tenderos, y de éstos a los bancos. Así que cuando uno, joven o viejo, tira la casa por la ventana y decide, un poner, comprarse un bote grande de anchoas enteras de l'Escala en vez de una lata pequeña, lo que está haciendo es dinamizar la economía nacional. ¡Toma ya progreso!.

Por cierto, las anchoas las voy a acompañar con cerveza checa Urquell; puestos a dinamizar, hay que pensar también en el nivel global y no sólo en el local.

¿Quién dijo crisis? Felices fiestas.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Cuento de Navidad: caviar para los pobres y para sobrellevar la crisis


Dice la prensa de hoy que el Ayuntamiento de Milán repartirá 40 kilos de caviar beluga a los pobres de la ciudad. Y luego diremos de Berlusconi.... Al parecer, los 40 kilos de las famosas latas azules son un cargamento ilegal capturado por la policía italiana, que los encontró hace un mes en un frigorífico de esa ciudad del norte de Italia. Como el caviar es un alimento perecedero, urgía encontrarle un destino, y al parecer un jefe policial tuvo la idea de repartirlo entre los asilos de ancianos y los comedores de caridad milaneses.

Al recibir el regalo, un tal Virginio Colmegna, responsable del albergue la "Casa della Carità" de Milán, dio las gracias en el Corriere de la Sera, pero matizó que habría que recordar que "los pobres tienen necesidad de derechos y de dignidad, más que de ningún tipo de lujo"(sic). Un tipo duro, el tal Colmegna.

Lo más raro de esta historia es que el caviar requisado no haya desaparecido en el interior de una organización tan corrompida como la policía italiana. O que "il cavagliere" Berlusconi no se lo haya apropiado para revenderlo a alguno de sus amigos multimillonarios o regalárselo a una de sus incontables "poulettes".

En la misma noticia (El País 21-12-2008) nos enteramos de que en Granada se han vendido ya los 50 kilos de caviar de piscifactoría obtenidos en la campaña de este año del pueblo de Loja, en plena Sierra Nevada. Aunque no nos dicen el precio imagino que no debe tratarse de ningún regalo, por más que el caviar de piscifactoría española se parezca al auténtico beluga lo que un huevo a una castaña. De todos modos, que en la España de la crisis el caviar corra como el agua aunque sea caviar de menor calidad, no deja de resultar una noticia tan sorprendente al menos como la referida a la generosidad de Il Berlusca (el Ladrón, o sea Berlusconi) y la policía italiana para con los menesterosos milaneses.

Será que la Navidad ablanda incluso los corazones más insensibles. Será.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Bon Nadal, família Borbón


Dice el diario electrónico "El Plural" que los Príncipes de Asturias han felicitado las fiestas en castellano e inglés, y que la Infanta Elena, ha añadido de propina a la suya el francés. Así que por la parte más joven de la familia real española, parece que vamos superando ese viejo defecto carpetovetónico que llevaba a tanto españolito a responder bravíamente al extranjero que osaba dirigirse a él en lengua distinta a la de Cervantes: ¡"Si viene a España, aprenda usted español!".

Ocurre, sin embargo, que a príncipes e infanta se les ha olvidado que junto al idioma oficial del Estado, en España también son oficiales en sus respectivas comunidades autónomas el catalán, el vasco y el gallego, y que esa población con dos lenguas oficiales representa un tercio del total de ciudadanos del país, además de tener "súbditos" que hablan otras lenguas como el provenzal en el valle de Aran, el aragonés en núcleos pirenaicos, el portugués en Olivenza, el bereber en Melilla, y desde luego el caló gitano, una lengua cuyos hablantes en España se cuentan por cientos de miles.

Dice El Plural que "Zarzuela ha restado importancia al hecho y ha destacado que las traducciones son una mera cortesía hacia los extranjeros que reciben las tarjetas". Al parecer pues, los remitentes de esas felicitaciones navideñas se preocupan sólo por ser corteses con sus "súbditos" monolingües y con los extranjeros. Tamaña falta de sensibilidad y delicadeza habla bien a las claras del aprecio real que la singular familia siente por quienes les pagamos el sueldo además de soportar sus opiniones, fastos y hasta disputas internas.

Se diría que lo único que a esta gente le interesa del tercio largo de sus "súbditos" ahora ninguneados (y probablemente de los dos tercios restantes), es el color de nuestro dinero, el mismo que les permite vivir como dios sin aportar a la comunidad nada más que su presunta campechanía y supuesta sencillez, amén de la considerable falta de cultura y educación que acaban de acreditar una vez más.

jueves, 18 de diciembre de 2008

A Franco lo bajan del caballo, por fin


La última estatua ecuestre del que fuera el mayor asesino de la historia de España, ha sido retirada esta mañana por operarios municipales de su ubicación en la plaza del Ayuntamiento de Santander. Para que el rastro de esta bestia desaparezca por fin del paisaje urbano español, han tenido que transcurrir 72 años desde el golpe de Estado militar que le llevó al poder tras una salvaje guerra contra su propio pueblo, y 33 desde que el dictador falleciera en su cama de muerte natural.

De todos modos, no canten victoria todavía: el callejero de un buen racimo de ciudades y pueblos españoles continua teniendo vías y espacios urbanos dedicados a la memoria de este criminal y de sus secuaces y sicarios más destacados. Y muy cerca de Madrid, sigue en pie y abierto al público el mastodóntico mausoleo que este faraón rechoncho y de voz atiplada se levantó en vida a mayor gloria propia y en el que sus cenizas reposan bajo toneladas de mármol, para escarnio de tantos miles de compatriotas asesinados y arrojados a fosas comunes anónimas cavadas en las cunetas de todo el país.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Joan Baptista Humet, cantautor


Anoche se celebró en Montjuïc un homenaje al recientemente fallecido cantautor Joan Baptista Humet. Según la prensa de hoy, asistieron unas 2.000 personas a pesar del mal tiempo y la escasa publicidad de la convocatoria.

Joan Baptista Humet murió hace unos días, sin poder llegar a ver la realización de este acto de reconocimiento que sus compañeros de profesión acordaron rendirle en cuanto se hizo público su gravísimo estado de salud. Humet fue una persona querida y respetada, pero quizá menos conocido popularmente que la mayoría de nombres que ayer subieron al escenario para homenajearle. Y es que este valenciano, residente en Catalunya desde niño, fue un cantautor especial, en el sentido de que voluntariamente permaneció siempre al margen de cierta corriente mayoritaria, la que dominaba el mundillo de los cantautores catalanes 30 años atrás. Humet cantó indistintamente en castellano y en catalán, y eso, como ocurrió también en su momento con Joan Manuel Serrat, le atrajo antipatías de medios políticos, mediáticos y empresariales relacionados con la música catalana en el tardofranquismo y la transición, y sobre todo un cierto ostracismo por parte de las discográficas "de casa nostra" que por entonces dominaban el panorama musical catalán.

Además, Joan Baptista Humet, adelantado a su tiempo, huyó de las letras burdamente de combate, y apostó por un compromiso que no obviara la calidad en los textos y en la música. Cuando la "gente comprometida" que subía a los escenarios o grababa discos se limitaba a aporrear una guitarra por todo acompañamiento, Humet ya creaba orquestaciones que añadían valor a su canciones, cuidando la producción como no hacían entonces otros artistas.

Entre su temas más conocidos en castellano están el optimista "Hay que vivir", "Que no soy yo", su declaración de principios, y "Clara", una canción que hace treinta y tantos años ya hablaba de modo tan delicado como firme de las consecuencias de las drogas para los jóvenes enganchados; de sus temas en catalán destaca "Gemma", que siempre que oigo me recuerda a mi querida Gemma Piquer, vecina, amiga y compañera del grupo parroquial donde nos hicimos mayores y "rojos", y a quien le encantaba que se la pusiéramos en los guateques que organizábamos muchos domingos de nuestra adolescencia.

Y en fin, Humet, hombre sensible, honesto y de izquierdas, nos ha legado "Layetana abajo", esa maravilla de canción que hace décadas ya hablaba a las claras del problema del maltrato femenino, y que termina con aquella frase animosa dirigida a una mujer que padece ese problema : "Coge tu carnet, tu dinero, y ves Layetana abajo"; es decir, rompe con todo y rehaz tu vida.

