martes, 3 de febrero de 2009

El Gran Wyoming, Intereconomía y la ética periodística


Desde hace unos días ha corrido por Internet como la pólvora un vídeo, supuestamente filmado con teléfono móvil por un espectador asistente a la grabación del programa "El intermedio", en la cadena de televisión La Sexta, que dirige y presenta el humorista José Miguel Monzón, alias El Gran Wyoming, quizá la lengua más mordazmente antifascista de este país desde hace casi tres décadas. Alguien a quien la extrema derecha comunicacional española le tiene muchas ganas desde hace tiempo... casi tantas como él a todos ellos.

En ese vídeo se veía a Wyoming ofendiendo gravemente a una supuesta becaria que torpemente había interrumpido un plano del presentador durante la grabación. Éste, fuera de sí, la increpaba con dureza inusitada, y ante las explicaciones de un colaborador del programa de que la muchacha apenas cobraba 300 euros al mes por su trabajo, Wyoming aullaba como un energúmeno que a él todo eso le tenía sin cuidado y que la chica era una inútil.

Inmediatamente el vídeo circuló como digo a toda velocidad por los foros, blogs y listas de distribución de la (extrema)derecha española. Intereconomía Televisión, un grupo comunicacional propiedad del periodista español de ultraderecha Ramón Pi, asociado en Argentina con elementos empresariales compinches de las Juntas Militares de los años setenta, le dedicó una emisión completa de su programa "Más se perdió en Cuba", donde los tertulianos se dedicaron a despellejar a Wyoming, al que calificaron de rojo con comportamiento de "capitalista" (sic), lo que no deja de ser curioso en un grupo mediático que tiene como divisa por encima de cualquier otra la defensa del más ortodoxo capitalismo y sus supuestos valores.

En su programa de anoche, Wyoming reveló finalmente que todo era un montaje, creado precisamente para cazar a los medios que como Intereconomía ni se molestan en comprobar sus fuentes ni la fiabilidad de las noticias que ofrecen siempre que supuestamente sirvan para sus fines. Al emitir el vídeo completo, en su final se explicaba que éste había sido producido con la intención expresa de intoxicar a esa clase de medios; el presentador y su presunta becaria se reían abiertamente de quienes habían caído en la trampa tendida.

En los medios de izquierda en Internet ha saltado hoy una interesante discusión, acerca de si la trampa para cazar elefantes que ha tendido el Gran Wyoming es ética o no desde el punto de vista periodístico. Como a otros opinantes, me da a mí que El País se la ha cogido hoy con papel de fumar al intentar descalificar el invento de Wyoming; lo del “periodismo serio” está muy bien, pero tirar una bomba atómica en la santabárbara de un medio de extrema derecha y dejarlos en ridículo para los restos ante el mundo mundial, está mucho mejor.

Pienso que el montaje de La Sexta es más que la gracia de un humorista. Ahí ha estado todo muy calculado y muy medido, y el resultado que se ha obtenido es justamente el que se pretendía: instruir deleitando acerca de cómo los medios de la extrema derecha se pasan por el arco del triunfo aquello que se explicaba en la Facultad, referente a que una noticia no es tal sino ha sido contrastada a partir de dos fuentes diferentes. A los medios fascistas españoles todo eso les da igual, porque están acostumbrados a fabricar noticias sobre todo cuando no existen. Así pues, en esta ocasión alguien les ha administrado su propia medicina fabricando una no-noticia a medida de los intoxicadores, quienes finalmente se la han tragado y difundido.

A mi juicio, lo que ha hecho Wyoming ha sido precisamente dar una lección de ética periodística, en la medida en que ha desvelado a quien no lo supiera el modo en que actúan Intereconomía y el resto de la perrera mediática de ultraderecha en este país. Si a esos medios les quedaba un átomo de credibilidad, acaban de perderlo.

14 comentarios:

SMG310 dijo...

Es que estos "Pais anos" ultimamente han perdido el sentido del humor.

Lo de que el fin no justifica los medios, solo lo utilizan en batallitas con globos de goma. Y por supuesto cuando desnudan la eficiente máquina de crear opinión y persuadir.

Felicidades por tu artículo.


Salud, república y más escuelas

Antonio dijo...

La ética periodística del Gran Wyoming es nula y de instruir nada de nada. Ha utilizado un truco barato y que sabía que funcionaba. Pero ese truco es muy poco ético. Al revés habría pasado lo mismo. Está claro que al Wyoming se la tienen jurada como la izquierda en general se la tiene jurada aquel que no comulgue con su ideario totalitario y único. Si dentro de tres meses alguien graba un video con Aznar diciendo barbaridades sobre la guerra de Irak y de alguna manera se hace llegar a la Sexta, a Cuatro y al resto de medios, estoy seguro que todos caen. Pero para eso, lo primero es querer utilizar esos métodos y sólo gente muy rastrera como el Wyoming es capaz de eso.

