miércoles, 21 de mayo de 2008

El hijo del dueño va para proxeneta


Oriol Pujol Ferrusola, híjisimo de Jordi Pujol Soley, ex presidente de la Generalitat de Catalunya, acaba de llamar al Gobierno catalán actual "casa de putas".

Los exabruptos del niñato de marras -que biológicamente ya está bastante crecidito, por más que su desarrollo neuronal parezca desmentirlo-, no son cosa nueva. Su arrogancia, chulería y mala educación, tan caras por otra parte a los "jóvenes lobos" del pujolismo, viene de lejos. El año pasado, sin ir más lejos, llamó al presidente Montilla "bèstia grossa", gran animal, en castellano. Ya entonces se negó a rectificar, cosa que volvió a hacer ayer mismo.

Los malos modos habituales entre estos ganapanes de la burguesía catalana, enriquecidos a la sombra de turbios negocios familiares -ahí está los casos de los hijos de Pujol, Jordi y Josep, el primero sumergido en escándalos notables de la mano de sórdidos empresarios, y el segundo socio nada menos que de Manuel Prado y Colón de Carvajal y Javier de la Rosa, y el de la propia madre del clan, Marta Ferrusola, la florista de Catalunya más afortunada en cuanto a contratos millonarios conseguidos-, son los propios de los nuevos ricachos que se creen con derecho de pernada sobre su país y sobre las gentes que lo habitan. Del propio presidente Jordi Pujol, amo y señor de Catalunya durante un cuarto de siglo, se recuerdan sus estrechas relaciones con dos delincuentes convictos y encarcelados: Javier de la Rosa -a quien Pujol proclamó en su día "modelo de empresario catalán"- y el juez delincuente Lluís Pasqual Estivill, quien en sus días de gloria fue vocal del Poder Judicial a propuesta y en representación de CiU.

En ese ambiente de desfachatez, dinero fácil y derecho de propiedad sobre el propio país como si fuera un cortijo heredado, ha crecido el niñato Oriol Pujol Ferrusola. No es extraño por tanto que piense en la Generalitat catalana como una "casa de putas", probablemente influido por el largo y corrupto tiempo en el que su padre fue administrador único del burdel: recuerden casos como Casinos de Catalunya, fondos de la Conselleria de Treball, Lluís Prenafeta, Josep Maria Cullell, las comisiones del 3% en la obra pública y tantos otros, algunos aún en tramitación judicial y pendientes de sentencia.

De lo que no cabe cabe la menor duda es de que Oriol Pujol Ferrusola hará algún día un excelente proxeneta de Catalunya, si logra cumplir su sueño y el de su clan familiar y llega a ser presidente de la Generalitat catalana. Maneras tiene, y el ejemplo lo ha mamado en casa.

3 comentarios:

pena dijo...

Hola, estoy totalmente de acuerdo en lo que dices, me habria gustado ser tan directa como tu, en algún comentario que he hecho al respecto. Saludos

Editor dijo...

Gracias, "pena". Hasta pronto.

Rafael del Barco Carreras dijo...

JORDI PUJOL SOLEY



Rafael del Barco Carreras



De nuevo la pesadilla…con la barretina y el victimismo. El arte de la DEMAGOGIA. Su amigo FAINÉ de la CAIXA le debe haber convencido que sin él los de Madrid no sueltan la pasta o el nuevo Estatut, que para el caso es lo mismo. Se le pone a tiro ganar las próximas elecciones, la situación promete huracanes financieros y por lo tanto sociales, y si cuando amenazó a Durán y Más con volver a la Política escribí que podría presentar para futuros consellers, a Javier de la Rosa en Desarrollo, Pascual Estevill en Justicia, Piqué Vidal de Consejero Secretario Particular, y a Antonio de la Rosa Martí, el hermano, nunca visto y cobrando de la Generalitat, en la Jefatura y Coordinación de Asuntos Mafiosos, y demás cargos para Prenafeta, Masiá Alavedra, Culell, Romá…etc…y ahora enfadado resucitará algún amigo de más a la izquierda… de radicales a los que no les tienta tanto el dinero como la psicosis de la Independencia, con la conquista de nuevo del Reino de Valencia, el de Mallorca, la Franja Aragonesa… olvidándose por el momento del Rosellón hasta pasado Monpellier. El error de los etarras de enfadar a los franceses, no es su intención.

Así creó un banco ¡en pleno franquismo!, jugando a dos y tres bandas. Y en cualquier país “serio” hubiera acabado en la cárcel todo el Consejo de Banca Catalana por el jueguecito de emitir acciones a la par suscritas por su “grupo” y colocadas al 300% a clientes “de activo”, es decir, con dinero del banco, cuando además cojeaba y a punto de quebrar. Sin poner un duro triplicaban. Salvado por los buenos oficios de Piqué Vidal, conocido en los juzgados por el hombre del maletín, y por 300.000 manifestantes al grito de ¡visca Catalunya! Y se encaramó, él, familia, y amigos de la Catalana, 23 años a una Generalitat con olor a estiércol por los cuatro costados, e intentó colar en el cargo a su hijo Oriol… quizá el sueño se le cumpla.

Sin alcanzar la Independencia, o su soñado Banco de Cataluña con la máquina de imprimir la “peseta catalana”, me gustaría que ganara, así podré desenterrar del fondo de mi ordenador mis apuntes anteriores… repletos de corrupción afectándome directamente… muy directamente… pues entre jubilaciones, muertos y elecciones perdidas mis desgracias se convierten en puro polvo sin interés.