jueves, 24 de mayo de 2007

La espada más herrumbrosa de Occidente


Muy desesperado debe andar el PP cuando en este final de campaña sacan a pasear la Momia Incorrupta de Ánsar.

Ante un Rajoy superado por su propia irrelevancia, el Cruzado de la Causa ha desenfundado la tizona y se ha lanzado al combate como un guerrero enfurecido. Si hace una semana Aznar reivindicaba en público su derecho a beber lo que le diera la gana, y a conducir luego bajo el influjo simultáneo del alcohol ingerido y de su estupidez congénita, ahora nos advierte de que todo voto que no vaya al PP es un voto a favor de ETA. De paso, responsabiliza a Zapatero de estar llevando al país a las vísperas de una nueva Guerra Civil.

Por lo que se vé, al Asombro de Valladolid aún no se le han pasado los efectos de la última sobredosis de Ribera del Duero.

En fin, que Aznar parece cada vez más cerca de reclamar abiertamente una intervención militar que salve a los españoles de sí mismos.

No sé si llegado el caso las incitaciones aznaristas encontrarían eco en los cuarteles o no, pero probablemente haya llegado el momento de que la Fiscalía General del Estado tome cartas en el asunto antes de tener que comprobarlo empíricamente. La salud de la democracia española y la seguridad de todos los ciudadanos lo exigen así.

2 comentarios:

Marian dijo...

Estaria muy bien que la Fiscalia General del Estado tomara parte en el asunto, pero ¿te imaginas la que armarian todos los que han salido a la calle en Madrid este año, con campartas incluidas, en la que se decia que Zapatero era el diablo?.
Yo espero que dado que estamos en la UE, una próxima guerra seria imposible ¿qué opinas tu?.

Un abrazo Joaquim.

Editor dijo...

Marian, si se llegara a procesar a este individuo -que al paso que va, llegará un momento en él mismo lo hará inevitable-, el follón será grande, pero probablemente lo será mucho y con consecuencias terribles si se le deja seguir campando a sus anchas.

Efectivamente una guerra es altamente improbable, pero no imposible. Depende de la gente como Aznar, simplemente. Son ellos quienes provocan esa clase de conflictos cuando creen que no tienen otra vía para recuperar el poder, tal como nos enseña la Historia.

Un abrazo.