miércoles, 18 de febrero de 2009

La hoguera en la que arde el PP


Dice Mariano Rajoy que él no pone la mano en el fuego, ni por Esperanza Aguirre ni por nadie. En realidad, llegado el momento será el propio Rajoy quien encienda la pira en la que arderá Esperanza Aguirre, si es que antes no se ha abrasado ella misma cual bonzo vietnamita. Tiempo al tiempo. En política casi nada pasa porque sí, y uno empieza a barruntarse que todo este aireamiento de trama interna de corrupción pepera no es una casualidad ni viene de fuera del partido.

Recordarán ustedes cómo empezaron los líos del PSOE en los años 90. La señora de Juan Guerra y el susodicho tarambana decidieron “suspender por tiempo indefinido su convivencia marital”, cual si fueran infantes de España abandonados por el amor. Resultó que el hermano golfo de Alfonso Guerra se negó a entregarle a su santa un solo céntimo de lo mucho que habían afanado juntos y en compañía de otros, así que la señora decidió en venganza contar todo lo que sabía, que era mucho realmente. Pedro Jota Ramírez puso las orejas y las portadas de El Mundo, y ya estaba montada.

Empiezo a sospechar que en el PP está pasando algo similar. Fíjense que poco a poco, portada a portada, vamos llegando al entorno directo de José María Aznar. Ayer nos enterábamos de que Francisco Correa y su troupe no sólo organizaban loa viajes de Aznar, sino que viajaban en el avión presidencial y se alojaban en los mismos hoteles que él como miembros integrantes de su séquito. Item más, véase el desespero de Ana Botella exigiendo a Rajoy que se moje en la defensa de la etapa de gobierno de su marido (en la que el señor Rajoy asumió responsabilidades políticas públicas sólo inferiores al propio Aznar, por cierto), y la callada por respuesta dada por éste. Sabemos también, se ha publicado estos días en diversos medios, que al menos media docena de cargos del PP han reunido pruebas grabando a los cabezas visibles de la trama de corrupción ¡durante dos años!.

Mi humilde opinión es que estamos ante un ajuste de cuentas interno mediante el cual el “marianismo-gallardonismo” está haciendo limpieza de sus adversarios internos, la extrema derecha aznarista. Fíjense en que todo lo que se está destapando corresponde a la etapa de hegemonía aznariana en el partido, y en el cuidado que ponen todos dentro y fuera del PP en remarcar que fue Rajoy quien puso fin a las relaciones del partido con la trama liderada por Correa.

Añadiría por mi parte que como demuestra el caso Juan Guerra, estas cosas nunca afloran si no hay gente del propio partido metida en el ajo que tenga interés en “tirar de la manta” y que se conozca al dedillo lo sucedido allí dentro. Y en esas estamos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que se tire de la manta por completo. Seria muy sano para formar un nuevo partido de derechas algo mas democrático y menos ladrón. Y seria bueno para todos nosotros tambien, pués mientras menos se enriquezcan estos sinvergüenzas habrá mas dinero para aumentar los salarios y que tengan los mayores de 65 años algo mas de los 350 euros al mes que acabo de oir en la radio que tienen los de Extremadura y me imagino que tambien los de otras comunidades.

Como le decia yo a Palinuro antesdeayer, me temo mucho que lo de los aforados se quede en nada.
Que unos se tapen a otros y se vayan de rositas. Esto no debemos consentirlo pues todos debemos de ser iguales ante la ley. Ah, y que devuelvan lo robado.

Un saludo
Marian

Editor dijo...

Esperemos que te equivoques, Marian. Yo diría que al final no estarán todos los que son, pero si habrá un buen puñado de ellos.

Si no fuera así, sería un tongo demasiado vergonzoso.

Un saludo cordial.