Que la terra et sigui lleu, Joan Baptista, company.

martes, 16 de diciembre de 2008

Georges Moustaki y España



A principios de los años ochenta, el cantautor greco/egipcio/francés Georges Moustaki solicitó la nacionalidad española al recién constituido gobierno de Felipe González (noviembre de 1982). Recuerdo que me desagradó profundamente la negativa que obtuvo el gesto de Moustaki; más cuando al cabo de algunos años, ése mismo gobierno concedió la nacionalidad a personas como por ejemplo Mario Vargas Llosa, quien además de ser ciertamente un grandísimo escritor es también un notorio reaccionario.

Nacido en Alejandría de Egipto, Georges Moustaki tiene sangre judía (sefardita) y griega. Ya antes de venir al mundo, tuvo una tía que a la edad de cinco años hablaba inglés a la perfección... a pesar de que en su pueblo natal griego, en pleno siglo XIX, nadie conocía una sola palabra de ese idioma; cosas de la magia mediterránea. Siendo casi un adolescente, Moustaki fue amante de Edith Piaf, y autor de sus letras más celebradas. Al contrario que Vargas Llosa, Moustaki hace ya más de medio siglo que es un referente ético y estético de la izquierda europea y global, incluso desde muchos años antes de que se inventara éste último término. Del amor que siente "Le méteque" (el extranjero vagabundo) por España, dan cuenta sus infinitos gestos de solidaridad con la oposición antifranquista en los años sesenta y setenta del pasado siglo. Así que Moustaki se merecía ése reconocimiento como nadie.

A pesar del rechazo inicial -que desconozco si fue subsanado en años posteriores-, el sentimiento proespañol de este hijo de la diáspora hispanojudía jamás ha cedido un ápice. Y en justa correspondencia, en ningún otro país fuera de Francia arrastra Moustaki multitudes como en España. A lo largo de los años, Georges Moustaki ha enviado a España -a "su" España, obviamente- muy bellos mensajes, como esta "Espagne al coeur" cuya letra les traigo hoy aquí, y donde se dicen cosas tan hermosas como este verso: "Tierra desconocida y familiar, donde surgen en el polvo mis recuerdos bimilenarios, mis recuerdos bimilenarios".

Esta es la letra íntegra en francés:

Espagne au coeur

Fils de Tolède ou de Grenade,
Tous mes ancêtres séfarades
Ont pris la route des nomades
Ont pris la route des nomades

[Refrain:]

L'Espagne au coeur de ma guitare
Des Asturies à Gibraltar
L'Espagne au fond de ma mémoire
De la Galice aux Baléares
Ma soeur latine et africaine,
Ma soeur méditerranéenne,
Le même sang coule en nos veines
Le même sang coule en nos veines

[au Refrain]

Terre inconnue et familière
Où surgissent dans la poussière
Mes souvenirs bimillénaires
Mes souvenirs bimillénaires

[au Refrain]

Impératrice sans empire,
Pasionaria, sainte et martyre,
Ivre de vivre et d'en mourir
Ivre de vivre et d'en mourir

[au Refrain]

lunes, 15 de diciembre de 2008

Izquierda Unida regresa a los años noventa


La elección final del Coordinador de IU no ha deparado sorpresas. En el estado preagónico en que se halla la coalición, el golpe de mano dado por el PCE en la última Asamblea -largamente preparado, y ejecutado al más puro estilo de los viejos tiempos-, no podía sino triunfar del modo en que lo hecho. El tal Cayo Lara, un absoluto desconocido y un al parecer no muy preparado dirigente regional de IU (un miembro de ésa coalición me comentaba ayer por teléfono: "¿Sabes? han hecho Coordinador de IU a Magdalena Álvarez"), era el candidato oficial de un PCE que insiste en retrotraer la coalición a los años noventa, aquellos tiempos de la famosa teoría de "las dos orillas" anguitista que tan bien sirvió a la conquista del poder por el PP en 1996, y que para IU supuso la destrucción de su credibilidad política ante su propio electorado.

De momento ayer el señor Lara ya se despachó a gusto diciendo que "ellos" (la nueva/vieja IU) son una "cosa distinta" del neoliberalismo que a su juicio abanderan por igual el PSOE y el PP, y que su electorado les pide que marquen distancias con el PSOE (¿qué electorado? ¿el que mediante el "voto útil" ha huido en masa al PSOE, o el que se ha refugiado en la abstención asqueado por las continuas pugnas internas por el poder en la coalición?). Eso sí, según declara hoy en El País este señor Lara -cuya oratoria escasa, tosca y de catequista, resulta tan característica del anguitismo en estado puro-, "IU no va a tener nunca más un gobierno y una oposición en su seno"; cuando la periodista le recuerda que ésa oposición interna la organizó el PCE, el señor Lara desvía la responsabilidad de las pugnas internas al anterior "gobierno" de IU. Un sutil dialéctico no parece pues el nuevo Coordinador de IU.

De paso, Cayo Lara avisa de que, de seguir así las cosas, se hará "inevitable" una huelga general. Seguro que en Génova, 13, sede del PP, ya se están frotando las manos ante esa perspectiva. Claro que para montar una huelga general hay que contar con sindicatos que la lancen. Y en eso están los mentores políticos del señor Lara: en desestabilizar CCOO, moviéndole la silla a José María Fidalgo, su secretario general, al que acusan -horror de los horrores- de "prosocialista".

Decía Marx que cuando la historia se repite, lo que primero fue tragedia regresa como farsa. Y efectivamente, si la infamia de los años noventa, con el pacto entre Anguita y Aznar para desalojar al PSOE del gobierno y quedarse IU con el espacio electoral socialista, provocó un desastre político en España cuyas consecuencias aún las estamos pagando -empezando por la propia IU, cuya credibilidad política se hundió en el fango-, repetir la jugada significará además de la caída de IU en el mayor de los ridículos políticos, su segura autodestrucción a corto plazo.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Anarquismo y revisionismo histórico. La historiografía burguesa catalana ajusta cuentas con el movimiento obrero


De algunos años a esta parte se ha incrementado de modo notable la producción historicista revisionista destinada a legitimar el franquismo y en definitiva, a avalar las posiciones y actuaciones de la derecha española a lo largo del siglo XX. Se trata de una producción de nula calidad científica y muy escaso interés en cuanto a aportación de ideas, que suele beber con todo descaro en las "fuentes documentales" (manipuladas, obviamente) de los clásicos de la historiografía franquista, y cuya obsesión omnipresente es, además de la autoreivindicación derechista, la descalificación compulsiva de las izquierdas españolas en particular y del movimiento obrero en general, a quienes se presenta como amenazas constantes para el orden social instaurado e incluso para la propia identidad nacional.

Al contrario que en Madrid y en otras partes de España, en Catalunya todo este esfuerzo ha obtenido una mínima repercusión, proporcional al escaso peso social, político y cultural que tiene la derecha española en éste país. La hegemonía del pensamiento científico y de izquierdas en la producción historiográfica ha sido aquí abrumadora desde siempre, y ello a pesar de los esfuerzos hechos desde el pujolismo (el populismo nacionalista burgués catalán) para contrarrestarla, al promover desde los aparatos de poder que ha controlado durante un cuarto de siglo una interpretación del pasado acorde con los intereses del bloque de clases a los que esta ideología -esencialmente conservadora en lo político, reaccionaria en lo social y mítica en lo ideológico- ha servido con dedicación y eficacia.

No es por tanto novedoso que la burguesía catalana intente legitimar su propio papel ante la Historia y ante la colectividad humana a la que pastorea. Lo que sí constituye toda una novedad es que comience a cargar frontalmente no ya contra su enemigo natural político, las izquierdas catalanas, sino contra la base sobre la que éstas han descansado históricamente, el movimiento obrero catalán, y sobre todo contra la versión local del anarquismo, que como es sabido hegemonizó el pensamiento y la acción de los trabajadores catalanes durante casi la primera mitad del siglo XX, dejando una impronta en su mentalidad colectiva que ha llegado hasta nuestros días. Es así que desde hace poco tiempo pero con una intensidad creciente, la historiografía burguesa catalana ha desplegado una verdadera guerra sin cuartel contra el anarquismo catalán, al que se define en función de supuestas características de orden negativo y excluyente: radicalidad politica ultrarrevolucionaria (impuesta a sangre y fuego), marginalidad social y cultural en relación a la "bona gent" catalana (cuyos valores y creencias despreciaría y habría perseguido con saña), y una cosmovisión explicitada ajena al país y propia de gentes ignorantes y foráneas.

En ese marco se inscriben obras como una recientemente aparecida biografía de Joan Garcia Oliver, el verdadero "hombre fuerte" de la FAI catalana en los años treinta y durante la Guerra de España. Su editor, Isidor Cònsul, avisa en el Quadern de Cultura (edición Barcelona) de El País: "Había una seducción romántica del tema ácrata, y ahora, con la recuperación de la memoria histórica, la nueva visión deja al descubierto la falsedad y los crímenes de gente como la de la FAI". Toda una declaración de principios, como puede verse. En este "Retrat d'un revolucionari i sindicalista" se dispara a mansalva sobre la CNT y el anarquismo, y por elevación, contra las izquierdas catalanas de obediencia "no nacional". La CNT y sus hombres, Garcia Oliver entre ellos, serían los responsables del pistolerismo que asoló Barcelona durante los años veinte, al menos en pie de igualdad con los sicarios instrumentados por la patronal (a las órdenes del gobernador civil, Martínez Anido), que asesinaron a centenares de sindicalistas por el mero hecho de serlo; con el mayor de los desparpajos pues, se iguala a víctimas y verdugos. Por lo demás, los revisionistas catalanistas olvidan intencionadamente el pistolerismo antisindicalista igualmente homicida que en los años treinta comandó el conseller de Interior de la Generalitat, Josep Dencàs (el mismo que tras el 6 de octubre de 1934 halló refugio en la Italia de Mussolini, con quien apareció en el balcón de Piazza dei Popolo desde el que éste acostumbraba a mitinear) y organizaban los hermanos Badía (ejecutados en venganza por la FAI) y otros significados cuadros de Estat Català relacionados con dirigentes de la ERC de la época.

A Garcia Oliver en concreto, no se le perdona que tras aplastar a los militares rebeldes el 19 de julio de 1936, los trabajadores organizados tras la CNT y en menor medida el POUM, se hicieran con todo el poder e inauguraran el que más tarde fue llamado "corto verano de la anarquía", es decir, un experimento revolucionario autogestionario que llenó de pavor a la burguesía catalana, quien simplemente desapareció de las calles y de las instituciones. En su "Cuaderno Rojo de Barcelona", la entonces joven revolucionaria inglesa Mary Low narra que fue durante el entierro multitudinario de Durruti (noviembre de 1936) cuando la burguesía barcelonesa y sus partidos empezaron a salir a la calle, sumándose a la inmensa manifestación y en el caso de ERC llevando una gigantesca corona de flores; Mary Low escribió entonces que "si Durruti hubiera levantado la cabeza en ese momento, seguramente hubiera requerido una metralleta para liquidarlos a tiros". Es en ese contexto de pugna de clases en el bando republicano catalán en el que hay que enmarcar los "fets de maig" de 1937 en Barcelona, cuando los partidos burgueses (apoyados por las fuerzas de Orden Público controladas por la Generalitat) y las milicias del PSUC, el partido comunista catalán (que hasta su desaparición fue siempre un partido de "ley, orden y moderación"), pusieron punto final a tiro limpio a la experiencia revolucionaria. Más tarde, la llegada de las tropas franquistas sería acogida por esos burgueses como un mal menor, que definitivamente les libraba del "peligro revolucionario" (obrero y "xarnego"), y restablecía el supuesto orden natural de las cosas y las personas.

Han tenido que transcurrir setenta años, sin embargo, para que por fin la burguesía catalana aborde la tarea de realizar el ajuste de cuentas historiográfico con la izquierda anarquista catalana y los terrores que en ella sigue despertando, en parte porque ése era un trabajo que ya realizaba la historiografía franquista (véase Ricardo de la Cierva, entre otros), y en parte porque la proximidad de los hechos grabados a fuego en la memoria de las clases populares y trabajadoras catalanas dificultaba grandemente la manipulación ahora emprendida. Transcurrido el tiempo, y con una izquierda intelectual y organizativamente debilitada, creen llegado el momento de empezar a atacar y derruir el icono que durante tantos años han observado con temor. Y en ello están.

jueves, 11 de diciembre de 2008

No al desalojo de ANV de los ayuntamientos vascos


Este país está perdiendo la chaveta a pasos agigantados. La cosa empieza a dar miedo.

Resulta que tenemos a la “clase política” (y a los medios de todos los colores que tiran de ella) absorta en el problema de ver cómo echar de los Ayuntamientos del País Vasco a la última franquicia de ETA, y ello sin que se note mucho que entre todos nos estamos pasando la legalidad vigente por el forro de los cojones. Y eso mientras un tipo como Carlos Fabra, acosado por un sinfín de casos judiciales abiertos por corrupción, sigue tan pancho en su trono de cacique-presidente de la Diputación provincial de Castellón. ¿Nos estamos volviendo todos locos o qué?.

Porque si de lo que se trata es de salir en el Telediario diciendo más o menos que “gracias a mí y a mi partido hemos echado a ETA de los Ayuntamientos”, pues se envía a la Guardia Civil o a la Brigada Paracaidista dándoles carta blanca, y listos. Pero no parece que ése sea el procedimiento civilizado; como tampoco lo es usar una ley de carácter administrativo, la que regula la actividad de los ayuntamientos, para desalojar a ANV de ellos, ya que ésa es una decisión eminentemente política.

Naturalmente hay más que dudas en el Gobierno (y entre la gente sensata) acerca de si se puede “proceder” en el modo en que la perrera mediática y su terminal política, el PP, incitan a actuar, sin pagar por ello elevados costes en credibilidad política dentro y fuera de España. A ver si nos entendemos: a mí el niñato ése que preside el Ayuntamiento de Azpeitia me parece un tonto del culo al que se le debería caer la cara de vergüenza por estar donde está representando los intereses de sus amos de ETA; todos sabemos que es así, pero eso se le ha de probar. Y mientras tanto no se le puede echar “por decreto” del cargo, so pena de cargarnos las bases mismas del sistema que decimos defender. A ese tipo y a sus colegas, en todo caso, hay que apearlos de la alcaldía de la única forma democrática posible: mediante una moción de censura apoyada por la mayoría de los miembros del Consistorio.

Y aún así, yo al menos sigo sin verlo claro: ¿acaso alguien ha inculpado judicialmente al alcalde de Azpeitia de ser miembro de una organización terrorista o funcionar como títere suyo? Porque si no ha sido juzgado por eso y ni siquiera nadie le ha acusado formalmente ¿por qué entonces hay que echarle de la alcaldía? ¿No es mientras tanto un ciudadano como cualquier otro, y sujeto por tanto de los mismos derechos?.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

El verdadero rostro del fútbol en España


Contra lo que se nos quiere hacer creer desde los medios, en España la violencia en el fútbol no es cosa privativa de algunas docenas de “ultras” sino un fenómeno social muy extendido y con amplias complicidades. Sucede que en pocos otros países se dá como aquí una complicidad tan estrecha entre clubs, medios y hooligans. Quizá porque en ningún otro país del mundo el fútbol mueve tanto dinero -y dinero tan sucio- como en España.

En España, el fútbol es vehículo del blanqueo de capitales procedentes del ladrillo y de toda clase de tráficos ilegales. Se compran y arreglan partidos, competiciones, y lo que haga falta, y todos contribuyen a taparlo, empezando por la llamada “prensa deportiva”, que vive a sueldo de los clubs. Mueren en el terreno de juego futbolistas -deportistas de élite en plena juventud-, y no se hacen autopsias ni se abre ninguna clase de investigación. Se prometen querellas judiciales contra medios extranjeros que acusan a los principales clubs españoles de planificar y ejecutar sistemáticamente el dopaje de sus futbolistas (portada de Le Monde, hace dos años), y ni hay querella que restituya el “honor” de esas sociedades de bandoleros ni nadie pregunta por qué no han ido a los tribunales como amenazaron. Y en fin, los hooligans de los clubs españoles viajan y entran a los partidos por cuenta de esas sociedades deportivas, tienen locales en las propias instalaciones de los clubs y reciben toda clase de favores y atenciones de directivos y jugadores.

