jueves, 5 de marzo de 2009

Matar homosexuales puede salir gratis en España


La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a Jacobo Piñeiro, convicto y confeso del asesinato de dos gays de Vigo, a 20 años de prisión por incendio premeditado, único delito del que el jurado popular encontró culpable al acusado.

Según el jurado, Piñeiro actuó en "defensa propia"al ser presa de un "miedo insuperable" a que le violara la pareja de gays a los que había conocido en una noche de juerga, y a los que acompañó por propia voluntad a su apartamento. Una vez allí, el "miedo insuperable" le llevó a asestar 57 puñaladas a las dos víctimas.

El incendio en el piso lo provocó Piñeiro para borrar las huellas del doble crimen. Con esa misma voluntad llenó una maleta con objetos de valor a fin de fingir un robo, delito del cual ha sido también increíblemente absuelto.

Está claro que el jurado popular dictó sentencia desde los prejuicios más bestias y arraigados fruto de un machismo demente y trasnochado, y que sigue urecurriendo a los testículos para razonar. Una pena, en pleno siglo XXI. Pero no todo en este caso es machismo y homofobia. Resulta alucinante que se absuelva a alguien de dar muerte a dos semejantes después de haberse probado que les asestó medio centenar de puñaladas, y en cambio se le condene a 20 años, una de las penas mayores del Código Penal español, por quemar una vivienda, acto que aún constituyendo un delito grave, no resiste comparación posible con arrebatarle la vida a otros seres humanos a cuchilladas y haciendo gala de un enseñamiento que parece sacado de los grabados de Goya sobre los desastres de la guerra.

Así que quemar un piso es más grave que matar a una persona. ¿Pero qué idea de justicia tienen los señores y señoras que integraron ése jurado popular? ¿nadie va exigirles responsabilidades? Y por cierto ¿quién seleccionó a semejante tropa para actuar como jurado?. Se supone que antes de ser aceptados como miembros de esa institución hubo una entrevista previa selectiva. ¿Tampoco se le van a pedir responsabilidades al "experto" entrevistador, que al parecer fue incapaz de percibir los prejuicios homofóbicos de la pandilla convocada?.

Parece que finalmente el fiscal del caso interpondrá recurso para que se anule el juicio. Si queda algo de cordura en los aparatos judiciales españoles, lo más probable es que el juicio termine repitiéndose con un jurado popular distinto.

O tal vez no suceda así, y en ese caso tampoco habrá que admirarse demasiado. Casi nada de que lo que pueda salir de un tribunal español es ya motivo de sopresa.

3 comentarios:

Juan dijo...

En España (por cierto, la nombro luego no soy tonto ¿no, señor Bono?) hay tantas cosas que a determinadas personas les sale gratis que una más no importa y menos si se eliminan degenerados, enfermos y lobbys. España, esa grande y libre es un paraíso de placidez para los de siempre: jueces, herederos del franquismo, privilegiados (intelectuales con prebendas), banqueros y nuevos ricos de la construcción, del espionaje y del chantaje. Para los demás sigue siendo lo mismo de siempre: un verdadero dolor. Justicia para este chico, ¡YA!

Anónimo dijo...

Con el recurso para que se anule el juicio, quizá se le conmute la pena de 20 años porque les parezca excesiva. Hay que fastidiarse que dos seres humanos sean apuñalados por un demente, nazi probablemente, y no se le condene por dos asesinatos a este h... de p...

Marian

Editor dijo...

Vamos a ver que pasa y si finalmente se revisa el juicio, que supongo que sí en vista del escándalo público que con toda justicia se ha liado.

De todos modos, si su actuación le sale gratis al "jurado popular" éste, que es lo más probable, me temo que continuarán produciéndose animaladas judiciales como la comentada.