lunes, 14 de diciembre de 2009

Al ratoncito independentista catalán sólo puede cebarlo Madrid


Al final, y como en el poema cervantino, tras el supuesto "Día D" de Catalunya hacia la independencia "no hubo nada". Para llamar a las cosas por su nombre, el resultado de tan magno esfuerzo cabe considerarlo como un fiasco notable: apenas el 27% de los llamados a las urnas acudió a votar. Y eso que los referéndums locales se desarrollaban en su gran mayoría en pequeñas poblaciones de la llamada Catalunya Catalana, el ámbito sociopolítico catalán inequívocamente rural, conservador, católico y nacionalista.

Visto lo visto, ya han comenzado las bofetadas entre los promotores. Alfons López Tena, jurista que formó parte del Tribunal Constitucional español, ha pedido que no se mezclen los resultados en la zona liderada por él, la comarca de Osona, donde el referéndum alcanzó el 41% de participación, con los habidos en las otras partes de Catalunya donde se votó ayer. "Pido que nuestros datos no se incluyan en los que ofrece la denominada coordinadora nacional. Es un magma mal organizado, mal planteado y hecho desde el sectarismo y la exclusión", dice hoy López Tena. Pues vaya compañías, las del señor jurista.

Y es que el objetivo a nivel nacional (sí, nacional, es decir, catalán) lo habían fijado los promotores en el 40% de participación. Se han quedado nada menos que a 13 puntos. Y ello a pesar de que en los últimos días tanto los medios de comunicación supuestamente gubernamentales (la CCRTV) como privado-paragubernamentales (RAC), además de la prensa escrita nacionalista -escasa a nivel nacional pero abundante en las comarcas-, se volcaron para conseguir la movilización en pro del voto favorable a la independencia. Muy desesperados se les veía a los promotores ya hacia el final de la semana pasada, cuando tuvieron que saltar a la palestra gente como Joan Puigcercós (ERC) o el inefable Felip Puig (CDC) para reclamar que la ciudadanía acudiera al simulacro.

En resumidas cuentas, se diría que en realidad la apuesta no es que no haya movilizado los nacionalistas de diverso registro, es que ni siquiera ha conseguido movilizar a todo el electorado independentista. Muchos entre estos seguramente son conscientes de la razón que asistía a Artur Mas, heredero político de Pujol y líder por delegación de CiU, cuando en una entrevista a El País dada el 29 de novembre pasado afirmaba "Tenemos contrastado con estudios sociológicos que en una consulta en toda Cataluña ganaría el no. Sería un error convocarla para evidenciar ante España y todo el mundo que Cataluña lo que quiere es simplemente ser española. Eso llevaría al país a la derrota. Si se puede plantear en el futuro, ya se verá. En CiU hay opiniones diferentes." Ese convencimiento de que los catalanes no estamos por la labor, es el que ha llevado a los partidos nacionalistas parlamentarios a "hacer como si" apoyaran los referéndums de este fin de semana pero sin implicarse realmente en ellos, dejando su organización y promoción en manos de la pléyade de grupos y grupúsculos que se reclaman independentistas y que en general carecen de otro proyecto político que el abandono del Estado español; escaso bagaje en tiempos de tribulación económica y social.

Así, de los 700.000 ciudadanos teóricamente llamados a las urnas, sólo acudieron 200.000. Destaca la escasa participación en los municipios de mayor población, con el 25% de participación de Sant Cugat (60.000 habitantes) y un magro 15% en Vilanova i la Geltrú. En Vic, la vieja capital carlista, el corazón de la Catalunya "catalana", donde se esperaba una participación abrumadora, el referéndum sólo atrajo a las urnas al 41% de sus potenciales votantes. En resumidas cuentas, si esto no es un desastre se le parece bastante.

Ocurre sin embargo que uno de cada cuatro ciudadanos de Catalunya manifestaron ayer libre y democráticamente su voluntad de que su país tenga un Estado propio, lo que además de ser muy respetable desde el punto de vista democrático obliga a quien proceda a extraer conclusiones políticas. Sucede también que en realidad quienes en este país comparten de un modo u otro esa aspiración son bastantes más de los que ayer votaron a favor de la propuesta sometida a referéndum, y que aún serian muchos más aquellos que en caso de percibir cegada toda vía de articulación con el Estado español basada en el respeto a la peculiaridad cultural y política y sobre todo a las necesidades sociales y económicas de los catalanes, podrían terminar por inclinarse a favor de la opción independentista. Circunstancia que quienes manejan órganos de poder como el Tribunal Constitucional, los medios de comunicación españoles y el Partido Popular, entre otras verdaderas fábricas de nacionalistas y de futuros independentistas catalanes, deberían tener en cuenta.

Lo que ayer vimos alumbrar en Catalunya fue desde luego un ratoncito, pero si "Madrid" (el "Estao" casticista y reaccionario) se empeña en alimentarlo, puede convertirse en una auténtica montaña.

En la imagen, un grupo de manifestantes sostiene la versión más reciente de la bandera independentista catalana.

3 comentarios:

ximo dijo...