El fútbol español vive al margen de todo control y toda ley, y se siente tan fuerte que es incluso capaz de desafiar al Gobierno español cuando éste, tímidamente, le insta a "democratizar" sus estructuras dirigentes. Personajes sin escrúpulos, verdaderos delincuentes, han campado y campan en él a sus anchas. Y nadie hace nada.

En la imagen, un grupo de Ultrasur (fascistas seguidores del Real Madrid), durante un partido de competición oficial.

martes, 9 de diciembre de 2008

La Virgen de la Constitución y otras fiestas de guardar


Resulta que este fin de semana “puenteril” me he hartado de oír en la radio que el día 6 de diciembre (Día de la Constitución, fiesta oficial) abrían los comercios en toda España, y que en especial El Corte Inglés (ya saben, uno de los tres pilares sobre los que se asienta la identidad y la unidad españolas, junto con la Liga de Fútbol Profesional y la Guardia Civil) estaba esperando nuestras compras en un montón de provincias, incluida desde luego la Comunidad de Madrid (esa donde se defiende a capa y espada la Constitución de 1978, dicen). Vale, pues dos días después, el día 8 de diciembre (La Virgen de No Sé Qué Coño Virgen, asimismo fiesta oficial aunque sea de “rebote”), todo estaba cerrado, chapado, closed… ¡hasta El Corte Inglés madrileño!.

Yo me pregunto qué mierda de Estado no confesional es éste, que además de hacer festivo oficial (único país del mundo, junto con Italia) el día en que a mediados del siglo XIX el Papa Pío IX se inventó el dogma de la Inmaculada Concepción (entre la rechifla de la mayoría de intelectuales católicos de la época, todo hay que decirlo), permite que en la festividad civil más importante del año se abran los comercios como un día laborable cualquiera y en cambio secunda el cese de toda actividad laboral en un día dedicado a la mayor patochada del calendario católico.

Pues menos mal que al decir de la perrera mediático-clerical, Zapatero y su Gobierno persiguen sin descanso a la Iglesia católica. Si la llegan a proteger y promocionar, les ponen directamente el culo.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Viva la República, y viva el Borbón


Quienes conocen al diputado de ERC Joan Tardà dicen de él que es buena persona, tímido y muy educado. Incluso alguien tan poco sospechoso de simpatizar con Tardà y con sus ideas como es José Bono, se manifestaba esta mañana en ese sentido y decía que había que perdonarle el exabrupto de ayer, cuando en un acto de las Juventudes de ERC al señor Tardà se le calentó la boca y terminó su perorata con un "Visca la República i mori el Borbó!", que ha sonado como un cañonazo en el Madrid político-mediático que celebraba el 30 aniversario de la Constitución española de 1978.

Para acabarla de arreglar, parece que los compañeros del señor Tardà explicaban esta mañana que el grito se refería "al primer Borbón", Felipe V, ya que al parecer quienes lo inventaron fueron los austracistas catalanes de la época de la Guerra de Sucesión. Si realmente fuera así, si Tardà le hubiera deseado la muerte a Felipe V, la verdad es que llega un poco tarde porque el primer Borbón español, nacido Felipe d'Anjou, francés y sobrino de Louis XIV, lleva más de 250 años pudriéndose en la cripta de El Escorial. Yo con todo, estoy convencido de que Tardà no le deseaba daño a nadie, vivo o muerto, y que simplemente se dejó llevar por el ambiente mitinero de una organización juvenil tan aguerrida como es la de su partido; Joan Tardà se embaló en su discurso ante un auditorio predispuesto y acabó profiriendo una estupidez supina en el día menos apropiado, eso es todo. Si alguien tiene que darle un coscorrón a Tardà son los dirigentes de su propio partido, a los que ha dejado en evidencia en sus titánicos esfuerzos por mostrar que ERC es un partido serio, maduro y responsable.

La cosa no debería pues pasar de aquí. Pero sucede que en la Villa y Corte este tipo de incidentes chuscos son acogidos como agua de mayo por la perrera mediática (ultra)derechista y sus terminales políticas en el PP, así que en pocas horas ya tenemos vestiduras rasgadas a tutiplén y coro de beatos políticos exigiendo que Tardà entregue su acta de diputado e incluso que sea procesado. De momento nadie ha gritado "¡Muerte al republicano!", pero todo se andará. Vivimos en una democracia de tan baja intensidad, que cuando alguien de "izquierdas" -en realidad, el señor Tardà y su partido son la derecha pequeñoburguesa catalana presentable políticamente y no un partido de izquierdas- , hace o dice una tontería pareciera que el mundo entra inmediatamente en crisis y estuvieran a punto de sonar las trompetas del Apocalipsis por su culpa. En cambio cuando es alguien de derechas quien la lía, no sólo se le ríe la gracia y se le disculpa sino que se considera un tanto que acaba de anotarse a su favor y en contra de las izquierdas. Tenemos bien reciente el ejemplo de Esperanza Aguirre llamando "miserables" y "repugnantes" a quienes hemos criticado que huyera de Bombay dejando abandonado a su séquito; en vez de pedir una investigación oficial sobre esa conducta, ella sí miserable y repugnante, los medios afines a la derecha española aplauden el desparpajo y el cinismo conque suele conducirse esta individua que hoy preside la Comunidad de Madrid.

A Joan Tardà le van a llover las bofetadas a pares por haberse comportado en un mitin como un gilipollas voceras, y no como el político bregado y convencido de sus ideales que es. Dejemos los deseos de muerte -aunque sean para alguien que falleció hace dos siglos y medio- a aquellos que son los seguidores modernos de aquél orate que en un paraninfo universitario gritó el siniestro "¡Viva la muerte!". Efectivamente, lo propio de la derecha en España ha sido, desgraciadamente, no sólo desear la muerte de sus enemigos políticos sino llevarla a cabo con verdadero frenesí; aún andamos pidiendo permiso a los jueces para abrir las fosas comunes adonde arrojaron a nuestros mayores hace setenta años. Lo propio de los republicanos por contra, señor Tardà, es desear una larga y feliz vida a todos en un país libre, democrático, próspero equitativo y justo, es decir, en la República con la que tantos soñamos.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Judíos, moros y cristianos


Hace cuarenta y tantos años, siendo yo un crío, me visitó el eminente oculista Joaquim Barraquer (padre). Tras explorarme y diagnosticarme astigmatismo miópico, llamó a varios colaboradores y les explicó en mi presencia que ciertas características oculares y de estructura ósea facial mías remitían a una ascendencia remota originaria de Extremo Oriente. Como digo, yo entonces era un niño que comenzaba el colegio, pero esas palabras del eminente médico se me quedaron grabadas para siempre. En aquellos tiempos aún no se hablaba de genética, al menos para el gran público.

Hoy día la genética está de moda, y algunos estudios que se están realizando vienen a corroborar esas ideas de que los humanos somos gente de culo inquieto, animales migrantes que a lo largo de la historia de nuestra especie no hemos parado de ir de aquí para allá. Recuerden además que los seres humanos compartimos el 99% de nuestro material genético con los chimpancés y el 65% con las moscas; qué no compartiremos pues con otros individuos de nuestra misma especie con los que nos hemos ido cruzando por el camino.

Uno de estos estudios acaba de hacerse público y arroja resultados sorprendentes y apasionantes al tiempo. Resulta que, como titula El País de hoy "El 30% de los españoles tiene huella genética de su origen judío o magrebí". Concretamente, un 11% serían (seríamos) descendientes de norteafricanos y un 20% de sefardíes; estamos hablando de cuatro millones de españoles "moros genéticos" y otros ocho millones de "judíos genéticos". Así que ya ven, de purezas raciales por estos pagos nada de nada.

El estudio lo ha llevado a cabo "un consorcio de científicos británicos, españoles, portugueses, franceses e israelíes". Los datos genéticos que han recogido dan cuenta de "un alto nivel de conversión, voluntaria o forzosa, impulsada por episodios históricos de intolerancia social y religiosa, y que condujo a la integración de los descendientes". Traducido al lenguaje común, resulta que las expulsiones de judíos en época de los Reyes Católicos y de moriscos en la de Felipe III se limitaron a las poblaciones que persistieron en su fé y su cultura originarias, pero no pudieron alcanzar a quienes de grado o por fuerza habían adoptado las cristianas; diluidos entre la población cristiana, éstos pasaron desapercibidos y se mezclaron con el grupo étnico-cultural mayoritario hasta perder la memoria de su origen.

