martes, 30 de septiembre de 2008

Darth Vader en el Poder Judicial español



La toma de posesión del nuevo presidente del Poder Judicial español, Carlos Dívar, se convirtió en un aquelarre litúrgico, donde la ultraderecha política y social española lució sus más tenebrosas galas.

La foto de portada de El País de hoy es impagable: “el jefe” del aparato judicial español, un altísimo representante del Estado "no confesional" (así al menos lo define la Constitución vigente), se inclina como un vasallo medieval ante el Darth Vader de la Iglesia católica española, el cardenal primado Antonio María Rouco Varela. La "entrañable amistad" que dicen une a Dívar y Rouco no parece tan extraña, si se tiene en cuenta que el señor Carlos Dívar se ha hecho famoso repartiendo rosarios a los funcionarios a sus órdenes.

Ahora que si piensan que el tal Dívar y sus amiguetes son simplemente unos ingenuos que sólo aspiran a tocar la cítara eternamente junto a Dios Padre, andan muy equivocados. Los puntos sobre las íes los puso al acabar el acto un tal Trillo, también miembro del Poder Judicial, quien sin percatarse de que un micrófono seguía abierto le espetó a Carlos Dívar: "¡Ya eres el jefe, coño!". Así pues, en el ámbito judicial, el Imperio contraataca.

A los asesores de Zapatero que indujeron el pacto con la derecha mediante el cual se le ha entregado a ésta el gobierno de la judicatura, deberían colgarlos de los huevos en una plaza pública.

5 comentarios:

desencanto dijo...

Que poco criterio el de nuestro presidente que es incapaz de resistirse a las indicaciones de sus asesores, aún que estas sean nombrar a quién sea y con el historial que es.

Editor dijo...

Es lo que tienen las políticas de apaciguamiento con la ultraderecha: se les acaba dando más de lo que piden, y ni por ésas te perdonan la vida.

Ah, y estén atentos al papel de Rouco como futuro líder mediático de la "regeneración" de España...

Marian dijo...

Me parece que Zapatero, al que antes tenia por buena persona aunque ingenuo, me está resultando tonto tontísimo. Y no digamos los imbéciles que le rodean, la vicepresidenta babeando con los cardenales. El ministro que nos va a regalar las bombillas y amiguísimo de Zapatero, subnormal. etc.etc.
Al final vamos a estar gobernados por la derecha y el clero, aunque se digan de izquierdas los que tienen el poder y nuestros votos. ¡Vaya trampa!.
¡Y lo crecido que estará el miserable-ultra Rouco! Y con él los de la COPE.
Como vulgarmente se dice "nos han hecho la cama los sociatas".

Juan dijo...

El querer demostrar que se es justo y democrático, dialogante y respetuoso es un mal que ha aquejado siempre a los políticos de izquierdas. Parece como si tuvieran mala conciencia. La derecha jamás tendrá esas concesiones. Al revés, acuérdense: Aznar se cargó la Fiscalía anticorrupción al frente de la cual estaba el rojo malvado Jiménez Villarejo. Qué ingenuos estos socialistas

Editor dijo...

Pues tenéis razón, desgraciadamente. La izquierda nunca aprende, y sigue transigiendo ante los enemigos de la democracia, como ha hecho siempre. Pero contra más les dan a esos, más quieren.

Os recomiendo el artículo que publicó ayer Miguel Angel Aguilar en El País a propósito de cómo la Iglesia ha "conquistado sus últimos objetivos económicos" (sic) en España en la etapa de Zapatero, en frase al parecer textual del responsable económico de la Conferencia Episcopal española.