martes, 26 de mayo de 2009

Teodoro Obiang, el caníbal petrolero


Una información de Televisión Española de ayer mismo anunciaba que Teodoro Obiang, el sátrapa que canibaliza Guinea Ecuatorial, está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción española debido a sus negocios e inversiones en el ladrillo (construcción inmobiliaria salvaje) en este país.

La nota, escueta, dice: "La Fiscalía Anticorrupción ha pedido a un juzgado de Las Palmas que investigue las cuentas bancarias y las propiedades que el entorno del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, habría adquirido en España. Sospecha que el dinero puede proceder del desvío de fondos procedentes del petróleo para su posterior lavado en España".

Obiang, dictador de uno de los países más pobres de África, es uno de los hombres más ricos del mundo, según la revista "Forbes". A sus ingresos tradicionales procedentes del saqueo de los recursos de su país, ha sumado en los últimos años los generados por la explotación de las ingentes reservas petrolíferas descubiertas en el país africano, gestionadas por empresas norteamericanas (Exxon y Texaco, principalmente). Guinea Ecuatorial cuenta apenas con un millón cien mil habitantes, y sus ciudadanos podrían figurar entre los más ricos del mundo si las comisiones y sobornos que pagan las petroleras llegaran a todos y no se quedaran exclusivamente en los bolsillos de Obiang, su familia y su corte; de hecho, el 65% de los ecuatoguineanos malviven en la más absoluta pobreza.

La realidad de Guinea Ecuatorial es un escándalo del que raramente se hacen eco los medios internacionales ni, por supuesto, los españoles. La antigua colonia y su metrópoli carecen hoy de lazos que les unan, salvo los que representan algunos empresarios españoles sin escrúpulos que ya explotaban el pequeño país en la época franquista. Obiang sigue en el poder merced a la cobertura exterior que le brinda EEUU. En un país que carece de unas Fuerzas Armadas reales, la seguridad de Obiang está confiada a una guardia militar marroquí. Su policía, sin embargo, es altamente eficaz para amedrentar a una población empobrecida y carente de esperanza. Por lo demás, en Guinea Ecuatorial no hay oposición política que merezca ese nombre: de hecho, podría decirse que en Guinea Ecuatorial ni siquiera hay política.

Es curioso que ahora que está tan de moda la "justicia internacional" impulsada desde la Audiencia Nacional española, a nadie ahí se le haya ocurrido procesar a este energúmeno por los crímenes de toda laya que a lo largo de tres décadas han afectado no sólo a ecuatoguineanos, sino también a ciudadanos españoles. Para prenderlo bastaría con enviarle unas parejas de la Guardia Civil; esa sí que sería realmente una acción humanitaria internacional. Ocurre sin embargo que hoy Guinea Ecuatorial es una colonia administrada por el Departamento de Estado norteamericano por cuenta de las grandes petroleras yankis. Guinea Ecuatorial es un gigantesco barril de petróleo, integrado en la reserva estratégica mundial de crudo férreamente controlada por los EEUU. Su futuro pues, con Obiang o sin Obiang, es más que problemático.

En la fotografía, un policía de Obiang machetea a un ciudadano en plena calle de una población ecuatoguineana no identificada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡Que repugnacia me inspira que se de luz verde al enriquecimiento de estos asesinos mientras la mayoria se muere de hambre!!!.

Deberia de desaparecer el dinero y dar paso al trueque. Muchas guerras y bestias-rapaces-hombres, desaparecerian. Pienso yo.

Marian

Editor dijo...

Como pueden comprobar en el mapa de FEEDJIT, parece que hoy se han registrado varias entradas en este artículo procedentes de Guinea Ecuatorial, concretamente desde un lugar no identificado situado al este de Bata, la capital del país, y al sur de una población llamada Ayamiken.

Dado que no creo que en Guinea Ecuatorial haya acceso libre a Internet -en realidad, dudo mucho de que exista siquiera la posibilidad de acceder a Internet fuera de ámbitos oficiales-, deduzco que mi post ha tenido el dudoso honor de interesar al entorno de Obiang.

Editor dijo...

Nueva entrada a este artículo desde Guinea Ecuatorial. Esta vez se ha producido desde algún lugar en las cercanías de Malabo, la capital del país, situada en el norte de la isla de Bioko.