Editor dijo...

Gracias, SMG310. Y ciertamente, El País está viviendo un momento extraño, en el que parece que todo le pica aunque no vaya con ellos. Lo curioso del caso es que ni Público ni La Sexta son competencia real para PRISA, aparte el tema del fútbol. Supongo que las batallas entre esas casas son otras, pero francamente ése es su problema.

E cuanto a lo que dice Antonio... se nota que el torpedo de Wyoming contra la credibilidad -si tiene alguna- de un medio como Intereconomía, ha escocido mucho en los ambientes de la extrema derecha comunicacional. Rastrero, en todo caso, es el modo de intoxicar que desde los medios de la perrera mediática se usan para fingir un país y una política que sólo existe en sus consignas de agitación. Antonio, mis condolencias más sentidas a vuestra "credibilidad".

Anónimo dijo...

Esta claro que la cadena intereconomia ha quedado desprestigiada, una cadena de derechas que hizo un homenaje a franco que proclama valores arcaicos y rancios, una cadena con grandes pretenciones pero que no la ve ni Dios. La poca audiencia que tenia fue a raiz del caso Fabra, de como los chicos de interecoomia utilizaron metodos mafiosos para evitar que una reportera hiciera su trabajo. Como la imagen que dieron fue lamentable fijaron sus objetivos en desprestigiar a la sexta que fue las que los dejo en evidencia y su ceguera los ha llevado al mas absoluto de los ridiculos. Su deseo de hacer daño a los que no piensan como ellos. Las agresiones dialecticas a la sexta fueron continuas propinando toda clase de insultos. Lo que ha hecho wyoming es simplemente demostrar la bajeza de estos individuos engominados y prepotentes, que lo haya visto, nunca han insultado ni han faltado el repeto personalmente cosa que interconomia si han hecho llamando delincuente a Wyoming y puta a Beatriz entre otras lindezas. El intermedio solo ha demostrado lo poco profesionales que son, si hubiesen sido mas selectivos no les hubiese pasado, pero claro donde no hay no se puede sacar, y ahi no hay profesionalidad.

Anónimo dijo...

Yo no sabia que existia intereconomia je, je, je.

Como haya mucha gente como yo, los fachas lo tienen crudo. Y es que huyo de esta gente como de la peste.

¡Bien por Wyoming! Hay que dejar a estos pringues con el culo al aire.

Marian

Antonio dijo...

Apreciado Editor,

no sé que tiene que ver la extrema derecha y no sé cuántas consignas más tan habituales, con los trucos y métodos utilizados en los medios. La ética periodística, el saber hacer o la calidad de un programa no tienen nada que ver con la ideología política. Vale tanto para Intereconomía como para la Sexta y se debe juzgar con los mismos parámetros. No varía dependiendo de si se es de derechas o de izquierdas y mucho menos con el infantil "quien ha empezado". Responder diciendo "para rastreros los otros" creo que no es de recibo.

Las condolencias no me las envíes a mí, creo que cuadra más dárselas al panorama comunicacional español y al sectarismo que lo analiza.

Saludos

Editor dijo...

Marian, en realidad lo único que ha hecho Wyoming es ponerle en bandeja de plata a Intereconomía la ocasión para que se manifiesten urbi et orbe como lo que son.

Antonio, la ética periodística tiene mucho que ver con la ideología. Porque precisamente todas esas manipulaciones e intoxicaciones a que nos tienen acostumbrados los medios de la antaño llamada Brunete Mediática son fruto precisamente de la ideología que supuran.

Ciertamente, el que un periodista sea de izquierdas no significa necesariamente per se que su postura sea ética, ni que su producción tenga una calidad innata. Sin embargo, por razones evidentes hay muy elevadas probabilidades de que así sea, si ese periodista es realmente coherente con sus principios, que es sabido se basan en la defensa de la libertad, la democracia, la justicia social y el progreso para todos; todo aquello precisamente que repugna a la derecha española, y significativamente a quienes jalean a ésta desde sus medios.

