domingo, 30 de diciembre de 2007

Días de furia y rosas


Bernardo Bertolucci rodó en 2003 "The dreamers" (Los soñadores), una revisión con mirada actual de los días del Mayo Francés de 1968. Ayer, Barcelona Televisió tuvo a bien ofrecérnosla a sus escasos seguidores, si bien en ese horario para crápulas insomnes al que todas las cadenas televisivas españolas confinan las películas no lesivas para la inteligencia humana.

Se trata de un Bertolucci menor, pero no por ello menos interesante. Por encima de la anécdota que plantea -un triángulo juvenil en pleno fragor de la revuelta parisina de 1968-, aparecen temas que son recurrentes en la filmografía del director italiano, aunque una vez más nos sorprenda buscándoles nuevos enfoques: las relaciones de poder entre las personas, el sexo como investigación y subversión, la imposibilidad de hurtarse al momento histórico que nos ha tocado vivir y a los avatares que arrastra consigo... Bertolucci maneja con firmeza a los tres jóvenes protagonistas, haciéndoles moverse entre el espacio cerrado de un piso burgués parisién arquetípico y unas calles donde vuelan los cócteles molotov y la policía carga como autómatas lubricados con odio: de la cama a la manifestación y vuelta a empezar, los tres jóvenes viven una experiencia claustrofóbica que sólo el compromiso con la lucha podrá finalmente romper.

Ya digo que no me pareció el mejor Bertolucci -nada que ver con "El último emperador", "Novecento" o "El último tango en París"-, pero sí un filme estimable, sin concesiones a la militancia ni al sentimentalismo; una mirada de hoy crítica, tierna y distanciada de unos días que parecía iban a cambiar el mundo, y en realidad apenas cambiaron los hábitos sexuales de una generación. Lo cual, a la postre, tampoco es que sea poco.

A destacar Eva Green, la joven actriz que protagoniza esta cinta llenándola con su presencia perturbadora, inocente y perversa a partes iguales; maravillosamente "femme francaise", Eva Green no es sólo un cuerpazo clásico sino sobre todo una personalidad que se adueña de la cámara y la hace girar en torno suyo, como giran los dos muchachos que la acompañan en la película.

2 comentarios:

il parra dijo...

Hola:
navegando por la red he visto tu blog, me he parado para descansar y lo he explorado, es muy interesante. Ahora continuo mi viaje. Cuando quieras ven a ver mi blog. Ciao.

Editor dijo...

Gracias por tu visita. Espero que nos volvamos a encontrar pronto!

Un saludo.