miércoles, 30 de diciembre de 2009

Los Fabricantes de Miedo fabulan otro supuesto atentado aéreo


Prosigue el circo "antiterrorista"impulsado por los EEUU ante la resignación del resto de gobiernos del mundo, significativamente los de la Unión Europea. La cosa comienza a adquirir tintes esperpénticos.

Ahora resulta que un tipo nigeriano, hijo de un ex ministro y banquero al que supuestamente denunció su padre hace meses ante la mísmisima embajada USA en Nigeria por haberse convertido en un "terrorista islamista", pretendió hacer saltar por los aires el avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit. El terrorista en cuestión no sólo resultó ser un chapucero incapaz de activar el supuesto explosivo que llevaba atado a la pierna -que no llegó a explotar, pero sin embargo sí le abrasó entera la extremidad (!)-, sino que además a tenor de lo que declaran quienes le han detenido y ahora parecen saberlo todo de él, es un individuo solitario, huraño y aislado socialmente, y según El País de ayer, "quejoso de no conocer verdaderos musulmanes" o de que estos no le hicieran mucho caso. Aunque el atentado fue inmediatamente reivindicado por Al Qaeda -cosa rara, pues Al Qaeda suele tardar meses en reivindicar atentados- y en un primer momento se dijo que el terrorista estaba entrenado por esa organización o lo que sea, ahora la tesis policial y mediática va deslizándose suavemente hacia una acción terrorista concebida y ejecutada por un hombre solo.

Lo más curioso del asunto es que el nigeriano se hallaba desde hace meses en la lista negra de terroristas que manejan los servicios secretos norteamericanos, y sin embargo el hombre embarcó tan feliz en Holanda rumbo a EEUU ¡con un visado norteamericano en regla!. La confusión aumenta cuando nos informan de que hace unos meses este individuo intentó entrar en Gran Bretaña y fue rechazado por sospechoso, y que antes de llegar a Amsterdam hizo en las últimas semanas todo un periplo por diversos aeropuertos y países. La cosa llega al puro chiste cuando sabemos que el tipo en cuestión pasó sin problema alguno las excepcionales, pesadas y reiterativas medidas de seguridad a las que es sometido todo aquél que pretende subir a un avión rumbo a EEUU. ¿Cómo no detectaron que este hombre llevaba casi cien gramos de explosivo atado a una pierna, con todo un festival de cinta adhesiva, cables y otros trastos?. Una explicación plausible sería que el aspirante a terrorista carnicero no pasó los controles arbitrados para el resto de los mortales. Y ello sólo podría deberse a dos razones: porque accediera al avión como parte de su tripulación (lo que parece descartable), o que lo hiciera bajo pasaporte diplomático norteamericano o con documentación facilitada por alguno de los cuarenta y tantos servicios secretos de EEUU.

Aún más insólito: 24 horas más tarde se intenta repetir la jugada ¡en el mismo vuelo Amsterdam-Detroit!, protagonizada de nuevo por otro supuesto terrorista africano. Ante el desconcierto y la rechifla mundial que desencadena esta segunda "detención", se da marcha atrás y se dice oficialmente que este pasajero simplemente había mostrado un comportamiento "extraño", idéntico en todo caso al del detenido el día anterior, que había estado nervioso y agresivo, se había levantado continuamente y finalmente se encerró en el baño durante largo tiempo; vamos, que sólo les faltaba llevar un letrero en el pecho diciendo "deténganme, soy un terrorista y llevo una bomba". Del segundo presunto terrorista no se ha vuelto a hablar. Y sin embargo, en primera instancia la noticia se difundió a todo el mundo desde agencias norteamericanas, citando fuentes policiales seguras. Igual que en el primer caso.

¿Para qué ha servido esta payasada?. Basta ver las fotografías de hoy de aeropuertos de todo el mundo, incorporando los famosos escáners norteamericanos que desnudan a los pasajeros, para comprender el motivo de toda la representación. Numerosos países habían anunciado que no los adquirirían, y en la UE se había levantado tan dura resistencia popular contra su uso, especialmente en países como Holanda, que ya se decidió hace tiempo que en Europa no habrían estos escáners, ya que constituyen un ataque salvaje a la libertad y la intimidad individuales. Hete aquí que ahora todos los países incluidos muchos europeos corren a adquirir los maravillosos escáners "antiterroristas", gracias a los cuales supuestamente compraremos un poco de seguridad ficticia a cambio de renunciar a parcelas reales de libertad.

Porque todo este circo tiene un doble objetivo: primero, es obvio, colocarnos los productos que crean los Fabricantes de Miedo para enriquecerse a nuestra costa. Los fabricantes de escáners (¿quizá alguna alguna empresa norteamericana relacionada con magnates neocons, como el ex vicepresidente Dick Chenney?) han hecho un negocio espléndido gracias al terrorista de pacotilla que se abrasó la pierna, un negocio que recordemos estaba en cuestión. Pero sobre todo, y lo más importante, se ha dado un paso firme y decidido hacia el asesinato institucionalizado completo de las libertades y los derechos de las personas, sacrificados en el altar de una supuesta seguridad que en realidad no es más que una forma especialmente odiosa de control social.

George Orwell ya anticipó esto en "1984". Saquen consecuencias ustedes mismos.

En la fotografía, uno de los escáners ya en funcionamiento en un aeropuerto norteamericano.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Festividad de los Santos Inocentes

Puedes ampliar la esquela haciendo clic sobre la imagen

José María Bravo vuela para siempre en su Mosca


José María Bravo Fernández, el último gran 'as' de la República
El pasado 26 de diciembre murió a los 92 años José María Bravo Fernández, el as de ases de la aviación española de todos los tiempos. Se le considera el piloto de caza que ha logrado más derribos de aparatos enemigos en la historia de la Aeronáutica militar española.

Hijo de una familia de la burguesía ilustrada madrileña, José María Bravo se educó en la Institución Libre de Enseñanza. En 1936 José María era un joven ingeniero con alguna experiencia de vuelo, que al fracasar el golpe de Estado militar del 17 de julio y ser disuelto el Ejército rebelde por el Gobierno legítimo se presentó inmediatamente como voluntario para integrarse en las incipientes Fuerzas Aéreas de la República Española.

Bravo recibió formación como piloto de guerra en la URSS, y a su regreso a España pilotó el mítico Polikarpov I-16, llamado Mosca a causa de las iniciales que venían grabadas en ruso en las cajas que contenían las piezas desmontadas de los aeroplanos: "Movska", aludiendo a Moscú, donde eran fabricados. José María Bravo se convirtió rápidamente en la figura más relevante de la aviación gubernamental. Su liderazgo y carisma le llevaron a una fulgurante carrera militar, participando con sus escuadrillas de Moscas en las batallas de Levante y Ebro y en la retirada de Catalunya. A los 22 años fue nombrado jefe de la unidad aérea más importante de la aviación republicana. Se le reconocen 23 victorias individuales, 7 colectivas y 12 de escuadrilla.

Tras la derrota Bravo se exilió en Francia primero, donde estuvo detenido en el campo de concentración de Argèles sur Mer, y más tarde en la Unión Soviética, donde participó activamente en la lucha contra los invasores nazis, primero en una unidad guerrillera y luego como piloto de caza. En la URSS alcanzó el grado de teniente coronel. Años más tarde, en 1960, regresó a España.

En sus últimos años desplegó una gran labor en la Asociación de Aviadores de la República (ADAR). Entre otras actividades impulsó el rescate de un Mosca localizado en Nueva Zelanda, que fue adquirido y reconstruido en España bajo su supervisión por la Fundación aeronáutica Infante de Orleáns. Escribió un interesantísimo libro de memorias, "El Seis Doble", y en marzo de 2005 con 88 años, volvió a pilotar un Mosca. El gobierno español le reconoció hace unos años su grado de coronel del Ejército del Aire.

No en la tierra, sino entre nubes descansa ya nuestro mejor piloto.

En la fotografía, un asistente afeita a José María Bravo en un aeródromo desconocido, junto al aparato que pilotaba el as republicano (obsérvese el seis doble pintado en el timón de cola).


El aparato que AVENTURA EN LA TIERRA usa como distintivo es, precisamente, un Mosca como el que pilotara José María Bravo.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Navidad, Navidad, dulce Navidad

Romeu en El País (edición Catalunya), 25-26 de diciembre de 2009

jueves, 24 de diciembre de 2009

Díaz Ferrán, presidente de la patronal CEOE, modelo de empresarios españoles


Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal española, la CEOE, esa especie de Sindicato del Crimen de la plutocracia carpetovétonica y nacionalidades estatutarias adyacentes, se ha convertido de golpe en un personaje hiperfamoso donde los haya, de esos que dan para hablar y no callar. Motivos hay sobrados para ello.

Como seguramente sabrán este señor, patrón de patrones españoles, se dedica a los negocios de altura. Y no sólo por poseer una aerolínea -Air Comet- que acaba de irse literalmente a la mierda dejando a miles de usuarios tirados en aeropuertos españoles y latinoamericanos, sino porque al parecer al tipo le ponen las cifras macro y las frases imbéciles. Como ejemplo de las segundas, ayer declaró a un micrófono radiofónico que "él no hubiera volado con Air Comet". Un lince el señor presidente de la patronal y eximio empresario, sí señor.

En cuanto a sus habilidades con el dinero ajeno, resulta que las empresas del señor Díaz Ferrán le deben 16 millones de euros a la Seguridad Social. O sea que los "problemas" de "gestión de la crisis" de este caballero vienen de lejos, y no de ayer como pretende hacer creer. Más: el señor Díaz Ferrán debe en créditos impagados a Caja Madrid la bonita cifra de 26 millones de euros, obtenidos gracias a su condición de miembro del Consejo de Administración de esa entidad bancaria (a ver quién le niega un crédito o los que sean a un consejero, venía a decir ayer Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid).

Sobre Díaz Ferran y sus apoyos (¿complicidades?), cuenta El País de hoy: "su aerolínea se adjudicó en la era Aznar, en 2001, y por concurso de la SEPI (el antiguo INI) Aerolíneas Argentinas, ex filial de Iberia. Obtuvo una ayuda estatal de 955 millones de euros que no destinó a lo comprometido (compra de aviones, ampliación de capital, pago de deudas), según denunció el Tribunal de Cuentas en 2006". Y sigue un poco después el diario madrileño: "También su compañía de autobuses madrileña, TRAPSA, ha sido puesta a la venta dos meses después de que el Gobierno de Aguirre prorrogase 15 meses sus concesiones, revalorizando sus activos. Y otra entidad pública, Caja Madrid, de la que es consejero (¿dónde quedan las incompatibilidades?), le concedió un crédito, impagado, de 26,5 millones de euros. Y ha expedientado a Díaz Ferrán por poner en su garantía acciones de Marsans que ya había pignorado a Banesto".

¿Entienden de dónde le viene la impunidad de la que ha gozado Díaz Ferrán?. Al final todo es lo mismo y va a parar al mismo pudridero.

La relación de Gerardo Díaz Ferrán con José María Aznar viene de lejos, de los tiempos en que un pool de empresarios castellano-leoneses (no todos vinculados a la D.O. Ribera de Duero) pusieron el dinero necesario para impulsar la carrera política de aquél niñato "postfalangista" hacia primero la presidencia de la Junta regional castellana, luego a la conquista del liderazgo en el Partido Popular y por fin al asalto de La Moncloa. Aznar les recompensó a todos ampliamente. En 2001, Viajes Marsans, propiedad de Díaz Ferrán, recibió del ya presidente del Gobierno español Aerolíneas Argentinas por el precio de una peseta. La operación todavía colea, y más que lo hará en un futuro próximo. En relación a este caso, un informe pericial ordenado por el Juzgado núm. 35 de Madrid no sólo ratifica imputaciones anteriores contra el presidente de la CEOE y su socio, Gonzalo Pascual, sino que las amplía. El caso abre una nueva etapa, dado que ahora no sólo se investiga el destino del dinero público destinado a pagar pasivos de Aerolíneas sino el que el Gobierno Aznar pagó a Marsans para reflotar ARSA a través de un plan industrial, que como se demuestra no se cumplió, llevando a la aérea suramericana a la situación en que finalmente quedó, hasta el punto de obligar al gobierno de los Kirchner a pagar las nóminas de los empleados. A los implicados se les acusa de haber malversado fraudulentamente cientos de millones de euros de dinero público español, como denunció el PSOE en su día. No es broma: los delitos que el Juzgado 35 de Madrid imputa a Díaz Ferrán y a sus socios son: desvío de fondos públicos, estafa procesal y delito fiscal.

En fin, como ven otro caso de "emprendedor" español ejemplar, aunque en esta ocasión se trata nada menos que del Primer Empresario de España, lo cual refuerza la moraleja a extraer. Y es que los empresarios españoles en su conjunto parece que se toman tan al pie de la letra aquello que explicaba Marx, acerca de que los beneficios del capital se logran mediante la expropiación de las plusvalías a sus legítimos propietarios, los trabajadores, y le han llegado a tomar tal gusto a la cosa del afane, que como nos descuidemos un poco nos van a a robar hasta la calderilla de los bolsillos.

En la fotografía que ilustra el post, el hombre que encarna la alternativa política (Rajoy) y el que encarna la economía productiva (Díaz Ferrán) españolas caminan juntos pisando alfombra roja.


lunes, 21 de diciembre de 2009

Defender Val d'Aran es luchar contra la especulación urbanística


Contra toda sensatez y oportunidad, la Generalitat de Catalunya acaba de bendecir la enésima ampliación especulativa de Baqueira-Beret, ese cáncer en metástasis que devora a marchas forzadas el Pirineo catalán y singularmente, el valle de Aran, donde se ubica.

Desde los tiempos de la presidencia de Jordi Pujol, el macrocomplejo turístico y sus urbanizaciones anejas han ido creciendo de un modo que ni siquiera la Unión Europea ha podido frenar, a pesar de haberlo intentado; cuanto menos aquí en Catalunya, donde Baqueira-Beret ha contado con toda suerte de apoyos y complicidades en las esferas políticas locales y autonómicas. Recordemos sin ir más lejos al inefable Joaquim Llena, actual conseller de Agricultura de la Generalitat, presunto socialista, a quien hace año y medio El País implicaba en un jugoso pelotazo que culminaba una carrera de "emprendedor" en negocios inmobiliarios tras los cuales no cuesta mucho percibir la larga mano de Baqueira-Beret.

Simultáneamente a este enésimo y pestífero "emprendimiento empresarial" a costa del patrimonio natural de todos, catalanes o no, la Generalitat catalana redobla sus esfuerzos porque Val d'Aran acepte integrarse en la vegeria Alt Pirineu. Decía El País del pasado 18 de diciembre, que el 5 de enero próximo, víspera de los Reyes Magos, "el Gobienro catalán aprobará el proyecto de ley de veguerías(sic)" que reduce Val d'Aran a una mera comarca catalana.

En esa misma información se da cuenta de que los nueve alcaldes de Val d'Aran "han firmado un documento en el que rechazan su inclusión en la veguería del Alto Pirineo y se reafirman en la voluntad de no formar parte de ninguna veguería que no sea el propio Aran, como establece la ley de régimen especial del Aran". La cosa se está poniendo tan enconada que, prosigue el diario madrileño, "el partido Unitat d'Aran ha amenazado con romper los vínculos que mantiene con el PSC si el territorio queda incluido en la veguería del Pirineo".

¿Y por qué tanto empeño en despersonalizar Aran? Pues naturalmente porque si Val d'Aran pierde su estatuto dentro de Catalunya y queda convertida en una comarca más, la especulación urbanística que desarrolla Baqueira-Beret en su territorio tendrá campo libre. Hasta ahora la ley especial que regula la autonomía aranesa ha opuesto algunas dificultades a las maniobras especulativas; comarcalizada, Aran quedará en manos de los padrinos de los Llena y compañía. No otro sentido tiene el que los alcaldes araneses amenacen a los socialistas catalanes con la ruptura de la asociación entre sus dos partidos.

Defender la personalidad propia y la autonomía política de Val d'Aran es pues, combatir la especulación y la corrupción en Catalunya.

En la fotografía, bloque de apartamentos "a pie de pista de esquí" (sic), en Val d'Aran.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Berlusconi se compra la televisión de El País


En el frenético baile entre empresas televisivas españolas (es un decir: en la mayoría de ellas anida de un modo u otro el capital extranjero), cara a posibles -y urgentes- fusiones, el cambio de parejas entre ellas ha llegado a sucederse a un ritmo vertiginoso. Y es que la crisis de ingresos publicitarios apreta tanto a las televisiones privadas, que ni siquiera el regalo de Zapatero al dejar sin publicidad a TVE en un futuro inmediato puede compensar la fuerte caída de ingresos que sufren. Y las perspectivas son ir a peor.

Abrieron el baile Telecinco y Antena 3 de un lado, y Cuatro y La Sexta del otro. Parecían las uniones más lógicas, pero no pudo ser: la cercanía de los presupuestos ideológicos no compensaba la falta de sintonía entre los egos de sus amos. Y para qué engañarnos, la dote que aportaban los contrayentes en ese presunto doble matrimonio modelo "cada oveja con su pareja", tampoco es que encelara el amor entre ellos. Secundariamente existía la espinosa cuestión del tope del 27% como audiencia conjunta de cada pareja, pero por eso no había problema: con Antena 3 en caída libre y La Sexta estancada en casi mínimos, ninguno de los dos matrimonios planteados iba a rebasar el listón prohibido ni de coña.

Rotos los compromisos, se ha ido al intercambio de parejas. De la posible unión de las cadenas carcas de un lado y las progres del otro, se ha pasado a la previsible fusión de una carca y una progre en cada caso. Cosas veredes amigo Sancho, como decía Don Quijote. O hay que joderse con la ideología de los emprendedores empresariales, que diría un castizo.

Total que el hijo de Jesús de Polanco ha decidido venderle su televisión a la Mafia italiana. Porque a estas alturas del partido todo el mundo sabe ya quién está detrás de Silvio Bercusconi, quién maneja los hilos que mueven a este granuja internacional con aspecto de cantante de boleros de un club de la tercera edad de barrio periférico. Berlusconi es el amo nominal de las Telecinco europeas, así que echen cuentas. En fin, que desde que murió Polanco, PRISA no ha hecho más que dar palos de ciego. El testamento empresarial de quien fue quizá uno de los promotores de negocio más inteligentes que ha habido en España, ponía al timón del primer grupo mediático mundial en lengua castellana al sobrino listo en detrimento del hijo tonto . Pero finamente ha sido el vástago directo quien tras una corta guerra interna, se ha llevado el gato al agua. Y enseguida ha llegado, lógicamente, la almoneda de la herencia recibida; a los tontos el dinero se les escurre entre los dedos.

Si dejamos aparte el intercambio de acciones y todas esas zarandajas, resulta que Telecinco -Berlusconi- se queda con Cuatro por 500 millones de euros en metálico. Calderilla pura. Dificultades económicas aparte, el Polanco actual ha malbaratado uno de los proyectos más largamente acariciados por su padre, que si bien es cierto que nunca llegó a cuajar plenamente -nació para ser la televisión "de izquierdas" y sobre todo "la televisión de calidad" española, y ha quedado muy lejos de tan altas aspiraciones-, tampoco estaba financieramente como para ser saldado.

Después de esta operación que es casi un chiste financiero, si Antena 3 paga más de 1 euro por La Sexta será porque José Manuel Lara, el amo y señor del Grupo Planeta, propietario a su vez de la cadena hiperreaccionaria, es el empresario más generoso establecido al oeste del Volga.