Lo más curioso del caso es que la mayoría de descendientes de "cristianos nuevos" se concentran en zonas donde en principio no se pensaba que la influencia de esos ancestros hubiera sido grande. Por ejemplo, los descendientes de norteafricanos ("moros") se concentran en un 20% en Galicia y en un 22% en Castilla-León, dos de las zonas más aparentemente "arias" de la Península, en tanto los cromosomas de origen sefardí aparecen distribuidos por todo el territorio de forma más equilibrada, salvo en el noreste de Castilla, Catalunya y los Pirineos, donde son casi inexistentes. La explicación de los científicos es que los magrebíes que residían mayoritariamente en Andalucía, Valencia y Murcia fueron expulsados al no adjurar de su fé, y en cambio los pocos que habían en el noroeste peninsular aceptaron el cristianismo y se diluyeron entre la población, a la que en generaciones siguientes fueron traspasando su información genética; del mismo modo, las grandes concentraciones de judíos practicantes en Catalunya debieron salir del país quedando apenas unos pocos conversos, en contraste con el resto de España donde una gran cantidad de conversos, "cristianos nuevos", se habrían mimetizado rápidamente entre el resto de la población, persistiendo su rastro genético hasta hoy.

Un tema apasionante, sobre el que habrá que volver.

jueves, 4 de diciembre de 2008

ETA: Asesinar el AVE, impedir la modernidad


A finales del siglo XIX y principios del XX, los caciques rurales de la España profunda se negaban a que los trenes pasaran por sus pueblos: "el tren traerá el comunismo", decían. Los neocarlistas etarras hacen suyo el razonamiento cavernícola y están dispuestos a lo que sea con tal de frenar la construcción de la llamada "Y vasca", es decir el proyecto de llevar el AVE al País Vasco.

Ocurre que el AVE tendrá la virtud de meter de modo irremisible la modernidad en las comunicaciones del País Vasco, integrándolo en un continuo ferroviario europeo que abarca de Copenhague a Sevilla; el "espléndido aislamiento" del pequeño y autárquico país con el que sueñan los descerebrados de ETA, quedará así fulminado para siempre el día que el tren de alta velocidad coloque a Euskadi en el mapa de las comunicaciones de Europa.

Ayer ETA asesinó a uno de los principales empresarios vascos comprometidos con la construcción de la "Y vasca". Mediante este crimen los etarras tratan de esparcir el mensaje mafioso de que quien participe ahí se juega la vida; puro chantaje gansteril al servicio de un objetivo inmundo y profundamente reaccionario. En ocasiones anteriores ya han recurrido al mismo método, pero el de ayer fue un acto de desesperación casi terminal ejecutado por un grupo de gente que ve mermar día a día su influencia social, y que teme perderla por completo en cuanto el AVE entre en funcionamiento.
La suya es una batalla perdida; no se puede cerrar el paso a la modernidad, como no se puede detener el mar con las manos. Por eso es aún más absurdo e inútil este nuevo crimen.

martes, 2 de diciembre de 2008

El gobierno Aznar colaboró activamente en las deportaciones a Guantánamo


A Aznar siempre le han gustado los "vuelos raros". Su primera gira por América Latina la realizó a bordo del jet privado de Jorge Mas Canosa -famoso empresario cubano-norteamericano financiador de conocidos terroristas anticastristas, como Luis Posada Carriles-, en el que poco antes había viajado un reputado narcotraficante afín a Mas Canosa. Más tarde, apenas tomar posesión como presidente del gobierno español, el señor Aznar acuñó aquella siniestra frase: "teníamos un problema, y lo hemos resuelto", en relación con la expulsión vía aérea de decenas de inmigrantes africanos, que luego de ser drogados fueron embarcados en un avión y presuntamente trasladados a un país africano tras sobrevolar el Atlántico... aunque nunca más se volvió a saber nada de ellos.

Ahora se destapa un escándalo de proporciones gigantescas, al documentarse que el gobierno Aznar no sólo conocía que los servicios secretos norteamericanos estaban usando aeropuertos españoles para trasladar secuestrados a Guantánamo, sino que autorizó expresamente ese uso del territorio de su país y además, maniobró para ocultar a la prensa y la opinión pública lo que sabían perfectamente era un comportamiento ilegal que vulneraba el Derecho internacional. Es decir, estamos ante la confirmación de la participación de Aznar y su gobierno en hechos delictivos probados, en los que se involucraron con plena conciencia de lo que estaban haciendo y la voluntad de hurtar su conocimiento para escapar a posibles responsabilidades posteriores.

Aquí ya no se está hablando simplemente de apoyo político y logístico a las posiciones internacionales imperialistas agresivas de la Administración Bush (encarnado gráficamente en la famosa foto de las Azores); lo que acaba de explotar es la confirmación de la participación directa del gobierno español aznarista en la trama criminal que organizó el secuestro, deportación, encarcelamiento ilegal, torturas y posibles asesinatos de personas que en unos casos eran simples combatientes en las guerras sostenidas por EEUU en Oriente Próximo y Asia Central, y en otros civiles cuya ideología no era del agrado de las autoridades norteamericanas (entre estos últimos, hay un buen puñado de ciudadanos europeos de religión musulmana). A la luz de la documentación que ha comenzado a publicar El País, en este megaGAL de alcance planetario estarían nada presuntamente metidos hasta los codos el propio Aznar como jefe de Gobierno y sus ministros Josep Piqué, de Asuntos Exteriores, y Federico Trillo, de Defensa, además de un reguero de mandos militares españoles asesorando y participando directamente en su puesta en marcha, como el vicealmirante Calvo, y desde luego miembros del aparato diplomático español, como Miguel Aguirre de Cárcer. El propio Calvo escribía entonces: “Considero [que] debe tenerse en cuenta la posibilidad de que alguna de las personas transportadas tengan nacionalidad europea y sopesar las consecuencias legales”; es decir, toda esta gente sabía perfectamente lo que estaban haciendo.

Otros nombres implicados por parte española que aparecen en la documentación ya publicada resultan aún más significativos, y dan idea del alcance de esta verdadera conspiración gubernamental para delinquir: "Miquel Nadal, secretario de Estado de Asuntos Exteriores; Javier Jiménez-Ugarte, secretario general de Política de Defensa, y Ramón Gil-Casares, director del departamento de Internacional y Seguridad del Gabinete del Presidente del Gobierno y, en consecuencia, principal consejero de José María Aznar en asuntos de política exterior" (El País 1-12-2008).

Fue así como se autorizó que decenas (cientos, quizá) de vuelos secretos llevando "trasladados forzosos" a Guantánamo usaran aeropuertos civiles e instalaciones militares en suelo español. Alguien va a tener que pagar penalmente por esto.

En la fotografía que ilustra este post, un avión de fabricación española usado por la CIA en un aeródromo de las islas Azores. (El País, 24-11-2005).

domingo, 30 de noviembre de 2008

Asalto a la India


Entre la catarata de información, opinión e intoxicación que se está generando en torno al sorprendente ataque terrorista a una ciudad india entera, corre peligro de pasar completamente desapercibido el único artículo publicado en la prensa europea que apunta directamente al corazón mismo de sus causas. Se publicó el viernes en El País, y está firmado por A.G. Rojas y C. Galindo.
El título ya da pistas para la reflexión: " Golpe al turismo y a la inversión extranjera". Y el subtítulo resulta aún más esclarecedor: "El terrorismo amenaza la economía india en plena crisis financiera mundial". Es decir, estamos ante una compleja y ambiciosa acción terrorista diseñada para golpear objetivos de carácter económico estratégico.

