jueves, 7 de mayo de 2009

Los ladrones van a la Universidad


Dice la prensa de estos días que Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, ex hombre de confianza de Jesús Gil y uno de los mayores ladrones que ha alumbrado España, amén de ex pareja de la folklórica Isabel Pantoja y por tanto personaje habitual de la prensa del bajo vientre, ha sido contratado por la Universidad Rey Juan Carlos I como ponente en un curso sobre "La corrupción política en España".

No hay duda de que para lograr que se hable con conocimiento de causa sobre un tema lo mejor es confiar en los expertos, y quién como Julián Muñoz puede hablar en este país sobre corrupción política e incluso sobre corrupción a secas. Además Muñoz no estará solo al frente de ese curso. La Universidad organizadora cuenta así mismo con otros prestigiosos bandidos, todos ellos convictos de corrupción en grado superlativo, en calidad de integrantes del equipo ponente. Destacan entre otros los nombres del conocido showman-estafador José María Ruiz Mateos y de Juan Hormaechea, ex presidente de Cantabria; Jesús Gil no puede asistir por razones obvias (lleva muerto unos cuantos años), pero estará representado por alguien que conoce a fondo sus andanzas. También estará Esperanza Aguirre, la dirigente del PP a quien los gánsters del ladrillo madrileño compraron el cargo que ocupa tras sobornar a dos diputados socialistas; seguro que junto a Muñoz, Ruiz-Mateos y los otros, la Aguirre se encontrará a sus anchas. Y en fin, al parecer no han sido invitados Correa, el Dioni y El Pocero; quizá los reserven para el curso máster.

La noticia es realmente asombrosa. Es de admirar la jeta de cemento armado que lucen los responsables de la Universidad Rey Juan Carlos I, en su imaginativa búsqueda de temas atractivos mediante los cuales competir con la pléyade de cursos organizados en verano por las instituciones universitarias españolas. Los cursos de verano se han convertido en una forma de recaudar dinero y de conseguir "visibilidad" en los medios; ganchos lamineros en suma, para atraer nuevos estudiantes. En esa loca e interesada carrera, aproximar los contenidos y los protagonistas de los cursos a los ofrecidos desde los programas televisivos rosas -también llamados del corazón o, más precisamente, del bajo vientre- como modo de atraer la atención universal, resulta de una impudicia y una falta de ética escandalosas.

Puestos a invitar a ponentes de solvencia en estas lides, los de la Juan Carlos I deberían haber encargado la coordinación del curso a José María Aznar, que como todos sabemos está muy puesto en eso de dar clases en universidades. Aznar podría explicar allí su política de privatizaciones, mediante la que entregó el patrimonio empresarial público español a gente de su confianza política, y también cómo malversó fondos públicos para comprar voluntades de congresistas norteamericanos a fin de que el Congreso de EEUU le concediera su medalla (lo que finalmente, ni siquiera logró). Además, Aznar como ponente en una universidad tiene una ventaja insuperable: los organizadores siempre le pueden exigir que en vez de cobrar sea él quien pague por dar clases, tal como se ha acreditado que ocurrió en Georgetown durante su breve período como "profesor invitado" con cargo al erario público español.

Ya que se invita a ladrones para que den clases, al menos que lleven al de mejor currículum.
En la fotografía que ilustra el post, aparece Aznar disfrazado con arreos universitarios y escoltado por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y Francisco Camps, el presidente autonómico valenciano imputado en la trama Correa de corrupción en las Administraciones públicas gobernadas por el PP.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy he oido decir a alguien, que para ser feliz, hay que estar muy contento de si mismo y no importarle nada la opinión de los demás. Aznar, y toda esos patanes intelectuales que la univ. ha invitado deben ser felicísimos.


Marian

José dijo...

Que tres patas pa un banco, madre mia, solo falta "El Bigotes" y el cartel de "Las Corsarias" y ya es para morirse. Bueno, este es nuestro "centro-derecha" y otra cosa no hay.

Gracias por el post.

Editor dijo...

Gracias a vosotros por vuestra fidelidad.

Y efectivamente, esto es lo que hay en la derecha española.