En la fotografía, un plató de una de las múltiples cadenas de televisión italianas propiedad de Silvio Berlusconi. El panel del fondo puede traducirse literalmente por "La Italia de Berlusconi", pero la traducción real es una consigna abiertamente totalitaria: "Italia de Berlusconi".

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Paseando por la Fira de Santa Llúcia


Este mediodía fui a donde trabajaba antes, invitado al vermut de Navidad. La verdad es que no me dio mucha nostalgia volver a ver mi antiguo despacho y la gente con la que estuve. No soy de los que se pasan la vida añorando cosas y gentes, prefiero vivir al día.

Terminamos pronto, así que me fui a dar una vuelta solo por el centro de Barcelona. Como tenía tiempo y un poco de hambre -apenas picotée en el vermut-, subí la Rambla y me fui a comer un platito de jamón ibérico acompañado con un par de copas de vino, en la vinoteca de la plaza de l'Àngel. Quería comprar vino en Colmado Lafuente, en la calle Ferran, y como todavía faltaba un rato para que abrieran y tras tomar un café y un chupito de grappa en el café presuntamente italiano de al lado de la vinoteca, me acerqué a la plaza de la Catedral para ver la Fira de Santa Llúcia.

Para los no barceloneses, que supongo serán la mayoría de mis amables lectores, la buena de Santa Llúcia (pronúnciese "Llousia", como en francés) les resultará una completa desconocida. Digamos que es la versión local de la Santa Lucía que todo el mundo conoce. Ocurre sin embargo que Llúcia es quizá la santa más querida de los barceloneses, gentes que tienen (tenemos) una relación extraña con el santoral. Dicen por ejemplo que Santa Eulàlia, la antigua patrona de la ciudad, aquella niña patricia romana que de creer a las respectivas tradiciones locales cristianas está enterrada en tres lugares distintos (en Barcelona, Mérida y Oviedo), perdió la condición de primera santa barcelonesa cuando durante una epidemia de peste en época renacentista no consiguió detener la mortandad; enfurecida la ciudadanía con su protectora, al término de una procesión llevó la imagen con andas y todo a la vera del mar y la arrojaron al agua. Rápidamente entronizaron a la Virgen de la Mercè como nueva patrona, dejando a la pobre Eulàlia dando tumbos entre las olas frente a la playa de la Barceloneta.

Santa Llúcia sin embargo continua a través de los siglos gozando del afecto y el cariño de la mayoría. En su honor se celebra cada año durante el mes de diciembre en la plaza de la Catedral, una muy concurrida Fira donde se pueden adquirir artículos para los belenes caseros y también diversos complementos ornamentales relacionados con la Navidad. Es tradición antiquísima comprar muérdago en la Fira de Santa Llùcia, que luego se cuelga en la puerta de casa por dentro, lo que habla a las claras del origen pagano de la celebración y acaso de nuestra santa, probablemente un trasunto de alguna divinidad femenina grecolatina cuidadora de la salud y la casa.

De niño me llevaron algunas veces a comprar cositas para el belén de casa. Luego ya de mayor he caminado cerca de la Fira bastantes veces, cuando trabajaba en el centro y me desplazaba a paso de ejecutivo andando a algún sitio cercano. Pero este año ha sido la primera vez en mucho tiempo que me he dedicado a pasear tranquilamente entre los puestos de venta. Y la verdad, lo he encontrado todo bastante cambiado. Por ejemplo, en las figuritas el plástico ha vencido ampliamente al barro. Convendrán conmigo que una figurita de plástico pintado no puede ni compararse con una de barro cocido; nada que ver. Rebuscando entre los estands he encontrado algunos, pocos, en los que todavía venden figuras a la antigua usanza hechas en barro, en las dos versiones de toda la vida: unas con trajes al estilo judío y árabe tradicionales de Oriente Próximo, y otras vestidas como campesinos catalanes de época medieval y moderna. Siempre me han gustado esas figuras que representan oficios artesanos. En Bolonia, donde hay una de las más antiguas ferias de belenes del mundo a pesar de que el material que venden procede en su totalidad del Mezzogiorno italiano, compré en la Navidad de hace dos años una extraordinaria pareja de campesinos napolitanos vestidos a la usanza de los siglos XVII o XVIII.

Hoy compré en Santa Llúcia dos cositas pequeñas pero preciosas: una pareja de campesinos catalanes intemporales, y una figura de un pastor con cayado y una especie de ánfora pequeña en la mano. Son figuras de barro cocido, naturalmente, pintadas a mano y por sólo 5 euros cada pieza.

En fin, si vienen a Barcelona en diciembre acérquense a la Fira de Santa Llúcia y abandónense a los recuerdos y ensoñaciones de niñez por un ratito. Siempre viene bien una rápida excursión a la infancia, la única verdadera patria de cada cual, según dijo alguien cuyo nombre no recuerdo pero que debía ser un tipo muy inteligente.

La fotografía es una imagen de la Fira de Santa Llúcia tomada en el siglo XIX. Obsérvese que aún no existía la plaza de la Catedral, ya que los edificios circundantes -derribados hace muchos años- se asoman prácticamente a la escalinata, estando montadas las paradas de la feria sobre los mismos escalones y el rellano que da acceso al pórtico catedralicio.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Al ratoncito independentista catalán sólo puede cebarlo Madrid


Al final, y como en el poema cervantino, tras el supuesto "Día D" de Catalunya hacia la independencia "no hubo nada". Para llamar a las cosas por su nombre, el resultado de tan magno esfuerzo cabe considerarlo como un fiasco notable: apenas el 27% de los llamados a las urnas acudió a votar. Y eso que los referéndums locales se desarrollaban en su gran mayoría en pequeñas poblaciones de la llamada Catalunya Catalana, el ámbito sociopolítico catalán inequívocamente rural, conservador, católico y nacionalista.

Visto lo visto, ya han comenzado las bofetadas entre los promotores. Alfons López Tena, jurista que formó parte del Tribunal Constitucional español, ha pedido que no se mezclen los resultados en la zona liderada por él, la comarca de Osona, donde el referéndum alcanzó el 41% de participación, con los habidos en las otras partes de Catalunya donde se votó ayer. "Pido que nuestros datos no se incluyan en los que ofrece la denominada coordinadora nacional. Es un magma mal organizado, mal planteado y hecho desde el sectarismo y la exclusión", dice hoy López Tena. Pues vaya compañías, las del señor jurista.

Y es que el objetivo a nivel nacional (sí, nacional, es decir, catalán) lo habían fijado los promotores en el 40% de participación. Se han quedado nada menos que a 13 puntos. Y ello a pesar de que en los últimos días tanto los medios de comunicación supuestamente gubernamentales (la CCRTV) como privado-paragubernamentales (RAC), además de la prensa escrita nacionalista -escasa a nivel nacional pero abundante en las comarcas-, se volcaron para conseguir la movilización en pro del voto favorable a la independencia. Muy desesperados se les veía a los promotores ya hacia el final de la semana pasada, cuando tuvieron que saltar a la palestra gente como Joan Puigcercós (ERC) o el inefable Felip Puig (CDC) para reclamar que la ciudadanía acudiera al simulacro.

En resumidas cuentas, se diría que en realidad la apuesta no es que no haya movilizado los nacionalistas de diverso registro, es que ni siquiera ha conseguido movilizar a todo el electorado independentista. Muchos entre estos seguramente son conscientes de la razón que asistía a Artur Mas, heredero político de Pujol y líder por delegación de CiU, cuando en una entrevista a El País dada el 29 de novembre pasado afirmaba "Tenemos contrastado con estudios sociológicos que en una consulta en toda Cataluña ganaría el no. Sería un error convocarla para evidenciar ante España y todo el mundo que Cataluña lo que quiere es simplemente ser española. Eso llevaría al país a la derrota. Si se puede plantear en el futuro, ya se verá. En CiU hay opiniones diferentes." Ese convencimiento de que los catalanes no estamos por la labor, es el que ha llevado a los partidos nacionalistas parlamentarios a "hacer como si" apoyaran los referéndums de este fin de semana pero sin implicarse realmente en ellos, dejando su organización y promoción en manos de la pléyade de grupos y grupúsculos que se reclaman independentistas y que en general carecen de otro proyecto político que el abandono del Estado español; escaso bagaje en tiempos de tribulación económica y social.

Así, de los 700.000 ciudadanos teóricamente llamados a las urnas, sólo acudieron 200.000. Destaca la escasa participación en los municipios de mayor población, con el 25% de participación de Sant Cugat (60.000 habitantes) y un magro 15% en Vilanova i la Geltrú. En Vic, la vieja capital carlista, el corazón de la Catalunya "catalana", donde se esperaba una participación abrumadora, el referéndum sólo atrajo a las urnas al 41% de sus potenciales votantes. En resumidas cuentas, si esto no es un desastre se le parece bastante.

Ocurre sin embargo que uno de cada cuatro ciudadanos de Catalunya manifestaron ayer libre y democráticamente su voluntad de que su país tenga un Estado propio, lo que además de ser muy respetable desde el punto de vista democrático obliga a quien proceda a extraer conclusiones políticas. Sucede también que en realidad quienes en este país comparten de un modo u otro esa aspiración son bastantes más de los que ayer votaron a favor de la propuesta sometida a referéndum, y que aún serian muchos más aquellos que en caso de percibir cegada toda vía de articulación con el Estado español basada en el respeto a la peculiaridad cultural y política y sobre todo a las necesidades sociales y económicas de los catalanes, podrían terminar por inclinarse a favor de la opción independentista. Circunstancia que quienes manejan órganos de poder como el Tribunal Constitucional, los medios de comunicación españoles y el Partido Popular, entre otras verdaderas fábricas de nacionalistas y de futuros independentistas catalanes, deberían tener en cuenta.

Lo que ayer vimos alumbrar en Catalunya fue desde luego un ratoncito, pero si "Madrid" (el "Estao" casticista y reaccionario) se empeña en alimentarlo, puede convertirse en una auténtica montaña.

