lunes, 29 de octubre de 2007

Los herederos de los verdugos exhiben su bandera

Banderas fascistas españolas en la plaza de San Pedro, en Roma, durante la ceremonia de canonización de los "Mártires de la Cruzada", 28 de octubre de 2007 (foto de El País).

2 comentarios:

Marian dijo...

¿Cómo no van a estar esas banderas en Roma si son los mismos?. Los que caninizan y los descendientes de los canonizados, tanto monta monta tanto.

Editor dijo...

Según he leído en un foro, uno de éstos nuevos santos, de origen vasco, fue denunciado en su día porque al parecer, años antes de la guerra, torturó personalmente a un sacerdote filipino independentista.

Eso sí, por encima de todo el rebaño de nuevos santos brilla con luz propia el que era obispo de Cuenca en 1936, un tipo adherido a Falange, colaborador directo de José Antonio Primo de Rivera, y que al parecer usó dinero y locales eclesiásticos de su diócesis para esconder armas y reunir golpistas en los preparativos de la sublevación militar. En Cuenca los golpistas fracasaron, y así fue como el señor obispo fue enviado rápidamente a reunirse con su amado líder, que al parecer no era exactamente Jesús de Nazareth.