viernes, 19 de diciembre de 2008

Bon Nadal, família Borbón


Dice el diario electrónico "El Plural" que los Príncipes de Asturias han felicitado las fiestas en castellano e inglés, y que la Infanta Elena, ha añadido de propina a la suya el francés. Así que por la parte más joven de la familia real española, parece que vamos superando ese viejo defecto carpetovetónico que llevaba a tanto españolito a responder bravíamente al extranjero que osaba dirigirse a él en lengua distinta a la de Cervantes: ¡"Si viene a España, aprenda usted español!".

Ocurre, sin embargo, que a príncipes e infanta se les ha olvidado que junto al idioma oficial del Estado, en España también son oficiales en sus respectivas comunidades autónomas el catalán, el vasco y el gallego, y que esa población con dos lenguas oficiales representa un tercio del total de ciudadanos del país, además de tener "súbditos" que hablan otras lenguas como el provenzal en el valle de Aran, el aragonés en núcleos pirenaicos, el portugués en Olivenza, el bereber en Melilla, y desde luego el caló gitano, una lengua cuyos hablantes en España se cuentan por cientos de miles.

Dice El Plural que "Zarzuela ha restado importancia al hecho y ha destacado que las traducciones son una mera cortesía hacia los extranjeros que reciben las tarjetas". Al parecer pues, los remitentes de esas felicitaciones navideñas se preocupan sólo por ser corteses con sus "súbditos" monolingües y con los extranjeros. Tamaña falta de sensibilidad y delicadeza habla bien a las claras del aprecio real que la singular familia siente por quienes les pagamos el sueldo además de soportar sus opiniones, fastos y hasta disputas internas.

Se diría que lo único que a esta gente le interesa del tercio largo de sus "súbditos" ahora ninguneados (y probablemente de los dos tercios restantes), es el color de nuestro dinero, el mismo que les permite vivir como dios sin aportar a la comunidad nada más que su presunta campechanía y supuesta sencillez, amén de la considerable falta de cultura y educación que acaban de acreditar una vez más.

4 comentarios:

Miranda dijo...

Puestos a tener mascotas las hay más baratitas.

Joder!

Jesús Herrera Peña dijo...

A mí no me jode que los hijos, nietos, nueras y yernos de Juan Carlos Borbón, además de él mismo y su esposa, nos feliciten las festividades que el imperio vaticano nos tiene grabadas a sangre, a fuego y a cristazos; tampoco me jode nada o casi nada de que lo hagan en leguas de otros países y no lo hagan en algunas lenguas oficiales de este país (antes llamado España).

Ya se sabe, yo soy un habitante de la tierra aquella de

Castilla miserable, ayer dominadora, / envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.

A mí lo que me jode o me corroe un poquito, es la incógnita de hasta cuándo estará esta familia instalada en el palo más alto de la Jefatura del Estado Español.

Por lo demás, para este tipo de costumbres y etiquetas de frases hechas y huecas, o faltan también (además del provenzal, el aragonés, el portugués, el bereber, el caló, ...) las fablas como el panocho, el castúo, el bable..., y así hasta llegar al más completo de los ridículos absurdos, o por el contrario, sobran todas menos el internacional e importantísimo idioma casteñol (o espallano).

Felices fiestas de final del año al dueño del blog y a los que leyeren y entendieren.

Anónimo dijo...

¡Qué familia!.
Es muy indignante pagar tanto dinero para que esta familia de gorrones viva.
Cada vez mas extensa, mas estúpida y peor educada.

Por cierto, eres un buen amigo Joaquim, lo digo por el aviso a Ramón.

Marian

Editor dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestra fidelidad.

A ver si en 2009 se empiezan a encarrilar cosas como las comentadas en este post y en vuestras aportaciones; ojalá este sea el último año que esa "familia de gorrones" viva a costa de todos nosotros.

Un abrazo.