En la imagen, un grupo de manifestantes sostiene la versión más reciente de la bandera independentista catalana.

domingo, 13 de diciembre de 2009

viernes, 11 de diciembre de 2009

Festival de referéndums independentistas en Catalunya


Este fin de semana llueven referéndums "soberanistas" (un puro eufemismo, ya sabemos que se trata de independencia sí o independencia no) sobre Catalunya. Unas 200 poblaciones catalanas, algunas de cierta entidad en cuanto a población, celebrarán consultas presuntamente populares acerca de la cuestión.

Como los catalanes somos así de civilizados, las votaciones -que no dejan de ser un simulacro, ya que no tienen ninguna trascendencia legal ni probablemente política aunque sí mediática, especialmente más allá del Ebro-, se han convertido en pura excusa para una pachanga con ribetes escatológicos; una nutrida fila de "caganers" que va desde la Candidatura d'Unitat Popular hasta Falange Española, van efectuando abundantes deposiciones con la excusa de las dichosas votaciones. Y que no decaiga la fiesta.

Lo cierto es que más allá del esfuerzo mediático hecho por unos y otros, los que reclaman la vuelta del imperio de Jaume I y los que suspiran por la España del general Franco, a poca gente en Catalunya le importa un pimiento la continuidad o no del Estado español y si Catalunya debe seguir o no en él. Los problemas reales son otros, sociales y económicos, y vienen de antiguo. Gran parte del moderado éxito de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en los últimos años se debe a que una parte de sus dirigentes llegó a entender que el nacionalismo clásico está muerto, y que su única posibilidad de movilizar un electorado suficiente a favor de la independencia pasa por convencer a las masas de que ésta les aportará mayor bienestar económico y posibilitará su promoción social.

Los promotores de estos referendums han apelado por contra a los registros clásicos. Se trata una vez más del famoso "hacer como sí..." catalán, esa forma de vivir una realidad virtual que poco o nada tiene que ver con la realidad real, la de todos los días. Así, esos referéndums contarán con una participación no muy elevada pero conseguirán niveles de apoyo superiores al 90% en la mayoría de los casos. En definitiva, el nacionalismo catalán en sus múltiples versiones -desde la pacata y burguesa de la CiU pujolista hasta la rabiosamente fascista de Maulets y grupúsculos juveniles semejantes-, lanza otra apuesta que sabe perdida antes de jugarla. Pero se trata de "hacer como sí...", y con un poco de suerte conseguir que Le Monde y algún periódico británico incluyan unas líneas sobre la inciativa. Y se trata sobre todo de poner de los nervios al establishment político y mediático españolero, para obligarle a responder como un toro enfurecido; nada agrada más al nacionalismo catalán en cualquiera de sus variantes, que las portadas de la perrera mediática madrileña apelando a la testosterona legionaria para afirmar la supuestamente sagrada unidad española. Como ven, en conjunto nada serio y sí un poco infantil.

Quizá algún día haya un referéndum sobre la independencia de Catalunya con garantías reales y organizado por la ONU. No lo sé, ni me importa una higa. Como ya sabrán ustedes, un servidor es socialista de vieja escuela y por tanto descree de sagradas unidades patrias, y también de derechos inalienables colectivos que no sea el de la liberación de las clases trabajadoras y populares. Los Estados se hacen y se deshacen a lo largo de la historia, y es posible que dentro de diez años, de cincuenta o nunca jamás exista un Estado catalán asociado, independiente o directamente imperial. Ni lo sé ni me importa. De lo que sí estoy seguro es de que dentro de diez, cincuenta o cuatrocientos años, con Estado catalán o sin él, con sagrada unidad de España o sin ella, la lucha de clases continuará irremediable, hasta la substitución de la sociedad capitalista por otra donde cese la explotación del hombre por el hombre.

Y eso, la emancipación de las clases trabajadoras y populares, sí es un tema que daría para un referéndum en el que valdría la pena participar.

El cartel que ilustra este post fue creado durante la llamada Guerra Civil española para convocar en Barcelona a un acto de solidaridad con el Madrid sitiado por el Ejército fascista de Franco; expresa de modo sencillo, bello y claro que sin solidaridad entre los pueblos no hay libertad para nadie.

martes, 8 de diciembre de 2009

Caso Arona: del linchamiento mediático y policial como una de las bellas artes


Un demoledor artículo de José Yoldi en El País de hoy denuncia la cadena de insensateces bestiales que han llevado a la picota pública a un pobre chico canario que pretendía salvar la vida de su hijastra. Sucedió en el municipio tinerfeño de Arona, pero podría haber pasado en cualquier parte de esta España babeante de morbo e histerizada hasta el delirio.

Los hechos se resumen así:

Primer acto:
Una niña de 3 años cae de un columpio y se golpea la cabeza. Su madre y su pareja la llevan al médico; éste dice que la niña sólo tiene un golpe sin importancia, le da una aspirina y la manda a casa, asegurando que en un par de días estará corriendo por la calle.

Segundo acto:
Como la niña empeora y se queja de la cabeza, seis días después su padrastro la lleva a urgencias, adonde la cría llega en estado preagónico. El médico que la atiende dictamina que la criatura tiene secuelas de haber sufrido palizas, que tiene lesiones vaginales y anales y que ha sufrido quemaduras con cigarrillos. El padrastro es detenido por la Guardia Civil. La niña fallece a poco de ingresar.

Tercer acto:
La Guardia Civil interroga hábilmente al que no olvidemos es, en el peor de los casos y mientras no sea juzgado por un tribunal, un presunto violador y asesino. Se le presiona durísimamente para que reconozca la autoría del supuesto crimen, y según el detenido llegan a enseñarle las fotos de la autopsia de su hijastra mientras le gritan que confiese; como ven, hay cuerpos policiales por los que no pasan los siglos ni los regímenes políticos. El acusado, tozudo, no confiesa y no se mueve de su versión: la niña murió como consecuencia de una caída fortuita.

Cuarto acto:
Los medios de comunicación y singularmente las televisiones, entran a saco en el caso. Sobre una foto del detenido un periódico titula: "La mirada de un asesino". Otro diario afirma que en los interrogatorios el acusado negaba haber sometido a prácticas sexuales a su hijastra, pero que había reconocido las quemaduras y las palizas. En programas de televisión aparecen vecinas que aseguran estar al tanto de los malos tratos inflingidos por aquél monstruo a la criatura. Diversas asociaciones y grupos convocan manifestaciones de repulsa, y se pide la pena de muerte para esta clase de delitos.

Quinto acto:
Se hace pública la autopsia del cadáver de la niña. Los médicos forenses confirman la versión del padrastro: la niña murió como consecuencia de los efectos diferidos del golpe en la cabeza. No hay rastro de desgarros vaginales ni anales, ni tampoco de quemaduras con cigarrillos. Algunos problemas en la piel son perfectamente atribuibles a alergias, erupciones y similares.

El ridículo de los implicados (médicos, Guardia Civil, medios de comunicación, asociaciones...) es tan monumental, que todos callan como muertos. Sólo algunos periódicos considerados como "serios" piden disculpas en nombre del gremio.

Sexto acto:
El juez que lleva la causa que nunca debió comenzarse, se emperra en que siga la fiesta. Este individuo, de nombre Nelson Díaz, sigue sin archivar el proceso a pesar de que los dictámenes forenses han acabado de manera concluyente con cualquier resquicio indiciario que permitiera dar paso a una causa penal. Una verdadera lástima, porque de seguir la causa adelante el señor juez hubiera chupado más cámaras de televisión que un actor de moda.

Ni corto ni perezoso, el señor juez don Nelson Díaz dictamina "libertad provisional sin fianza" para el acusado y la obligación de presentarse cada 15 días en el juzgado. Si no hay delito ¿por qué no ha archivado el proceso y pedido disculpas al injustamente incriminado?.

Séptimo acto:
El joven que ha vivido este calvario termina hospitalizado, porque no hay salud mental que aguante lo que él ha pasado. Su abogado dice que van a ir a por los médicos, a por la Guardia Civil, a por los medios y a por cuanto carroñero ha intentado sacar beneficio de este asqueroso asunto (ojalá incluyan en el paquete a unas cuantas de esas vecinas lenguaraces, que explican con delectación ante la cámara atrocidades que sólo existen en sus delirantes imaginaciones).

Yo dudo mucho de que alguien se vaya a ver obligado a colgar la bata de médico o el tricornio de guardia civil por este caso. Hay tantos precedentes de "errores" semejantes tras los cuales sus autores lograron plena impunidad, que uno descree de que por una vez se vaya a hacer justicia. A estas alturas, lo único que cabe desear es que dejen en paz al chico, y que pueda rehacer su vida si le resulta posible. Por cierto, ya hay una televisión privada que le ha ofrecido hasta 300.000 euros por ir a su plató a explicar su drama, ese mismo que gentuza como ellos crearon de la nada.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Jordi Solé Tura, una historia optimista


Ha muerto Jordi Solé Tura. Para quien esto escribe, quien ha muerto hoy fue -es difícil escribirlo en tiempo pasado- no ya un referente intelectual, sino la persona que más ha influido en mi formación política y en mi visión del mundo. Y eso que jamás crucé una sola palabra con él, aunque le vi de cerca bastantes veces en los años 80 y 90.

Para mi generación Solé Tura fue el intelectual catalán que nos enseñó a muchos a pensar Catalunya desde la izquierda. Solé Tura nos desasnó del nacionalismo "de izquierdas" precisamente por la vía de buscar un perfil político-jurídico real para nuestro país, lejos de los mitos del nacionalismo catalanista. Desde sus tiempos en el PSUC, luego en Bandera Roja, de nuevo en el PSUC y por fin en el PSC, Solé Tura fue marcando un camino político y jurídico hacia el Estado federal, un camino cuyos trazos finos dibujó en numerosos libros y artículos. Federalismo e izquierda, izquierda y federalismo. Naturalmente nadie, ningún político de izquierdas en ejercicio, se ha molestado en seguirlo, aunque casi todos lo hayan elogiado.

