sábado, 12 de enero de 2008

Angel González ya es memoria de todos


De repente, como un invierno sobrevenido en estos tiempos de cambio climático, se ha ido Angel González, casi sin avisar. Oía esta mañana a Javier Rioyo explicar sorprendido que ayer mismo estuvo visitándolo en el hospital, y la buena impresión que le produjo verlo animoso y lúcido, leyendo una novela de Martínez de Pisón, comiéndose un segundo yogur de postre y suspirando por fumarse un cigarrillo en cuanto llegara a casa. Horas después el poeta fallecía.

Angel González, el mayor poeta en lengua castellana vivo -hasta ayer- ha sido la voz más machadiana de la poesía española. En sus versos desgrana un profundo compromiso con el Hombre y su Tiempo, ejercido desde una escritura sencilla y contundente, al modo en que don Antonio escribió sus versos inmortales. Como su maestro, el poeta asturiano buceó en la reflexión sobre la intimidad del individuo sin olvidar por ello la preocupación por la dimensión social de las cosas. Parafraseando a Ortega, podría decirse que Angel González ha sido un poeta hondamente interesado por el hombre y su circunstancia social.

La biografía de Angel González se resume en una frase: fidelidad a sí mismo y a sus ideas. Hombre de izquierdas, rebelde, inquieto, llano, sin recovecos ni aspavientos. Se fue de aquí harto de la peste a podredumbre que exhalaba la España franquista. Profesor afable y accesible, hace unos años explicaba muerto de risa en en la radio que después de media vida en EEUU no hablaba una palabra de inglés, porque esperaba que sus alumnos de la Universidad de Nuevo México dominaran el idioma cuya literatura él explicaba y ellos habían elegido conocer, el castellano.

Como creador, la producción entera de Angel González ha merecido de los años cincuenta a hoy toda clase de reconocimientos y galardones, sin que se operara cambio alguno en su carácter y en su estar entre sus semejantes: un ejemplo para el mundo literario, tan poblado de engreídos y perdonavidas. Faro de nuevas generaciones -pienso en Luis García Montero, por ejemplo- , la poesía de Angel González se revalorizará aún más si cabe con el paso del tiempo. Para empezar a conocerle o para conocerle mejor, les recomiendo el que creo es su último libro, "Otoño y otras luces" (Tusquets. Barcelona, 2001), premonitoriamente publicado en una colección a la que la editorial llamó "Nuevos textos sagrados".

Con todo, seguramente su poema más célebre, aquél en el que exprime toda su capacidad para el análisis social irónico y que recuerda inmediatamente al Antonio Machado de los "Proverbios y cantares", sea estas "Glosas a Heráclito" que les dejo a modo de despedida de nuestro Angel.


GLOSAS A HERÁCLITO

1
Nadie se baña dos veces en el mismo río.
Excepto los muy pobres.

2
Los más dialécticos, los multimillonarios:
nunca se bañan dos veces en el mismo
traje de baño.

3
Nadie se mete dos veces en el mismo lío.
(Excepto los marxistas-leninistas).

4
Nada es lo mismo, nada
permanece.
Menos
la Historia y la morcilla de mi tierra:
se hacen las dos con sangre, se repiten.

6 comentarios:

manolosaco dijo...

Joaquim, hoy no fue un gran día para la poesía... o sí. A veces los poetas tienen que morirse para que la gente los descubra. Mi homenaje hoy a Ángel González será releerlo.

Editor dijo...

Tienes razón Manolo, quizá los días como hoy sean el precio a pagar porque la cultura se extienda entre nosotros.

Seguro que el hecho de tener que morirse para que mucha gente repare en que ha existido y en su importancia como poeta, le provocaría a Angel González un poema irónico y divertido.

Gracias por la visita, vuelve cuando quieras.

Marian dijo...

Al Terminar de leerte y encender la CNN he tenido la suerte de escuchar en la voz de Angel Gonzalez dos preciosos poemas suyos.
Tambien contaba parte de su vida, con mucha sencillez, gracia e ironia. Y como tu muy bien dices, lejos del engolamiento que caracteriza a tantos "intelectuales". ¡Qué pena que desaparezcan personas como Angel!.
Yo habia leido poemas suyos pero no conocia su vida, y me ha hecho gracia saber que durante un tiempo fué funcionario y que pasaba mucho tiempo leyendo o escribiendo casi a escondidas, en lugar de hacer su trabajo oficial.
Yo he sido funcionaria y tambien la mayor parte del tiempo me lo pasaba leyendo. Tambien a escondidas. En dos ocasiones me pillaron con el libro en la mano y dió lugar a los comentarios siguientes: (Tengo que advertirte que aqui en Chiclana no tuve mas remedio que meterme con los militares, en la Marina, pues no habia otra cosa y tenia que ganarme la vida) Una de las veces estaba leyendo "San Genet, comediante y martir" de Sartre. Pasó por allí un C. de Navio y despues de examinar el libro me dijo: Vaya Marian, lo último que yo imaginaba de ti es que leyeras vida de santos.
En otra ocasión el libro era "En busca del tiempo perdido" y mi Jefe me dijo: Está muy bien que estudies la forma de no perder el tiempo.
Cómo comprenderás en cuanto se me presentó la ocasión mandé a paseo, aún haciendome mucha falta el dinero, a tan insignes compañeros.
Si hubiera conocido a Angel González se lo hubiera contado, él se hubiera reido y ¡quien sabe!,quizás hubiera hecho un poema de lo mas gracioso. Te lo cuento a ti ya que no puedo contárselo, por desgracia, a él.

Editor dijo...

Esas dos estupendas anécdotas que cuentas describen perfectamente el desierto intelectual de nuestras queridísimas Fuerzas Armadas. Como suele decirse desde las instancias políticas, "nuestras Fuerzas Armadas son fiel reflejo de la sociedad española"...

Anónimo dijo...

Yo tambien me uno a tu spot y te dejo uno por aquí:

Cuando tengas dinero regálame un anillo,cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,cuando no sepas qué hacer vente conmigo
-pero luego no digas que no sabes lo que haces.

Haces haces de leña en las mañanas
y se te vuelven flores en los brazos.
Yo te sostengo asida por los pétalos,
como te muevas te arrancaré el aroma.

Pero ya te lo dije:
cuando quieras marcharte ésta es la puerta:se llama Ángel y conduce al llanto.


MARA TORRES blog


Saludos


Nota:yo también tengo un artículo de Ángel González en mi blog por si quieres leerlo ;)

Editor dijo...

Precioso poema el que nos has traído. Verdaderamente es cien por cien de "Angelín". Muchas gracias.

Por supuesto, me voy enseguida a ver tu blog.

Saludos.