jueves, 21 de mayo de 2009

A sus órdenes, señor Camps


Imágenes escandalosas vistas en Televisión Española.

Ayer por la tarde me referí en el blog de Manolo Saco al modo “a zu ódennes mi jefe” conque los guardias civiles despidieron al imputado por corrupción Francisco Camps cuando salió del juzgado, según se vio en el telediario del mediodía. A propósito de esto, vean la portada en la edición papel de El País de hoy reproducida arriba: da vergüenza ajena.

Pues hay mucho más. Mientras Camps declaraba, afuera del edificio ocupaban las aceras dos grupos enfrentados, uno de ciudadanos llamando chorizo a Camps, el otro de lacayos del PP jaleando a su “presidente”. Un hombre vestido con blusa negra sostiene un papel sobre el pecho que llevaba escrita la palabra “corrupción”, creo recordar. Uno de los lacayos del PP se le acerca a la carrera, agarra el cartelito y lo destroza. Al revolverse el agredido, inmediatamente cuatro o cinco policías nacionales se abalanzan sobre él y lo inmovilizan con placaje colectivo estilo rugby, mientras el agresor brinca y se chancea de la escena a sólo unos palmos de ellos. ¿Policías o guardaespaldas de Camps?. Más: Cuando Camps de introduce en el coche, un cordón de policías nacionales corta el paso con bastantes malos modos a los periodistas y cámaras que pretenden acercarse al vehículo del imputado. ¿Policías o guardaespaldas de Camps?.

La traca: llega a declarar Alvaro Pérez alias el Bigotes, y a su paso toda la tropa de guardias civiles presentes en la puerta del juzgado le sonríen e inclinan la cabeza respetuosamente. Ante el Bigotes, es decir, ante el cabecilla de una gigantesca trama de corrupción instalada en el territorio donde estos señores se supone que prestan servicio protegiendo a los ciudadanos de los delincuentes. ¿Policías o guardaespaldas de Camps?.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Joaquim.
Los policias siguen siendo los mismos de siempre, unos pobres ignorantes que tratan con respeto a quien tiene dinero. Admiran a los grandes ladrones y si tienen algo de poder con mas motivo. Al tiempo que destrozan a patadas y golpes al pobrecillo muerto de hambre que roba cualquier cosilla para subsistir.

Es muy indignante y en este pais las cosas seguiran así por mucho tiempo.
Cuestión de cultura y de que se olviden las malas mañas que todavia quedan del franquismo.

Un cariñoso saludo
Marian

Editor dijo...

¿Sabes lo que más me fastidia? Descubrir que algunas letras de canciones que Quico Pi de la Serra cantaba a principios de los años setenta y trataban estos asuntos, siguen hoy plenamente vigentes.

Un saludo cordial.

Juan dijo...

¿Y luego dicen que el 11-M fue un complot de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado?