viernes, 21 de noviembre de 2008

Mossos d'Esquadra o grises de Franco


Dice El Periódico de Catalunya de hoy que unos 4.000 estudiantes se manifestaron ayer por las calles de Barcelona en contra de eso que pomposamente se llama el "plan Bolonia", y que en resumidas cuentas viene a consagrar la destrucción de la Universidad pública en toda Europa en beneficio del "modelo" que potencia la enseñanza superior privatizada, limitada por tanto a los hijos de las élites burguesas.

Los estudiantes se manifestaron en orden hasta que los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra les impidieron dirigirse a la Rambla; al parecer, la circulación por el céntrico paseo barcelonés queda reservada a carteristas, putillas adolescentes, turistas semidesnudos y otros elementos por el estilo. Los Mossos se emplearon con tal violencia, que varios manifestantes y dos fotógrafos de prensa acabaron necesitando atención médica. Hubo además algún detenido por "desórdenes públicos" (¡cuantos recuerdos nos trae esa expresión a los cincuentones!), y finalmente centenares de estudiantes se encerraron en el viejo edificio de la UB, que tantas escenas semejantes viera en aquellos años finales de la dictadura franquista y principios de la inacabable (y al parecer inacabada) Transición.

Aunque la prensa de hoy se empeña en mostrarnos las imágenes de las dos o tres banderas independentistas y una pancarta que aparecían en la marchas estudiantiles de ayer, los lemas que los chavales fueron pintando por las calles del centro de la ciudad no dejan lugar a dudas: "No a la privatización de la universidad", "Muerte a Bolonia" y "No al capital", entre otros. Es decir, parece que los jóvenes universitarios de las clases populares tienen claro por dónde vienen los tiros, además de los golpes de porra.

Yo, la verdad, no creo que los responsables de Interior del gobierno de la Generalitat de Catalunya -Saura y Boada, de ICV, antiguos militantes del desaparecido PSUC-, autorizaran la actuación salvaje de los Mossos d'Esquadra. Y francamente, casi hubiera preferido que la hubieran ordenado, pues lo contrario significa que los mandos de la policía catalana van a su bola, pasando de los políticos y de los ciudadanos.

Hace apenas dos meses comentaba aquí los incidentes habidos en el estadio Olímpico de Montjuïc durante un partido RCD Espanyol-FC Barcelona, cuando algunas decenas de descerebrados seguidores de este último equipo lanzaron directamente bengalas encendidas contra aficionados del Espanyol, y lo vergonzonso e indignante que fue entonces que la policía autonómica se abstuviera de intervenir contra aquellas bestias "para no provocar males mayores", según declararon mandos de dicha policía. Recuerdo que escribí entonces que ya veríamos cómo actuarían esas mismas fuerzas policiales cuando se produjeran las manifestaciones de estudiantes y trabajadores que eran previsibles en el "invierno caliente" que se avecina. Pues ahí les tienen, repartiendo hostias a mansalva como en los peores tiempos de los "grises" franquistas.

Si un gobierno democrático y de izquierdas no es capaz de controlar a sus "fuerzas del orden", mejor que se los lleven lo más lejos posible; a patrullar las comarcas de la "Catalunya catalana" por ejemplo, donde al parecer tan bien les ha ido todos estos años. El "despliegue" de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, por contra, no sólo está resultando un completo fiasco en cuanto a la mejora de la seguridad ciudadana en la capital catalana, sino que se está convirtiendo en un obstáculo a la libre, democrática y segura expresión de los ciudadanos en la calle.

4 comentarios:

desencanto dijo...

Hola, que los representantes de las fuerzas del "orden público" sean dos señores del antiguo PSUC, tiene guasa, hayan sido o no responsables directos de la carga. Tragar con lo que sea con tal de tener una parcelita de poder es bastante deprimente, y si supuestamente eres "de izquierdas" todavía más. Saludos.

Anónimo dijo...

Cuando vi la manifestación de los estudiantes con sus pancartas y lo que decian, no podia por menos de sonreir acordándome de las nuestras, pero la sonrisa se me borró de repente cuando vi como se comportaban los "grises". Empujando a la gente hacia atrás con todas sus fuerzas a la vez que los apaleaban, temí que se pisaran unos a otros y hubiera una desgracia. Afortunadamente los chavales levantaban del suelo al que caia pero no pude por menos de indignarme ante tanta violencia.

Tienes razón, en el futbol son blandos y con los chavalitos estudiantes que lo que piden lo hacen con gracia y además tienen razón, con esos se emplean con saña.
Creo que hay una furia desmedida no solo por la manifestación sino porque las ideas políticas y sociales de unos y otros estan en completa contradicción y los polis se aprovechan en cuanto pueden.

Anónimo dijo...

PD. Se me olvidó firmar aunque supongo que has comprendido que el anónimo es de tu fiel seguidora.

Marian

Editor dijo...

Gracias, Marian -:)