Escriben estos dos periodistas: " La matanza terrorista ha dado de lleno en el corazón de uno de los símbolos del milagro económico de India: el imperio Tata. Este grupo industrial, que se ha hecho popular por sus coches baratos (2.500 dólares la unidad), es propietario del Taj Mahal, el lujoso hotel tomado por los asaltantes el miércoles y que ha sufrido grandes daños". Efectivamente, Tata es hoy el símbolo de una economía emergente, la hindú, que en las últimas dos décadas ha alcanzado una enorme pujanza. Pero Tata no es sólo un imperio empresarial indio; desde hace algún tiempo, esta verdadera corporación multinacional -una de las primeras que aparecen en el Tercer Mundo-, ha comenzado a extenderse a gran velocidad por toda Asia, y muy pronto podría haber estado en condiciones de dar el salto a América Latina, Europa....y EEUU. Y siguen: "Pero el efecto devastador de estos atentados, en los que han muerto al menos 160 personas, puede ir más allá: el turismo y la inversión en la segunda economía que más rápido crece del mundo están bajo amenaza". El turismo, como sabemos es la gran fuente de ingreso de divisas india, y Bombay es efectivamente, la capital turística del subcontinente indostánico. En cuanto a la inversión, Bombay es "el centro neurálgico del boom económico indio y la sede de la gigante industria cinematográfica del país, Bollywood". Un objetivo pues muy bien escogido para poner a toda India entre la espada y la pared.

Y es que aunque la crisis financiera internacional ha alcanzado a India como a cualquier otro país, su impacto sobre el gran país asiático debería haber sido mucho menor dado que la "economía virtual" tiene poca presencia allí. Su economía productiva está "sana", pero depende fuertemente del exterior: "La inversión extranjera directa es esencial para este país", escriben Rojas y Galindo, que subrayan el crecimiento espectacular de ésta en el presente año:"Entre abril y septiembre creció un 137%, hasta 17.210 millones de dólares (13.000 millones de euros), y el Gobierno espera que supere los 35.000 millones de dólares durante el año fiscal (finaliza en marzo). Lo cierto es que India es ya un serio competidor para economías occidentales tocadas por la crisis, y no sólo por causa del episodio actual de la quiebra de las Bolsas-Casino: "El país ha crecido de forma espectacular en los últimos diez años y se ha convertido en un paraíso para la industria de las tecnologías de la información. La alta cualificación de su mano de obra ha motivado que el país sea elegido por muchas empresas extranjeras que quieren trasladar su negocio a mercados laborales con costes más bajos", concluye esta imprescindible información.

¿Qué ha ocurrido en Bombay realmente? Apenas comenzar la acción terrorista contra la ciudad, algún conocido "experto" vinculado a los servicios secretos españoles y norteamericanos saltó rápidamente a las emisoras de radio y a la prensa escrita para colocar el sobado mensaje de que estamos ante otra acción de esa "nebulosa que es hoy día Al Qaeda y sus grupos asociados". De hecho, nadie conocía previamente las siglas que han reivindicado los atentados en la ciudad india. En un primer momento se adjudicó la acción a terroristas musulmanes indios, y posteriormente a terroristas llegados de Pakistán. También, a los servicios secretos pakistaníes. Al fondo, siempre Bin Laden y Al Qaeda.

Pero si algo ha quedado claro en esta acción, es que se ha acabado el crédito concedido a ese guiñol-percha que es Al Qaeda, en el que se vienen colgando esta clase de acciones desde 2001. Ni Al Qaeda ni ningún grupo similar ha tenido ni tiene ni tendrá nunca la capacidad, preparación y medios para diseñar, preparar y ejecutar una acción como la llevada a cabo en Bombay. Si bien es cierto que quienes la han llevado a cabo físicamente son terroristas islamistas -marionetas reclutadas probablemente por gentes que ellos mismos desconocen-, la concepción y el diseño estratégico de una operación de esta amplitud estratégica y ambición, corresponde a elementos que, ciertamente, deben tener algo más que vínculos con quienes concibieron el 11-S.

A todas luces, estamos ante un nuevo ataque de ese mundo tenebroso que anida en las alcantarillas enmoquetadas de Wall Street. Un ataque en toda regla contra el corazón de una economía emergente, de un competidor directo para un poder económico que aspiró a ser global y ahora agoniza y lucha por sobrevivir tras la implosión primero de su economía real (véase el derrumbe de la industria automovilística norteamericana), y también de la financiero-virtual recientemente. Tras el ataque a la India está sin duda esa siniestra alianza de grandes corporaciones norteamericanas que tomaron el poder real en EEUU tras el autogolpe de Estado del 11-S.

Este zarpazo contra la India no va a ser el último, ni mucho menos. Vendrán otros contra países emergentes, y serán cada vez más violentos, despiadados y desesperados.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Juan Marsé, voz de la Barcelona mestiza


Acaban de concederle a Juan Marsé el premio Nacional de Literatura (nacional de la nación vecina, como dirían los burócratas de la cultura oficial catalana). El premio es ante todo el reconocimiento a una trayectoria como creador artístico de primera fila, pero también el homenaje a una postura cívica que en los tiempos que corren tiene un mérito enorme.

Juan Marsé, barcelonés hasta la médula, escribe en castellano porque le da la gana. La cosa es así, lamentablemente para algunos. Resulta que el hombre se siente cómodo en esta lengua, que por lo demás expresa mejor que cualquier otra su mundo, tan radicalmente barcelonés en su especificidad: lengua y realidad social unidas en un verdadero "hecho diferencial" propio de esta ciudad. Pero inmediatamente el escritor de El Carmel dice que que la lengua que maneja para escribir es eso, un instrumento de comunicación, no un arma política al servicio de ideologías. Con lo cual y por el mismo precio, Marsé logra cabrear por igual a nacionalistas catalanes y nacionalistas españoles, algo que a la mayoría de barceloneses nos encanta (ya saben, para los naciópatas de cualquier leche Barcelona es la "Gran Puta de Babilonia", la que una y otra vez se ríe de sus estúpidos cantos de sirena; Marsé sería para ellos casi como el DJ que pone la música en esa Barcelona mestiza y un punto caótica, libre y gozosamente refractaria a quienes quieren ahormarla bajo sus enseñas).
Y es que el mundo literario que ha creado Juan Marsé es un mundo que por pegado a la realidad social barcelonesa, nada tiene que ver con ensoñaciones burguesas. No hay idealismo ninguno en las novelas de Marsé, y sí la narración de una realidad dura y en ocasiones sórdida, la propia de la inmigración en la ciudad en el contexto de la España franquista. En ese sentido, la lucha de clases, manifestada en el choque entre los mundos fronterizos pero inmensamente alejados entre sí de los barrios de El Carmel (obrero) y de Gràcia (burgués), por donde Marsé hace caminar a su personaje, el Pijoaparte, traspasa toda la obra de este escritor y se manifiesta con mayor intensidad y crudeza que en aquellos apolillados manuales de marxismo-leninismo que circulaban entre los estudiantes de la época.

Marsé, voz de la Barcelona mestiza, ha permanecido fiel a su gente y a su clase, allí donde tantos otros se han dado un barniz de conformismo con quienes detentan el poder real en esta Catalunya de nuestros pecados, y han agachado la testuz ante esas gentes que al cabo siempre son los mismos, aunque los trapos de colores que exhiben para encelarnos y justificar sus sueldos y las prebendas y sinecuras que reparten sean diferentes. Por esas horcas caudinas Marsé no ha pasado nunca, y episodios como su ausencia de la Feria de Frankfurt son la prueba; el escritor catalán que más vende en el mundo, no existe para la burocracia cultural de su país.

Marsé dice estar hasta el gorro de los políticos, y ha demostrado en repetidas ocasiones que los premios se la traen al fresco. Ni firma manifiestos en defensa de la presuntamente amenazada lengua castellana, ni reclama no menos presuntos derechos de autodeterminación. Juan Marsé observa y escribe no sobre realidades virtuales, sino sobre lo que verdaderamente pasa a su alrededor. Seguramente es por eso que ahora con premio Nacional como antes sin él, seguirá cabreando a unos y otros gurús de la cultura y la política, para placer de la inmensa mayoría de quienes nos reconocemos como sus vecinos y apreciamos su escritura y sobre todo, su posición ética.
PD Acabo de darme cuenta de que en mi precipitación gozosa, he escrito que a Marsé le han dado el premio Nacional de Literatura, cuando en realidad le han dado el Cervantes. Deben ser cosas del subconsciente, que me traiciona de vez en cuando. Lo dejo así, pero ya saben que no, que el premio otorgado a Marsé ha sido el que lleva el nombre de otro genial novelista casi tan descreído como él.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

En otoño florecen los curas fascistas


Dice el diario electrónico El Plural que "numerosos vídeos ilustran la existencia de curas fascistas en el seno de la Iglesia católica (española)". La información la firma José María Garrido, y se acompaña efectivamente con varios vídeos, cuyas imágenes ponen los pelos de punta.