Los recuerdos se me agolpan. Solé Tura, incansable luchador antifranquista a pesar de las compañías políticas que hubo de sufrir en el PCE. Solé Tura, fundador de la innovadora Bandera Roja, a cuyos militantes los izquierdistas furibundos de entonces llamábamos "los banderas blancas". Solé Tura y la candidatura psuquera al Ayuntamiento de Barcelona llamada "Los Tres Jordis". Solé Tura hablándonos en las Cotxeres de Sants en la Conferència d'Homes i Dones d'Esquerra. Solé Tura aclamado por militantes de base del PSC que acababan de silbar a otros dirigentes socialistas. Solé Tura preguntando a su hijo Albert, desde las profundidades del alzheimer, al verse en una foto encarcelado en la Modelo: "¿pero yo he estado en la cárcel?". Solé Tura y su sonrisa tímida. Solé Tura y su capacidad para la paciencia y el optimismo.

Otro día haré un post "com cal" en memoria de Jordi Solé Tura. Hoy no puedo, lo siento.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Palinuro dice adiós


Al parecer, el profesor Ramón Cotarelo y su alter ego electrónico Palinuro han decidido separarse. Que se sepa la Conferencia Episcopal española no se ha pronunciado todavía acerca de tal cese de la convivencia, que por cierto se produce de modo casi simultáneo al definitivo habido entre la infanta Elena y su ya ex marido. No sabemos si el de Ramón y Palinuro es un divorcio en toda regla como el de la infanta, o un simple y españolísimo "ahí te quedas". En cualquier caso se les va a echar en falta a ambos, a Palinuro y a Ramón Cotarelo me refiero, que a la ya ex señora de Marichalar me temo que vamos a tener que seguir soportándola durante bastante tiempo.

Y es que Cotarelo es de aquellos profesores que hacen suyo el viejo lema que anima a enseñar deleitando y además lo hace a tumba abierta, es decir poniendo la cara y el alma. El tipo estaba tan metido en su papel que por vía cibernética y con la imprescindible colaboración de Palinuro no sólo desasnaba ultramontanos y público en general, sino que ha llegado a tenérselas tiesas con eximios representantes de la revolución mundial en versión carpetovetónica, esa gente que cuando le pides que te hagan por escrito un resumen en 20 líneas del Qué Hacer leninista lo que les sale del teclado es un extracto de las burricies más significativas contenidas en el Mein Kampf.

Alguna vez le dije a Ramón vía comentario en su blog que Palinuro es un ingenuo de tomo y lomo. Y él, caballeroso y lúcido, me ha dado la razón. Cotarelo es un tío que se las sabe todas y al que imagino que resulta bastante difícil dársela con queso, pero Palinuro es harina de otro costal: un buenazo convencido de que el mundo camina hacia adelante, movido con la gasolina del ansia de libertad; Ramón y un servidor de ustedes sabemos, por contra, que son el maldito parné y la pura vanidad quienes cargan las pilas de la Humanidad. Y así vamos, y por eso son tan necesarias voces como la de Palinuro.

Como hasta donde yo sé Cotarelo es un culo inquieto, me malicio que cualquier día de estos no digo yo que vaya a resucitar a Palinuro, pero igual le da por presentarnos a Jasón y nos invita a partir con él en otro barco hecho de bytes en busca de ese Vellocino de Oro que, como es sabido, hoy día se concreta en la construcción de una izquierda sensatamente revolucionaria o, si lo prefieren, revolucionariamente sensata, que para el caso es lo mismo.

Así que estén al tanto y no quiten ojo de la Red. Ramón Cotarelo reaparecerá en ella en cualquier momento, se lo garantizo.


En la fotografía, el profesor Ramón Cotarelo.

domingo, 29 de noviembre de 2009

De Fago a Polop


Dos crímenes distintos pero menos distantes de lo que parece han ocupado estos días las portadas de los diarios y los informativos de radio y televisión. Se trata de sendos asesinatos de alcaldes, cometido uno hace unos años en el pueblo de Fago, en el Pirineo aragonés, y el otro en Polop, una población de Alicante, en la costa mediterránea.

En enero de 2007 fue asesinado a tiros Miguel Grima, alcalde de Fago por el Partido Popular (PP). En estos días se ha celebrado el juicio contra el único acusado, Santiago Mainar, guarda forestal. A Grima lo mataron a escopetazos una noche cuando conducía su Mercedes hacia Fago de vuelta de una reunión en Jaca, la capital comarcal. Según los vecinos de Fago, Miguel Grima era un pijo de ciudad trasplantado al Pirineo, un tipo autoritario, tiránico, que disfrutaba abusando de su autoridad y haciendo la vida imposible a sus convecinos. Un verdadero cacique, que había tomado posesión del pueblo como si fuera de su propiedad. Sus problemas no eran sólo con los vecinos de Fago: en el momento de ser asesinado, Grima tenía 11 causas judiciales abiertas, entre ellas varias promovidas por municipios vecinos con los que estaba asimismo enfrentado.

Aunque el único inculpado sea Mainar, todo apunta en Fago a una conspiración al estilo Fuenteovejuna en la que la mayoría del pueblo conoce la verdad de lo que pasó, aunque nadie hable. En su alegato final en el juicio Santiago Mainar ha aceptado su papel de Ecce Homo, y denunciado al tiempo la opresión social, que a juicio de acusado y testigos de la defensa -los habitantes de Fago- encarnaba Miguel Grima: "Mi deber era y es enfrentarme con valor cívico a una España oficial, corporativa, autoritaria, caciquil e impune", ha espetado Mainar al tribunal.

En Polop no había ningún honor colectivo que lavar, y ni siquiera ofensas inferidas que vengar. Todo es mucho más simple y repugnante todavía: dinero sucio, especulación urbanística, prostitución y drogas. A Alejando Ponsoda, el alcalde derechista de Polop, lo despacharon a balazos dos sicarios por cuenta de correligionarios políticos del muerto. De hecho, el detenido como instigador del asesinato es nada menos que su sucesor al frente de la alcaldía, el también "popular" Juan Cano. Han pasado dos años desde el crimen pero por fin Cano está en la cárcel junto a otra media docena de personas implicadas (constructores, empresarios, políticos), y aún faltan otros participantes en la conspiración que acabó con la vida de Ponsoda. Todos los detenidos son fuerzas vivas locales, ejemplares padres de familias cristianas que decidieron el crimen en el prostíbulo propiedad de uno de ellos.

Obviamente el Partido Popular tiene un grave problema con el personal que selecciona para ocupar cargos públicos. O en realidad no, y simplemente es que la gente como Grima y como Cano, como Camps y Zaplana, como Aguirre y Naseiro, y como tantos y tantos otros, son lo que hay en el PP. Esta derecha que parachuta alcaldes que se comportan como sheriffs de pueblo o que llena sus listas de "emprendedores" ansiosos de comerse a bocados el terreno de cualquier municipio, se está tornando también un peligro para la vida democrática del país. El Estado debería empezar a tomar medidas más eficaces para protegernos de ella.

En la fotografía de El País, el entierro de Alejandro Ponsoda hace dos años. Marcado con un círculo rojo su compañero de dirigencia política, autor intelectual de su asesinato y sucesor en la alcaldía, Juan Cano.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Quitad vuestras sucias manos del Estatut


El editorial conjunto que publican hoy 12 periódicos catalanes constituye la iniciativa más contundente llevada a cabo por la sociedad catalana ante el recrudecimiento de la ofensiva reaccionaria españolera contra el nuevo Estatut emanado de dos parlamentos -el catalán y el español-, órganos depositarios de la soberanía popular, y refrendado en referéndum por la ciudadanía catalana.

El abanico de periódicos incluye desde el prosocialista El Periódico de Catalunya al independentista El Punt, pasando por el proconvergente AVUI y hasta el derechista La Vanguardia, generalmente bien sintonizado con los sectores menos cavernarios del Partido Popular (PP). Al manifiesto además se han adherido las cadenas de radio COM Ràdio (proizquierda), Catalunya Ràdio (pública catalana) y RAC (pronacionalista catalana).

El texto, ponderado, muy medido y por una vez bien escrito, insiste en lo que ya es sabido: no es posible que un órgano judicial pretenda substituir la voluntad política de la ciudadanía, ciscándose directamente en la soberanía popular y en sus órganos de representación. El Estatut guste o no guste representa la expresión plural de España, su misma viabilidad como proyecto común, y en su condición de pacto entre los catalanes y el Estado marca nuestro modo y manera de estar y participar en esa apuesta colectiva que es la construcción de un Estado en el que quepamos todos, iguales en la diversidad y en el reconocimiento mutuo. Intentar imponer por la fuerza leguleya una uniformidad que además resulta insoportablemente casticista es, simplemente, un atentado directo a la unidad del Estado español, en la medida que representa la promoción más idiota del independentismo en Catalunya y en otros territorios.

Pero es que además el actual Tribunal Cosntitucional (TC) es un órgano que por múltiples razones debería abstenerse de meter sus sucias zarpas en este tema, delicadamente político. Este TC carece de legitimidad para dictaminar no ya sobre el Estatut catalán sino sobre cualquier ley que tenga pendiente, dado que su actual composición es manifiestamente ilegal, en la medida en que el mandato de la mayoría de sus miembros está caducado, y por tanto están ocupando un lugar que no les pertenece.

El TC es además un órgano carente de representatividad alguna, pues sus componentes no son más que meras correas de transmisión de los partidos políticos que les han colocado en el puesto, a los que se deben y a quiene sirven con dedicación. De todos modos, y habida cuenta de la amplia mayoría que los sectores más carcas de la sociedad española tienen desde tiempos inmemoriales en los órganos judiciales y asimilados, y la estupidez supina que practica el gobierno Zapatero a la hora de nombrar aquellos cargos que le corresponde designar en esos aparatos del Estado, el hecho de que el Partido Popular use el Tribunal Constitucional como vertedero en el que hacer embarrancar y dejar pudrirse las leyes que no le gustan a la derecha reaccionaria española, es simplemente una consecuencia lógica y esperable.

