domingo, 2 de noviembre de 2008

Un enorme olor a podrido flota sobre Navarra


Una cronología que habla por sí sola.

Lunes 27 de octubre: el PP rompe definitivamente su pacto con la UPN de Navarra. Mariano Rajoy dio a conocer la decisión a los integrantes del Grupo Parlamentario Popular en una reunión en la cual participó el diputado tránsfuga de UPN Santiago Cervera.

Martes 28 de octubre: De madrugada, se produce la detención del comando Nafarroa de ETA, anunciada a la mañana siguiente por el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Esa misma mañana Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, anuncia de modo oficial a los medios la ruptura entre el PP y UPN.

Miércoles, 29 de octubre: Sesión de control al Gobierno, en la que Pérez Rubalcaba explica la detención del comando Nafarroa. Durante la comparecencia, un diputado del PP se chancea del ministro, al que echa en cara que supuestamente cada vez que éste comparece en el Congreso se detenga el día de antes a un comando de ETA. Rubalcaba renuncia a replicarle en el mismo tono, y se limita a subrayar que "en política antiterrorista es muchísimo mejor prevenir que curar".

Jueves, 30 de octubre: El trasvase de cargos y militantes de UPN al PP es muy bajo hasta el momento, apenas un diputado y nueve concejales. Para estimularlo, el PP lanza una campaña de afiliación sin tapujos, abriendo una página web específica para reclutar afiliados en Navarra. La iniciativa parece haber partido del entorno de Jaime Ignacio del Burgo, nuevo hombre fuerte del PP en Navarra.

Viernes, 31 de octubre: ETA hace estallar un coche bomba en el aparcamiento de la Universidad de Navarra, institución perteneciente al Opus Dei, cuyos lazos con el PP a nivel tanto español como navarro son bien conocidos. Del Burgo, el nuevo líder del PP en Navarra, es un conocido miembro del Opus Dei desde hace muchos años, organización que estuvo en el origen de su carrera política en los inicios de la transición. Estudiantes y profesorado de la Universidad son en general personas de tendencia políticamente derechista, en razón de su adscripción social e ideológica.

Parece obvio pues que con el atentado etarra alguien ha buscado hacer "reaccionar" a los sectores de la derecha política navarra para que radicalicen su postura, lo cual pasa inevitablemente en estos momentos por reforzar el recién nacido PP navarro, en detrimento de una UPN demasiado "centrista" y a la que se acusa de estar ligada por pactos de gobierno regionales al PSOE navarro.

Los atentados "políticos" de ETA hace mucho tiempo que apestan, pero éste del pasado viernes representa la culminación de todo descaro. ¿A quién debería beneficiar esa bomba? Echen cuentas.

2 comentarios:

Juan dijo...

Yo ya he dicho hace mucho tiempo que hay dos organizaciones que se retroalimentan, se necesitan, están en un feed-back constante. Que cada uno piense a qué dos organizaciones me refiero.

Anónimo dijo...

Si, es muy curioso como ETA siempre sale en apoyo del PP.

¿Será tambien del OPUS la banda terrorista?.

Marian