Anónimo dijo...

olvidandonos de lemas politicos, que los hay, olvidandonos de estrategias televisivas para obtener audiencia (que tambien la hay), nos queda unos perros rabiosos soltando insultos a diestro y siniestro. Olvidamos que independientemente de la idelogia, lo que hace que la humanidad avance es el dialogo y la tolerancia, no todos podemos pensar igual, nos condiciona desde nuestros padre, nuestro entorno, nuestro caracter. Los hay con suerte que nacen de familias pudiente y otros que no tienen tanta suerte. Lo que quiero es que ni unos tienen toda la razon, y otros estan totalmente equivocados. Que unos ponen una trampa (un poco infantil) y otro despues de caer no pueden asumir el ridiculo. El caso que media España toma partido por uno y otra media por el otro, ¡y no señores¡. Debemos reclamar una televión enque la falta de etica los insultos gratuitos no tenga cabida. No se puede permitir que un desequilibrado (losantos) le pongan un microfono y no se le ocurra otra cosa que decir disparates hacia el primero que se le ocurra. Debemos exigir respeto a todos por igual, derecha izquierta o quien sea.

Francisco dijo...

Enhorabuena tanto por tu exposición de ideas, como por la forma de presentarlas y argumentarlas. Realmente me ha gustado mucho cómo has tratado el tema, pués considero que no has expuesto más que lo que hay. Sin entrar en el campo filosófico (ética) no hay que estar muy espabilado para darse cuenta que una vez más, han caido los mismos en lo de siempre: prepotencia, arrogancia, chulería y maldad.
A mí, que me toca impartir la polémica "educación para la ciudadanía", me lo ha puesto Wyoming muy fácil estos días, pues el asunto es más que atractivo, a pesar que los interecónomos no creo que piensen lo mismo...

Editor dijo...

Realmente, Francisco, este asunto ha sido una verdadera lección acerca de lo necesario y urgente que resulta ya el que los españoles en general y quienes aspiran a trabajar algún día en los medios de comunicación en particular, sean educados para ser ciudadanos libres, conscientes y responsables.

Un saludo.


Un saludo.

Anónimo dijo...

No es la primera vez que se cuela algo así, pero esta vez ha tenido repercusión nacional.

Esto debería servir de aviso a los periodistas para que VUELVAN a contrastar las noticias, dado que actualmente no hay medio (ni de derechas ni de izquierdas) que "pierda el tiempo" contrastando.

Anónimo dijo...

Dudo muchísimo que esta broma tenga algo que ver con la política, sinceramente. Los medios de comunicación, aunque se hayan creado desde una base de una ideología, se basan en el capitalismo, buscan atraer adeptos a su causa, a menudo argumentando ocultos motivos ideológicos, pero no es más que una manera de hacer negocio. Los medios de comunicación están podridos, lo que interesa es ganar dinero, y se hace lo que sea por ganarlo. ¿Piensas que esto lo hicieron por desbancar a un canal de televisión por su ideología? Ni de broma, lo han hecho por la rivalidad que tienen ambos canales, sean de izquierdas, derechas, o de centro. Ser de derechas está mal visto generalmente, por lo que es una buena manera de ganar público: criticar esta ideología.
Sinceramente, esto lo habrán hecho para joder a los de intereconomía, más allá de la política; sobre todo, porque la política hoy en día no se rige por izquierda o derecha; las campañas políticas son campañas que buscan ganar votos a toda costa, manteniendo siempre unos cánones en los que se suponen que han de moverse los miembros de cierto partido, lo que importa, como siempre, es el dinero, no se dejen engañar ;)

Editor dijo...

Un discurso ranciamente fascista el tuyo, Anónimo: como ya no existen derechas ni izquierdas y en el fondo todos esos son iguales, dejen gobernar a los verdaderos patriotas. Reconozco que en los años treinta tuvo cierto éxito en Europa, pero hoy ya no engaña a nadie y menos en España tras cuarenta años de dictadura militar criminal y "apolítica".

Y es que en política, incluso un ladrón es preferible a un fascista.

Anónimo dijo...

Pues claro que cada uno tiene sus propias ideas, y porsupuesto de no existir esa pluralidad estariamos como hace unos años, en una dictadura, pero indepedientemente de los uno y los otros debe existir un respeto, que bien no se compartan las ideas, eso esta claro, tampoco debemos caer en la intolerancia de pensar que quien piense diferente a nosotros esta equivocado porque entoces es volver a lo mismo. Democracia es pluralidad,es someterse a los dictados del pueblo, gracias a dios (por decirle de alguna manera porque soy atea) vivimos es un estado en que hay cabida para todos, aunque algunos nostalgicos que prefieran el regimen dictatorial. Hasta esto tienen cabida, les damos el derecho de manifestarse, cosa que ellos negaron en otros tiempos.