Pero es que además unos señores que llevan cuatro años para dictaminar sobre un texto legal cuya extensión y complejidad tampoco es que sea la del Código Penal napoleónico, demuestran que profesionalmente o bien carecen de cualificación para ejercer su trabajo (cosa que tampoco sería demasiado sorprendente) o que son unos vagos de tomo y lomo (lo que tampoco debería extrañar demasiado en esos personajes) .

Si los actuales miembros del TC tuvieran un átomo de decencia política y de la otra, deberían dimitir inmediatamente de sus cargos. Mantenerse en la poltrona contra viento y marea a pesar de ocupar una posición tan desairada como la que ostentan todos ellos en estos momentos, da la verdadera medida de la calidad humana, política y profesional de estas señorías tan poco señoriales. La prensa catalana acaba de dejarles en evidencia a ellos y a sus amos de la caverna española, esa que por cierto y desgraciadamente no acampa sólo en el PP.

La caricatura que ilustra el post fue publicada por el Diario de Burgos el 20 de septiembre pasado.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Adiós al nacionalismo francés


Dice una encuesta que publica hoy el diario Le Monde que sólo el 38% de los ciudadanos de la República Francesa tienen "el sentimiento" (sic) de ser ante todo franceses, según un sondeo de TNS-Sofres. Ahí es nada, en la patria del chauvinismo sus ciudadanos han comenzado a pasarse la "identidad nacional" por el arco del triunfo, que como sabrán no coincide exactamente con el que levantara Napoleón I en la plaza de l'Étoile.

Más datos de esta encuesta: el 21% de los franceses dicen identificarse ante todo con su ciudad, el 14% con su barrio y un muy apreciable (tratándose de Francia) 11% se declaran ante todo "ciudadanos del mundo".

Eso sí, el 68%, es decir, dos de cada tres franceses, se sienten en algún grado francés. Y contra lo que puede pensarse en otras latitudes más cercanas, para los franceses la identidad nacional no viene determinada tanto por la pertenencia a una nacionalidad o al uso de una lengua concretas, sino por criterios mucho más racionales y prácticos.

El medio social (41%), el lugar de residencia (34%) y la cultura en un sentido amplio (33%), son los factores que consideran más determinantes. La edad la citan el 28%, el idioma el 27% y la nacionalidad sólo un 10%.

Entre los factores no determinantes pero sí importantes de la identidad francesa a juicio de los ciudadanos de ese país, citan los derechos del hombre (96%), el idioma (95%) y el sistema de protección social (94%), la capacidad de integración de minorías étnico-culturales (81%) y el laicismo (80%).

A la vista de las pejigueras que se organizan en este país nuestro (o de quien quiera que sea en realidad) con la dichosa cuestión de la(s) identidad(es) nacional(es) -véase el airoso discurso atómicamente nacionalista de la lideresa del partido español "no nacionalista" UPyD, gritado por ésta a pleno pulmón en el Congreso que han celebrado este pasado fin de semana-, yo lo tengo muy claro desde hace tiempo: de mayor quiero ser francés.

Y es que verdaderamente los Pirineos siguen siendo algo más que una frontera política.

En la fotografía, una joven simbolizando la República arenga a los manifestantes durante las movilizaciones estudiantiles en Burdeos, en marzo de 2006.

viernes, 20 de noviembre de 2009

MEMORIA Y DIGNIDAD, mi nuevo libro


Por fin tengo en las manos el primer ejemplar impreso de MEMORIA Y DIGNIDAD.

Son 31 artículos breves, 102 páginas de textos a contracorriente reivindicando la verdad histórica y el reconocimiento debido a quienes sufrieron la historia reciente de este país. Originariamente fueron publicados en Aventura en la Tierra, pero todos ellos han sido corregidos y mejorados para la presente edición.

Los pedidos pueden formularse a:
memoriaydignidad@hotmail.com

Para recibir el libro, deberán enviar un mensaje a ese correo electrónico con su nombre y apellidos, dirección postal y el número de ejemplares que se desean.

El precio de cada ejemplar será de 5 euros, más los gastos de envío (especifiquen por favor si desean recibirlo por correo ordinario o certificado), que se concretarán en cada caso.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Los alacranes del Alakrana


El Alakrana y sus marineros han sido finalmente liberados, previo pago de un substancioso rescate que parece haber sido abonado por el Gobierno español, y el pacto de algunos compromisos de índole política de los que quizá tengamos conocimiento cierto más adelante.

Y todos felices. En primer lugar, felices las "familias" de los ya ex secuestrados; las familias, esos entes tan caros a nuestro conservadurismo más rancio y ahora tan presentes asimismo en el lenguaje cotidiano de nuestra izquierda claudicante. El individuo ciudadano ya no existe sino tiene tras de sí la "familia", convertida en destinataria de los desvelos de nuestros gobernantes, desde las execciones de impuestos al consuelo ante un secuestro de marineros. Todo sea por la felicidad de las "familias", amén.

Felices también los armadores "emprendedores" y sus colaboradores, que envían marineros pagados con salarios merdosos a jugarse la vida robando pescado en caladeros donde no deberían estar. Había que ver este fin de semana en el telediario del mediodía al patrón de un atunero vasco atracado en Seychelles, fanfarroneando de que al Índico "no venimos a por licencias, sino a pescar". Pues nada, sigan ustedes así y nosotros, el conjunto de los ciudadanos españoles, pagando los gastos de sus emprendedoras depredaciones.

Encantados de la vida los militares españoles, sacando pecho y enseñando esas fragatas imponentes que -también- les pagamos entre todos con cargo a nuestros impuestos. Alguien les tendrá que decir sin embargo, que sus altos mandos y su televisiva señora ministra la cagaron por completo cuando decidieron traer a España a la fuerza a dos somalíes, de un modo que cualquier abogado un poco espabilado podría denunciar ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo por constituir técnicamente un secuestro. Eso sí, la cara que se les habrá quedado a nuestros patrióticos uniformados cuando se hayan enterado de que los atuneros que tan gallardamente protegen en el Índico, y a bordo de los cuales reclama su presencia el Partido Nacionalista Vasco (PNV), suelen enarbolar la ikurriña vasca en cuanto salen de aguas españolas en vez de su amada bandera rojigualda.

Más contentos que un tonto con una tiza nueva deben estar el medio centenar de mercenarios que a razón de 4.000 euros semanales por barba, protegerán los atuneros ¿vascos? ¿ españoles? frente a Somalia. Su entrenamiento ha corrido por cuenta del Ejército, quien les ha suministrado asimismo el armamento de guerra. Los gastos de este capítulo corren por cuenta a medias entre el Estado español y los armadores, como no podía ser menos.

Por no hablar de los medios de comunicación, que durante mes y medio se han puesto las botas gracias a historias de "contenido humano" facilitadas por esa verdadera mina sentimental que son las "familias" de los afectados. Porque el llanto y la pena de la familia atrae un huevo de audiencia, y ustedes perdonarán la manera de señalar. Medio ha habido que siguiendo su línea tradicional de intoxicación de la opinión pública, ha inventado noticias exclusivas en este asunto que jamás existieron; por ejemplo que tres pescadores secuestrados fueron entregados a las familias de los somalíes encarcelados en España para que fueran linchados si llegara el caso (al parecer, hasta los desalmados piratas somalíes tienen "familias"; ya ven, una verdadera pandemia universal esto de las "familias").

Y no olvidemos a los políticos. Ahí tienen a la dicharachera ministra Chacón, facilitando cada día el parte de la guerra del Índico hasta que sus propios compañeros de gabinete hubieron de cerrarle la boca para que no siguiera complicando la situación. O un PP lanzado a toda máquina a abrir vía de agua en el barco del Gobierno Zapatero al precio que fuera, aunque actuando así se arriesgara la vida de las 36 personas secuestradas a bordo del Alakrana. Finalmente Alguien (así, con mayúscula) les hizo callar y esperar a la resolución del caso. Un tantico decepcionados deben andar los del PP, pues. Imaginen que hubiera habido algún muerto entre los pescadores secuestrados; no cuesta mucho visualizar entonces a Rajoy, Cospedal y demás "familia" vociferando que deberían convocarse de inmediato elecciones anticipadas. ¡Cachis la mar, qué oportunidad de forzar un adelanto electoral se ha perdido!.

Y en fin, la opinión pública y la opinión publicada han tenido su generosa ración de morbo, que justamente acaba en final feliz cuando el tema ya comenzaba a aburrir. Como al PP, a los consumidores de sensaciones fuertes les ha faltado un poco de sangre para dar colorido al asunto, pero no teman; barrunto que habrán ocasiones sobradas en el próximo futuro para que salten a los medios exclusivas de más secuestros, y esta vez con algún cuerpo destrozado a balazos o una cara chorreando sangre. Y es que las demandas de la audiencia son sagradas, aquí y en Somalia.

En cuanto a los pescadores, mis parabienes más sinceros. Al cabo son la única gente limpia en toda esta historia de mierda. Ya saben, en cuanto se apague el eco de la fiesta de bienvenida en sus pueblos, al barco y a seguir tentando la suerte. Es lo que tiene ser pobre, que o te joden un día o te joden otro.

En la fotografía que encabeza el post, el atunero Alakrana navega entre dos fragatas de la Marina de guerra española rumbo a las Seychelles.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Ignacio Ellacuría jamás será santo


Un artículo de Prudencio García en El País nos devuelve el recuerdo de un hecho trágico acaecido en El Salvador hoy hace justamente 20 años, un hecho que entonces sacudió la conciencia de muchos y ahora parece olvidado casi por completo: el asesinato colectivo de Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA), de otros cinco compañeros jesuitas españoles y de dos mujeres que les atendían en su residencia del campus universitario, cometido por fuerzas militares salvadoreñas en "misión especial".