Primero, estoy hecho un lio en cuanto a la terminología, no se si denominarlo referendum o consulta, lo primero parece que da la razón a los que tratan de desligitimar en todos los sentidos ( legales y politicos ) el dia de ayer en tanto realmente no se puede denominar así, y consulta parece que le restara importancia o valor.
En cualquier caso, no me parece que en una consulta de estas características, convocada por y para independentistas, no acudan a votar la inmensa mayoría de ellos, como, por otra parte, demuestran los resultados del SI.
A mi me parece que es tan evidente que los partidarios del No se han quedado en casa como que los del SI han acudido en masa. Al menos en la foto a dia de hoy, otra cosa sería en un referendum con todas las consideraciones de tal, en los que la campaña podría captar algun que otro NS/NC hacía uno u otro signo.
Efectivamente, los resultados de participación quizas no hayan sido los deseados ( quizas si los esperados ), pero se equivoca el que quiera quitarle importancía a lo ocurrido ayer en Catalunya.
200.000 personas ( menores de edad y immigrantes también lo son ) mobilizadas sin campañas masivas en los medios de comunicación, son muchas personas; ya se que no se puede hacer la extrapolacíon al total de Catalunya por estar circunscritas las consultas a determinadas comarcas, pero en el caso de una consulta general, los partidarios del Si se podrían multiplicar por cinco perfectamente. No como decía el listillo de Carlos Herrera esta mañana en la radio, para él 200.000 eran pocos en relación al total de catalanes.

Rafael del Barco Carreras dijo...

TRAS EL ENSAYO POR LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA… EL ESTATUT.



Rafael del Barco Carreras



Cuando se flota en una romántica, para los más, e interesada para unos pocos, irrealidad, se cae de bruces… y puede que alguien haya pinchado el globo. Nuestros políticos son únicos manipulando sentimientos. Manipulaciones a tres bandas, con interesado Tripartito. Toda la trompetería en danza, incluido el miedo de LAS ANTORCHAS y el éxito del BARSA. Quizá sería elevarlo a digno de Maquiavelo atribuir a Zapatero, o a su equipo, urdir y alentar esas consultas antes de soltar el ESTATUT, que dicho sea de paso nos trae al pairo a la MAYORÍA DE LOS CATALANES. Nadie se partirá el belfo porque en ese texto haya una o varias palabras sobrantes, y menos si en el reparto del ENORME DÉFICIT PÚBLICO Y ENREDO FINANCIERO CATALÁN Y ESPAÑOL les permiten meter más mano en la caja y aumentar el agujero. Es de notar que el Estatut se aprobó y votó en plena burbuja financiero-inmobiliaria, y sus promotores pudieran no gozar del predicamento de hace tres años. Una caja que depende más de la paciencia de los europeos que de los deseos de Zapatero por contentar a quienes pueden mantenerlo en el Poder o defenestrarlo. Y los europeos ni de lejos entrarán en el juego de cuánto deben por separado españoles y catalanes. Que el agujero catalán es insostenible se desprende subliminalmente del nerviosismo de los profesionales locales de la Política cuando amenazan con la debacle (y antorchas) de no aprobarse el texto por el Tribunal Constitucional. Y aunque se aprobara, con y por la crisis, recaudarían menos de lo esperado y necesario, por lo tanto la DEBACLE es posible con y sin Estatut. Elucubraciones tan válidas como otras.

Después de lo visto en ese simulacro en que los románticos del catalanismo se han lanzado a la calle creyendo que tras ellos iban no el 30 por ciento del Pueblo sino el 100 por 100, me atrevería a asegurar que un ESTATUTO RECORTADO no provocaría mas allá de unas masivas manifestaciones de conducidos adictos. Con Barcelona, comarca y ciudades importantes, los trescientos mil, mucho para las cámaras y poco para la realidad y las URNAS. Recuerdo las de hace veinticinco años, con más o menos la misma cifra, ante la posibilidad de meter de nuevo en la cárcel a Jordi Pujol, y no por enaltecimiento del separatismo y la bandera catalana, sino porque Banca Catalana era una verdadera estafa. Perfecta manipulación. Aun guardo una póliza de compra de acciones que lo demuestra, y por lo que se condenó (condenas simbólicas) a su consejo de administración. La historia se repite, con otro disfraz y cifras multiplicando por decenas las de la Banca.

Y llevando el ascua a mi sardina, aseguraría que si esa mayoría absoluta, convertida en SILENCIOSA por una entelequia democrática, pudiera votar para barrer a TODOS LOS PROFESIONALES ACTUALES DE LA POLÍTICA, lo haría con MAYORÍA ABSOLUTA, pero por desgracia no existe el camino legal, por lo de “atado y bien atado”, y al igual que los separatistas, deberemos seguir aguantando. ¿Hasta cuándo las PRIMARIAS Y LISTAS ABIERTAS?

Joaquin dijo...

Sr. del Barco,
Mire, de joven, un servidor era madridista, ahora soy agnóstico futbolístico; le digo esto para mayor reforzamiento de mi postura.
Vd. Sr. del Barco ( ¿ o le llamo Vaixell? )cuando escribe Barça como Barsa se está descalificando de manera absoluta. He podido comprobar que no se trata de un error circunstancial sino que está hecho con toda la mala intención, pués he visto que en su blog en más de una ocasión hace lo mismo, además de a Laporta llamarle "Juan". Como dijo Carod, con más razón que un santo, " Jo me llamo Josep Lluis, aquí y en la China". pues eso.
No se cual será su sardina a la que arrima el ascua, pero a mi lo que me recuerda es cuando en la COPE ( ahora no ) a Durán i Lleida le llamaban "Durán y Lérida"