Según cuenta Garrido, parece que uno de los santuarios de éste fascismo clerical es el pueblo de Belchite, en Zaragoza, famoso por la batalla que se libró allí durante la guerra de España. Recientemente se celebró en esa localidad una concentración de Acción Juvenil Española (AJE), un grupo de extrema derecha, ante el cual un tal padre Amable hizo un encendido discurso de carácter fascista.

Otro pájaro de similar pelaje es el padre Manuel Martínez Cano, perteneciente a los Misioneros de Cristo Rey, quien "en presencia de varios dirigentes de ultraderecha" y con la excusa de celebrar la festividad de Cristo Rey, largó un discurso en Castellón en el que llamaba a su audiencia a resistir a aquellos que "quieren destruir la obra de la Iglesia. Y en fin, un tercer cura, el padre dominicio Francisco Pérez Arcos, ofició misa en un acto de homenaje a los llamados "mártires de Aravaca", también este mismo mes de noviembre. "Al final del acto religioso", dice la información de El Plural, "los asistentes cantaron el Cara al Sol a la par que realizaban el saludo fascista".

En este reverdecimiento de la alianza entre Iglesia y fascismo en España, no podia faltar en estas fechas situadas en torno al aniversario de la muerte del dictador Franco un acto en Paracuellos del Jarama. Escribe Garrido que en el de este año, al acabar la inevitable misa, "el Presidente de la Hermandad y el párroco emérito del municipio madrileño de Loeches depositaron una corona de laurel ante el monolito que se yergue en medio del camposanto, mientras sonaba La muerte no es el final. Después, el público entonó espontáneamente el Cara al sol".

Este "destape" no se produce obviamente porque sí. Desde la jerarquía eclesiástica se viene espoleando el enfrentamiento directo de la abundante clerigalla ultraderechista con el gobierno y en cierto modo, con toda la sociedad española, en la medida en que los valores que ésta ha hecho suyos en los últimos años resultan incompatibles con la preponderancia ideológica y los privilegios materiales de que goza la Iglesia católica en este país desde tiempos inmemoriales, ampliados además hasta el paroxismo durante la dictadura franquista.

Para ellos son tiempos de crisis, y no sólo material. En respuesta, la jerarquía eclesiástica, acostumbrada a defender su próspero negocio con uñas y dientes, parece estar lanzando ahora un órdago a la grande a un Gobierno que si de algo peca es precisamente de pacato y sumiso en sus relaciones con esta verdadera Mafia Negra, auténtica peste de España desde hace más de un milenio. Los curas están en pie de guerra, y como en tiempos de las guerras carlistas, bajo sus sotanas asoman de nuevo los trabucos con los que nos amenazan a todos.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Cuaderno de mi primera vuelta al mundo: La calle Nueva de Manila


En posts anteriores he escrito acerca de Donato Navarro Mairal, mi bisabuelo materno, que sirvió como soldado español en la guerra de Independencia de las Filipinas, y fue luego prisionero de los tagalos durante casi año y medio. En alguno de ellos he hablado de una fotografía en la que aparece mi bisabuelo de uniforme junto a un grupo de compañeros. La foto fue tomada en Fotografía La Paz, un estudio situado entonces en la calle Nueva, número 32, de la ciudad de Manila, concretamente en el barrio de San Nicolás de Binondo, conocido como "Chinatown".

Cuando año y pico antes del viaje de vuelta al mundo que realicé en 2007 comencé a diseñar el itinerario que iba a seguir, ya pensaba recalar en Manila durante unos días. Pero fue precisamente el descubrimiento de la existencia de Donato y de su aventura filipina lo que hizo aumentar mi interés por la ciudad, y enfocar los días que pasé en ella en la visita de los escenarios que un siglo atrás recorriera mi bisabuelo en aquel lugar, situado a 11.000 km de su casa.

Así fue como conocí el barrio de Intramuros, el viejo y hoy casi en ruinas barrio colonial español de Manila. Y también el pintoresco barrio de Binondo, que hoy como en las postrimerías del siglo XIX sigue siendo "el Barrio Chino" de la ciudad, poblado de toda clase de comercios regentados por chinos, aunque en los últimos años se hayan ido levantando en él modernos edificios de oficinas, que han comido espacio a las viejas casas bajas características del barrio. Muchos años antes de la llegada de empresas extranjeras, la Segunda Guerra Mundial y la brutal destrucción de Manila que llevó a cabo el ejército norteamericano de McArthur, dejaron una fuerte huella en Binondo en forma de calles y edificios destruidos.

Sin embargo, la estructura de la trama urbana permanece intacta. Hoy como ayer, la puerta de acceso a Binondo, su vía principal y a la vez eje comercial, sigue siendo la calle Nueva, llamada desde hace algunos años calle de Quintín Paredes. Esta vía nace en el puente de España (Jones Bridge, en el callejero moderno), un airoso ejemplo de arquitectura civil española del siglo XIX, que une la puerta de Isabel II, en Intramuros, con el arranque de la calle Nueva (hoy Quintín Paredes, como decía) de Binondo a través del río Pasig.

Viniendo pues de Jones Bridge, a mano derecha, y contando las manzanas, islas o cuadras de casas, organizadas de diez en diez números, pude situar aproximadamente el número 32, el número que correspondería al edificio de Fotografía la Paz, en el solar donde hoy se levanta un restaurante de comida rápida de una cadena autóctona muy popular en Filipinas. Para ello antes tuve que asegurarme de que aquella calle, Quintín Paredes, era efectivamente la calle Nueva. Aunque mi plano de Manila de 1898 encajaba perfectamente con el callejero moderno de la Manila histórica, me acerqué hasta un edificio oficial que había en una esquina para preguntar si efectivamente se trataba de la misma calle. Junto a la puerta estaba sentado un joven policía charlando con tres o cuatro mujeres mayores, todos sentados en sillitas bajas a la sombra. Le pregunté al policía dónde quedaba la calle Nueva y si ésta correspondía con Quintín Paredes según se deducía de mis planos. Al tipo el nombre de calle Nueva no le decía nada. Cuando comenzaba a pensar que no lograría confirmación verbal, una de las mujeres del grupo, una anciana, metió baza en la conversación y me aseguró que efectivamente, aquella que discurría junto a nosotros era la antigua "Calle Nueva", y que cuando ella era niña, años después de la independencia filipina, la gente adulta aún seguía llamándola así.

Un poco más arriba del chaflán donde conseguí esa para mí valiosa confirmación, un arco de estilo chino y construcción relativamente reciente celebra la amistad chinofilipina. Detrás de él se abre un mundo que resulta extraño e inquietante aún hoy para un occidental viajado; cuánto más para el muchacho que en 1898 caminó esta calle vestido con su uniforme nuevo, para hacerse una fotografía con un grupo de compañeros en un fotoestudio de la calle Nueva.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Mossos d'Esquadra o grises de Franco


Dice El Periódico de Catalunya de hoy que unos 4.000 estudiantes se manifestaron ayer por las calles de Barcelona en contra de eso que pomposamente se llama el "plan Bolonia", y que en resumidas cuentas viene a consagrar la destrucción de la Universidad pública en toda Europa en beneficio del "modelo" que potencia la enseñanza superior privatizada, limitada por tanto a los hijos de las élites burguesas.

Los estudiantes se manifestaron en orden hasta que los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra les impidieron dirigirse a la Rambla; al parecer, la circulación por el céntrico paseo barcelonés queda reservada a carteristas, putillas adolescentes, turistas semidesnudos y otros elementos por el estilo. Los Mossos se emplearon con tal violencia, que varios manifestantes y dos fotógrafos de prensa acabaron necesitando atención médica. Hubo además algún detenido por "desórdenes públicos" (¡cuantos recuerdos nos trae esa expresión a los cincuentones!), y finalmente centenares de estudiantes se encerraron en el viejo edificio de la UB, que tantas escenas semejantes viera en aquellos años finales de la dictadura franquista y principios de la inacabable (y al parecer inacabada) Transición.