El martirio de Ellacuría y los otros fue escandalosamente ignorado entonces por una jerarquía católica obsesionada en el descubrimiento de "comunistas infiltrados" en el seno de la Iglesia. A finales de los ochenta la llamada Teología de la Liberación estaba en retroceso en toda la América no anglosajona, en parte por causa de las persecuciones sufridas y en parte por su propia incapacidad para alumbrar o dar soporte claro a un proyecto político de cambio social real. Quizá por ello se consideró que era el momento de apuntillarla físicamente en aquellos países en los que la injusticia social propiciaba que la Guerra Fría se tornara caliente, allí donde había enfrentamiento armado entre quienes querían cambiar las cosas y quienes pretendían que todo siguiera como en los tiempos de la Colonia o incluso antes. Ya saben, la eterna dialéctica entre quienes lo tienen todo y quienes nada tienen que perder salvo sus cadenas, como decía Marx.

Pues bien, una de esas líneas de confrontación pasaba por El Salvador. Por una serie de circunstancias que sería prolijo narrar ahora, en el país salvadoreño de modo especial y en general en toda Centroamérica florecían las comunidades cristianas de base y los curas, monjas y hasta obispos comprometidos con la causa de los humillados y ofendidos de la tierra. Entendámonos, no se trataba tanto de curas trabucaires o guerrilleros al viejo estilo español, sino de personas muy formadas intelectualmente que llegaron al convencimiento de que de haber un Dios, no podía ser tan cabrón como para bendecir que entre 20 ó 30 familias explotaran en beneficio propio los recursos enteros de un país dejando en la miseria más penosa al resto de sus teóricos compatriotas.

Ya en los años sesenta y setenta hubo algunos asesinatos de curas a cargo de los eufemísticamente llamados "escuadrones de la muerte", meros "grupos de tarea" creados por el poder militar para desarrollar las acciones más sucias encomendadas por las oligarquías locales. Pero hasta la desaparición de Pablo VI tales crímenes no contaban con la bendición apostólica (recuerden aquella frase de Pablo VI cuando se enteró de que la oligarquía brasileña había puesto precio a la cabeza de mi paisano el obispo Pere Casaldàliga: "Quien toca a Pedro toca a Pablo"). Fue durante el pontificado de Juan Pablo II y su Cruzada anticomunista en Europa y América (librada en estrecha colaboración con la CIA y otras agencias de virtud más que dudosa), cuando los pistoleros uniformados o de paisano comenzaron a cazar "curas rojos" en la América del centro y del sur como si abatieran patos salvajes ("Sea patriota, mate un cura", era un lema pintado en las calles por la ultraderecha salvadoreña).

Entre las piezas cobradas en aquellos años destacan precisamente los casos del arzobispo Oscar Arnulfo Romero y de Ellacuría y los jesuitas de la UCA, amén de una legión de monjas (francesas en Argentina, norteamericanas en El Salvador), y seglares líderes de movimientos católicos de base (como Chico Mendes, en Brasil). Ninguno de los entonces martirizados ha subido a los altares, obviamente. Más que nada porque resultaba entonces y sigue siendo imposible ahora que fueran santificados por quienes habían permitido, consentido o según casos quizás ordenado, su alevoso asesinato. El brutal silencio del Vaticano en relación con esas "muertes de perro" es tan clamoroso como significativo.

Dado el tiempo transcurrido y la desinformación existente sobre estos asuntos, quizás alguien piense que gente como Ignacio Ellacuría en realidad eran soldados voluntarios de una guerra sin cuartel, personas que habían tomado partido en un conflicto armado. Nada más lejos de la realidad. Respecto a la guerrilla, Ellacuría se mostraba tan duro y exigente con las prácticas terroristas del FMLN salvadoreño como con las del ejército oligárquico. Nadie pudo probar nunca que los jesuitas de la UCA anduvieran en asuntos de armas. Es evidente que no les mataron por eso, sino porque ellos representaban una conciencia intelectual que no sólo movilizaba a la población salvadoreña sino que alcanzaba repercusión mundial, sobre todo a través de los medios europeos. Había que cerrarles la boca, que esa sí era el arma verdaderamente peligrosa que manejaban aquellos curas y a la que más temían los oligarcas salvadoreños y sus perros de presa uniformados.

Algunos años más tarde hubo un juicio, y militares de bajo rango fueron condenados a prisión. Una fantochada más, porque todo el mundo sabía que aquellos crímenes no fueron concebidos en el caletre fanatizado de un idiota con galones de teniente. Los asesinatos de que hablamos fueron ordenados por los más altos niveles de la jerarquía militar, eso ya es sabido: sus nombres han sido publicados, y sus rostros mostrados en reportajes televisivos. Pero tampoco son ellos quienes, al cabo, tienen la mayor responsabilidad. En realidad, los apellidos de quienes ordenaron a los militares esas acciones terroristas jamás se mencionarán ni se conocerán sus rostros, en aras precisamente a la "reconciliación nacional", y ello aunque sean bien conocidos: son los de las familias oligárquicas salvadoreñas, que naturalmente siguen disfrutando de un poder económico y social idéntico al de hace 20 años, cuando tal día como hoy Ellacuría y sus compañeros eran abatidos a tiros por militares salvadoreños a sus órdenes.

¿Entienden ahora por qué Ignacio Ellacuría jamás será santo?.

En la imagen, los cuerpos de algunos de los asesinados el 16 de noviembre de 1989 yacen sobre el césped de la UCA.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Zapatero divorcia a RTVE de Mediapro


La dimisión-despido de Luis Fernández, director del ente público Radio Televisión Española (RTVE), la radio y la televisión estatales, señala un punto de inflexión en la política mediática del núcleo duro monclovita. La apuesta que Zapatero y su círculo más próximo hicieron por Mediapro, el holding privado crecido a la sombra de la Moncloa, al punto de haber subordinado a los intereses de esta empresa incluso los propios de RTVE, no sólo no ha dado los resultados apetecidos sino que amenaza con arrastrar por el fango la credibilidad de la política del gobierno español en relación con las empresas mediáticas, y sobre todo la de los contenidos y la calidad de la información que se trasmite desde esos sectores considerados afectos al actual gobierno socialista.

El todo vale en materia empresarial y comunicacional, política que parece constituir la divisa de Mediapro en su lucha por hacerse un lugar al sol en el mundo mediático español, y su recurso continuo a probados métodos pedrojotescos y hasta a formas directamente extraídas de las usuales en los medios de la perrera mediática ultraderechista española, incurre directamente en el desagrado de muchos militantes y simpatizantes de izquierdas, y significativamente de los socialistas. En ese sentido, la guerra descarnada entablada con PRISA por el control del fútbol televisivo español, da abundantes pistas de cómo se manejan no sólo Roures y Barroso, amos y señores de Mediapro, sino también sus valedores político-empresariales, entre ellos, cómo no, la esposa de Miguel Barroso y objeto político promocional central de Mediapro, la señora Carmen Chacón, a la sazón ministra de Defensa y declarada aspirante al sillón de la Moncloa con la anuencia o no de Zapatero.

En los últimos años RTVE ha sido simplemente un muñeco en manos de los intereses de Mediapro, empresa que ha ido conformando no sólo parte de la programación de la cadena estatal, a la que vende directamente productos creados por ella, sino su propia línea político-informativa. Tras la victoria del PSOE en las elecciones de 2004, Zapatero puso a Carmen Caffarel al frente de RTVE, con el encargo de dignificar una corporación mediática a la que los sucesivos gobiernos del PP sumieron en el descrédito absoluto, y que además estaba arruinada económicamente por décadas de incuria, malversación y saqueo de los ingentes fondos destinados por el Estado español para su sostenimiento. Caffarel introdujo inmediatamente cambios que devolvieron calidad y frescura a los contenidos (significativamente los telediarios redujeron al mínimo la llamada "información deportiva", ampliando considerablemente la política y cultural), pero eso fue precisamente lo que acabó con su mandato: la audiencia televisiva reclama "pan y circo", y los ingresos publicitarios están directamente ligados a que la mierda reluzca en la pequeña pantalla en todo su esplendor sea cual sea la cadena sintonizada: contra más mierda se emite mayor es la captación de audiencia, y por tanto más grande es el trozo de la tarta publicitaria que se lleva la cadena emisora.

A Carmen Caffarel le sucedió Luis Fernández, que en su momento fue presentado como un "profesional" y un hombre de consenso entre el PSOE zapateril y el PP marianista. Monumental error de la derecha española, que pronto debió caer en la cuenta de que Fernández ni ponía ni quitaba rey pero servía con devoción a su señor. Tal ha sido su fidelidad a Moncloa que Fernández terminó por enfeudar RTVE a los medios de Mediapro, convirtiendo a la televisión estatal en una especie de sucursal-caja de resonancia de La Sexta, la cadena televisiva de Mediapro. Quizá nunca se sepa si Luis Fernández actuaba así siguiendo estrictamente el dictado monclovita o bien se trataba de la iniciativa propia de alguien más papista que el Papa, pero la subordinación de TVE a Mediapro llegó a tener momentos antológicos y de verdadera vergüenza ajena durante la pasada "guerra del fútbol" con PRISA.

El caso es que Mediapro, el enanito que quiso ser gigante, agoniza desangrado financieramente y con él sus apuestas mediáticas principales, creadas para competir con los buques-insignia de PRISA: el diario Público y la cadena televisiva La Sexta. La ruina económica de Mediapro es tan evidente, que en estos días andan rifando su división cinematográfica (que entre otros productos, parió hace dos años el carísimo espot publicitario en formato largometraje "Vicky Cristina Barcelona", un engendro nacido a mayor gloria del ego insaciable y de la cuenta corriente de Woody Allen), cuya venta a El Deseo, la productora de Pedro Almodóvar, se intenta ahora a la desesperada.

