lunes, 17 de noviembre de 2008

Más de lo mismo en IU


Después de la Asamblea-Congreso-akelarre de este fin de semana, IU está más muerta que el PCUS. Dicho sea con todos los respetos para la buena gente que queda en IU y ninguno para el PCUS y sus adoradores españoles, que como se ha visto estos días y por increíble que pueda parecer, aún quedan unos cuantos.

Resulta extremadamente alucinante ver cómo, contra todas las enseñanzas del freudomarxismo, es el padre (el PCE) quien mata al hijo (IU), y encima se queda tan pancho. Lo más siniestramente divertido es que ese PCE que ahora reclama identidades pleistocénicas lo mangonean señores que llevan como quien dice cuatro días en el partido, comenzando por el ¿ex?falangista Julio Anguita. O Felipe Alcaraz, quien antes de afiliarse al PCE en los años setenta lo intentó en el PSOE y le negaron la entrada. Por ahí anda también Paco Frutos, experto dinamitero, prolífico creador de corrientes y enterrador oficial del PSUC. La lista de ejemplos es tan larga como aburrida. Por cierto, penoso oír hablar al candidato que pretendían parachutar sobre IU, un tal Cayo Lara, cuya claridad de ideas y capacidad oratoria convierten en comparación a la ministra Magdalena Alvarez en un Demóstenes con acento andaluz.

Y luego están los “alternativos”, las terceras y cuartas vías, el chiflado Profeta de Marinaleda y un sinfín de mínúsculos grupillos, a cual más patéticamente aislado de la realidad social y política. Entre todos le han hecho la vida imposible a Gaspar Llamazares, empeñados en aquello del perro del hortelano, que ni come ni deja comer. ¿La acusación contra él? la más terrible para la actual tropa dirigente pecera: “entreguismo” al PSOE.

IU no tiene pues otra salida que la refundación, con la inclusión de nuevos colectivos y sobre todo, con la previa extinción de los que la lastran ahora. El primero de todos un PCE que debería estar hace años en un museo paleontológico, anclado como vive en la revanchista y rencorosa teoría de las “dos orillas”, la misma que ayudó a a propulsar al PP al gobierno en 1996 en aquél "Golpe de Estado difuso" (Ramón Cotarelo) en el que tan lucido papel jugaron los anguitistas.

El espacio que ocupa IU no va a desaparecer. Otra cosa es quién, qué siglas, lo va a gestionar durante los próximos años.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, los del PC siempre dando el coñazo, quieren quedar siempre como el aceite y se creen los mas listos y los que estan en posesión de la verdad, no quieren darse cuenta que estan mas pasados que un arroz de ocho dias. En realidad lo que quieren es mandar e imponer sus ideas por las buenas o por las malas: "de raza le viene al galgo".
Pero es que encima son un puñadito que, no quiero ser mal pensada, pero me parece que es la única forma que tienen de creerse ser algo.
Se pasan la vida criticando a los que estan dentro de su partido.

A mi Llamazares me gustaba y lo que lamento, pues yo era votante de IU, es que la izquierda del PSOE deje de existir. Quizá fuera conveniente formar una IU sin el PC
y con gente valiosa.

Marian

Editor dijo...

Ese espacio político y electoral va a seguir existiendo, y seguramente es aún mayor en potencial de lo que ocupa IU. No cabe duda por otra parte de que el PCE es hoy un obstáculo precisamente para que ése espacio se manifieste de forma políticamente organizada y atractiva.

Un proceso como el de Die Linke empieza a ser posible en España... siempre que el dinosaurio PCE se resigne y desaparezca de una vez.

Y en fin, yo también lo siento por Llamazares. Me parece un hombre coherente, honesto y luchador. Merecía mejor suerte.

Un saludo.