Aunque la prensa de hoy se empeña en mostrarnos las imágenes de las dos o tres banderas independentistas y una pancarta que aparecían en la marchas estudiantiles de ayer, los lemas que los chavales fueron pintando por las calles del centro de la ciudad no dejan lugar a dudas: "No a la privatización de la universidad", "Muerte a Bolonia" y "No al capital", entre otros. Es decir, parece que los jóvenes universitarios de las clases populares tienen claro por dónde vienen los tiros, además de los golpes de porra.

Yo, la verdad, no creo que los responsables de Interior del gobierno de la Generalitat de Catalunya -Saura y Boada, de ICV, antiguos militantes del desaparecido PSUC-, autorizaran la actuación salvaje de los Mossos d'Esquadra. Y francamente, casi hubiera preferido que la hubieran ordenado, pues lo contrario significa que los mandos de la policía catalana van a su bola, pasando de los políticos y de los ciudadanos.

Hace apenas dos meses comentaba aquí los incidentes habidos en el estadio Olímpico de Montjuïc durante un partido RCD Espanyol-FC Barcelona, cuando algunas decenas de descerebrados seguidores de este último equipo lanzaron directamente bengalas encendidas contra aficionados del Espanyol, y lo vergonzonso e indignante que fue entonces que la policía autonómica se abstuviera de intervenir contra aquellas bestias "para no provocar males mayores", según declararon mandos de dicha policía. Recuerdo que escribí entonces que ya veríamos cómo actuarían esas mismas fuerzas policiales cuando se produjeran las manifestaciones de estudiantes y trabajadores que eran previsibles en el "invierno caliente" que se avecina. Pues ahí les tienen, repartiendo hostias a mansalva como en los peores tiempos de los "grises" franquistas.

Si un gobierno democrático y de izquierdas no es capaz de controlar a sus "fuerzas del orden", mejor que se los lleven lo más lejos posible; a patrullar las comarcas de la "Catalunya catalana" por ejemplo, donde al parecer tan bien les ha ido todos estos años. El "despliegue" de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, por contra, no sólo está resultando un completo fiasco en cuanto a la mejora de la seguridad ciudadana en la capital catalana, sino que se está convirtiendo en un obstáculo a la libre, democrática y segura expresión de los ciudadanos en la calle.

jueves, 20 de noviembre de 2008

El milagro de Sor Maravillas Bono


Finalmente parece que Sor Maravillas Bono y sus colegas del PP sector Opus Dei (como Jorge Fernández Díaz, el iniciador de esta payasada), han dado frenazo y marcha atrás en el intento de santificar el Congreso poniendo en sus paredes una placa a la mayor gloria de una monja, cuya única relación conocida con la casa de la soberanía popular fue, decían, haber nacido en un edificio preexistente (según oí ayer a Carmen Hermosín en la SER, ni siquiera eso es cierto).

De José Bono puede esperarse todo. El mismo Bono que cuando era ministro de Defensa abochornó a cualquier persona con sentido de la decencia, haciendo desfilar por la Castellana de Madrid a un voluntario fascista de la División Azul junto a un veterano republicano; el mismo Bono que en junio pasado abroncó a un anciano por exhibir una bandera republicana en el hemiciclo de las Cortes, durante un acto de homenaje a los mártires de la libertad encarcelados por el franquismo; el mismo Bono, en suma, que no tiene empacho alguno en fotografiarse al lado del cavernícola cardenal primado de Toledo presidiendo procesiones propias de una España telúrica, y simultáneamente es capaz de asociarse en suculentos y oscuros negocios con un personaje tan turbio como Eduardo Zaplana, recoge ahora una iniciativa del sector opusdeístico del PP y pretende colar de rondón en el congreso un "reconocimiento" a una persona cuya vida y pensamiento personificaron posiciones de una radicalidad reaccionaria tal, que deberían avergonzar a una derecha democrática y moderna. El problema es que en España no sólo no existe esa derecha democrática y moderna, sino que incluso en la izquierda existe gente como José "Maravillas" Bono; trepadores políticos sin conciencia ni escrúpulo alguno, ni otra ideología que no sea el uso y disfrute del poder.

Espero que quien puede y debe haya tomado buena nota de este nuevo alarde de santurronería del vivales de Sor Maravillas Bono, quien por lo demás tiene de creyente sincero lo que yo de arzobispo cátaro. Y que también haya tomado buena nota de que este individuo indecente nos ha llamado hijos de puta a todos los militantes y votantes socialistas, algo que ni siquiera Jiménez Losantos se ha atrevido a hacer hasta ahora desde su pocilga radiofónica. La carrera política de Bono, al menos en el PSOE, debe finalizar con la presente legislatura.

martes, 18 de noviembre de 2008

ETA y Francia. Ni amor ni odio, simple conveniencia


La relación entre el Estado francés y ETA ha pasado por diversas etapas en el medio siglo de existencia de la organización terrorista vasca, desde la tolerancia mutua a la persecución más o menos implacable del primero sobre la segunda. Lo interesante con todo, es subrayar que en ninguna de esas etapas hubo verdadero amor u odio entre ellos, aunque desde hace tiempo a cualquier francés ETA le recuerda demasiado a la OAS. Y ya sabrán ustedes como De Gaulle, con el aplauso de la inmensa mayoría de los franceses por cierto, erradicó la OAS. Incluso años más tarde, ya a mediados de los ochenta, en la costa levantina española seguían apareciendo de vez en cuando antiguos "pied noirs" oasistas cosidos a balazos por el SAS, un servicio policial francés especializado, al que por cierto, en los noventa un puñado de tarados chapuceros intentaron remedar en España, con las consecuencias que son de dominio público.

En fin, que Francia es diferente. Y es que la "République" es mucho más que un Estado. En uno de mis primeros viajes a París me impactó sobremanera ver escrito sobre los vehículos de limpieza municipales esta frase:" propiedad de París". Atención: no propiedad de la concejalía de Limpieza, del Ayuntamiento de la ciudad o de monsieur Chirac, entonces alcalde de la capital gala, sino propiedad de París, de los parisinos. A ver quién es el guapo que les "grafitea" un camión a los parisinos.

A este lado de los Pirineos, en cambio, cualquiera pintarrajea un camión de limpieza. O pone una bomba. O simplemente, se cisca en el Estado. Y sin embargo toda esa gente, empezando por los propios etarras, apenas cruzan la frontera en dirección norte se cuidan muy mucho de actuar como lo hacen a este lado. La "République" es mucha "République", ya digo. En más de una ocasión ETA ha pedido disculpas al Estado francés por algún "error" de sus muchachos en territorio francés; y muchas veces, la misma ETA ha disuadido a vascofranceses de iniciar su "lucha armada de liberación" contra el Estado francés, por lo que pudiera pasar; quizá recuerden que cuando hace unos años, un tarado mental vascofrancés decidió matar "su primer gendarme" en honor de la Independencia de los Siete Territorios Históricos , ni ETA ni nadie movió un dedo por él cuando la gendarmería lo cosió a balazos en una carretera apenas veinticuatro horas después.

Por eso resulta especialmente divertido leer en El País de hoy que algunos dirigentes etarras de la generación de jovenzuelos salidos de la "kale borroka" quieren declararle la guerra al Estado francés, habida cuenta los palos que éste le endilga a ETA cuando le parece bien atizarle. Sus mayores, los que llevan más años en eso del terrorismo y tienen por tanto más experiencia, parece que han logrado infundirles un poco de sensatez; saben que el día que ETA ataque al Estado francés, ETA estará acabada para siempre. Físicamente acabada, digo.

La baza que parece jugar el Estado español a medio plazo es esa, conseguir que la colaboración policial y de inteligencia francesa golpee a ETA de tal manera que los etarras tengan que acabar revolviéndose contra los franceses. Pero Francia dosifica los golpes. Como un boxeador experto, el Estado francés coloca derechazos en el rostro de ETA cuya intensidad y temporalidad gradúa de modo admirable. Ayer la "Sureté" le arrancó la cabellera a Txeroki, el jefe operativo etarra, y sus captores franceses se hicieron una foto con él como si hubieran cazado un ciervo de cornamenta muy afilada.

No nos engañemos, sin embargo. Entre la "République" y ETA ciertamente no hay amor, pero tampoco odio. La suya es simplemente una historia de encuentros y desencuentros por pura conveniencia, una danza un tanto macabra ejecutada por dos danzantes, el uno desdeñoso y el otro asustado. No hace falta decir quién es quién en esa pareja ¿verdad?.