Por lo demás la conexión de RTVE con los intereses de Mediapro ha sido tan íntima, que Luis Fernández, director del ente público, llegó al extremo de ofrecerle al periodista Carlos Carnicero la dirección del diario Público, según éste dijo y pude escuchar en la tertulia nocturna de la SER el pasado 11 de noviembre. Imaginen la escena: un director de una cadena televisiva estatal ofreciendo a un periodista la dirección de un periódico privado. Vamos, como si hubiéramos vuelto a los tiempos del general Franco, con Fraga dirigiendo la propaganda del régimen y Adolfo Suárez su televisión.

Es en este contexto en el que Zapatero finalmente ha dicho basta, y Luis Fernández ha salido disparado por la ventana de RTVE. Los días felices de la relación de Mediapro con Moncloa parecen haber tocado a su fin, y una pista de eso la da el nombramiento como nuevo responsable de RTVE de Alberto Oliart, ex ministro de la UCD, hombre con cierto peso intelectual y supuesta equidistancia con los principales actores políticos españoles actuales, lo que dicho sea de paso da la impresión de que Zapatero le ha vuelto a vender al PP aquello de la futura neutralidad política de RTVE y éste se lo ha creído de nuevo.

A la caída en desgracia de Mediapro seguramente tampoco es ajeno el papelón de la ministra Carmen Chacón en la crisis de los pescadores españoles del "Alakrana", secuestrados en Somalia. Chacón pretendió usar la crisis como tribuna mediática desde la que ganar imagen, patrocinando una confusa serie de iniciativas contradictorias que han terminado por enredar el asunto hasta extremos ridículos y lo que es peor, cada vez con menos posibilidades de una salida que garantice la libertad de los secuestrados y que a la vez resulte airosa para el gobierno español. La prueba es que desde hace ya algunos días, Chacón ha sido marginada en el protagonismo de las explicaciones públicas sobre la crisis, cuyo peso ahora que van mal dadas han asumido los incombustibles Pérez Rubalcaba y Fernández de la Vega.

En resumidas cuentas a Mediapro se le acaba el oxígeno público, y su futuro empresarial y desde luego el laboral de sus trabajadores empieza a ser algo más que incierto.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Dejen en paz de una vez a los ricos



Hoy pensaba hablarles de las razones que llevaron a que en tal fecha como ésta pero de hace 20 años, el muro de Berlín se fuera al infierno por sí mismo y con él la mierda de sistema político que lo alumbró y al que protegía. También de cómo el pasado fin de semana ese verdadero muerto viviente que es el Partido Comunista de España (PCE) ha cooptado un nuevo secretario general, un pobre diablo cuyas luces parecen aún más escasas que las de su antecesor en el cargo -que ya es decir-, pero que posee un estupendo apellido de superhéroe que parece tomado de un tebeo de la editorial Marvel yanqui. Bromas de la Historia, ya ven.

En lugar de eso voy a hablarles de un señor muy fino y elegante, al que acabo de leerle una entrevista en la contraportada de El País que por poco me corta la digestión. El señor fino y elegante se llama don Juan Suárez de Figueroa, y ya en el titular de la entrevista dice esto: "En este país se está estigmatizando a los ricos". ¡Y qué razón tiene don Juan Suárez de Figueroa!. Si es que en este país al que unos llaman "Estado" y otros simplemente "Paña", ni Dios deja en paz a los ricos; fíjense que hay quien hasta pretende que los ricos españoles empiecen a pagar impuestos. Un acoso, realmente.

Y no crean que la opinión de este señor vale igual que la de cualquier mindundi, incluido este su seguro servidor. El señor Suárez de Figueroa sabe de lo que habla. Presidente de A&G Fondos, este hombre se dedica a gestionar dineros que otros le entregan para que él les haga aún más ricos de lo que son. El señor Suárez de Figueroa es pues un hombre generoso y desprendido, interesado sólo por el bienestar de sus semejantes ricos. La empresa del señor Suárez de Figueroa tiene la calificación triple A, la máxima nota que puede recibir en el mundo mundial un gestor de fondos. O sea que el señor Suárez de Figueroa (¿vieron que apellido de Conquistador?) está profesionalmente cualificado para desempeñar la actividad que realiza con la misma solvencia que, pongamos por caso, un Madoff.

Al señor Suárez de Figueroa le gustan los retos difíciles. Viene a decir que a él lo que le da morbo son los crash bursátiles, y que lo que ha aprendido es que "los mercados mutan". ¡Pardiez, y los meapilas fundamentalistas negando la teoría de la evolución! Dice el señor gestor de fondos con apellido de recio Descubridor que "no vale de nada intentar predecir qué van a hacer las Bolsas. Sólo funciona adaptarse a ellas". Dicho en cristiano: olvídense de intentar entender los mecanismos del sistema, y limítense a disfrutar de las oportunidades que ofrece a las aves rapaces asesoradas por empresas que tienen la triple A (por cierto ¿les suenan esas siglas? ¿será simple coincidencia o pura fijación en el servicio a los más ricos?).

De todos modos no crean que Suárez de Figueroa carece de corazoncito y sea inmune a las emociones, ni muchos menos. El 11-S, por ejemplo, parece que le supuso una "experiencia laboral difícil". De la experiencia laboral que tuvo el 11-M madrileño no dice nada, quizá porque dado que los atentados de ese día afectaron exclusivamente a trabajadores, inmigrantes y otros parias por el estilo quedaban fuera del radio de sus preocupaciones. En fin que según confiesa este experimentado gestor de fondos ajenos, hay momentos en los que se pone difícil pensar en "rentabilidades". Pero no se preocupen, el señor Suárez de Figueroa tiene la receta para hacer frente a esos momentos desde la altura de miras propia del profesional que es: "Hay que dejar las emociones al margen. Como los militares debemos cumplir nuestra misión". Con dos cojones, sí señor.

Por cierto, el señor Suárez de Figueroa gestiona también Sicav, esos vehículos financieros que permiten fiscalidades opacas a los muy ricos. Es decir, nuestro gestor triple A es especialista en el instrumento legal más usado por los que todo lo tienen y que aún así se empeñan en defraudar fiscalmente cuanto pueden. Aunque él lo ve de otro modo: "Hay mucha demagogia. En este país se está estigmatizando a los ricos", dice el señor Suárez de Figueroa. Ya se sabe, la envidia es un verdadero deporte nacional en el Estado español (o Paña, si prefieren), los pobres son así de cabrones. Y prosigue: "Parece que haber acumulado un patrimonio alto es un insulto. Detrás de estas personas hay historias de trabajo y esfuerzo". Bueno, mi abuela solía decir que nadie se hace rico trabajando, pero si el señor Suárez de Figueroa dice que llenándose los pulmones de plaguicidas bajo una carpa de plástico en un invernadero de El Egido uno llega a rico, pues habrá que creerle; al cabo, él es el experto en ricos y mi abuela fue simplemente una campesina pobre.

Naturalmente el señor Suárez de Figueroa tiene muy claro cúal es su papel en esta historia: "Nos pagan para tener un plan B", dice. Y también: "No contratan mis servicios por tener la razón, sino por hacer ganar dinero a mis clientes". Así da gusto, con profesionales como el señor Suárez de Figueroa todo queda meridianamente claro.

Lo que se debe haber reído el señor Suárez de Figueroa cuando haya oído el primer discurso del pardillo que acaban de poner al frente del PCE.

martes, 3 de noviembre de 2009

La cultura europea de luto. Fallecen López Vázquez, Francisco Ayala y Lévy-Strauss


En menos de 24 horas las páginas culturales de los principales diarios se han convertido en una sucursal de la sección que acoge las necrológicas. Todavía andamos con el corazón encogido por el fallecimiento del actor José Luis López Vázquez cuando nos enteramos de que acaba de morir el escritor Francisco Ayala, y hace apenas unos minutos acabo de leer en la edición electrónica de El País que también se ha ido en las últimas horas Claude Lévi-Strauss, quizá el último "maître à penser" europeo.

Los tres tienen en común la avanzada edad a la que han desaparecido: 87 años López Vázquez, los 103 Ayala, y 100 justos el antropólogo y filósofo judeofrancés. Al menos nos queda el consuelo de que sus largas vidas les han dado ocasión de desarrollar sus talentos y dejarnos un legado amplio y enjundioso, del cual podremos seguir disfrutando aunque su presencia física se haya extinguido para siempre.

Efectivamente, la longevidad, capacidad de trabajo y lucidez de los creadores culturales aludidos nos han garantizado consuelo por su ausencia, que podremos aminorar gracias al material audiovisual e impreso en que nos han quedado sus respectivas obras. Así, podremos seguir disfrutando por mucho tiempo de López Vázquez interpretando esos personajes "clase media baja", que son pura sociología del franquismo observada desde la mirada analíticamente precisa y ferozmente divertida de los guiones de Rafael Azcona; de Francisco Ayala nos quedará su narrativa de gran aliento, que retrata descarnadamente un mundo moderno entre el existencialismo y Kafka y de modo singular la Guerra de España (en la que los fascistas asesinaron a casi toda su familia), y la dictadura inmisericorde que la sucedió y fue responsable de su largo exilio; y de Lévy-Strauss, sus trabajos sobre lingüística estructuralista (que alguna vez maldije cuando era estudiante por su densidad, y más tarde aprendí a apreciar por eso mismo), y sus decisivas aportaciones posteriores a la construcción de una antropología estructuralista, que introduce conceptos tan sugestivos como la estructura clánica como origen real de las sociedades humanas organizadas.

En resumidas cuentas y aunque la cultura europea en general y la española en particular hayan sido tronzadas hoy por la muerte de modo tan severo, al separar de su tronco algunas de su ramas más productivas en cantidad y calidad, hemos perdido a los hombres pero nos quedan sus obras. Quizá haya ahí cierto consuelo, como decía antes; en todo caso, por intentarlo que no quede.