sábado, 18 de octubre de 2008

Seguridad pública, sindicalismo policial y demagogia corporativa


La foto de la portada de El País de hoy es de las que hay que guardar para días venideros. Resulta que esta mañana, miles de policías, guardias civiles y hasta "mossos d'esquadra" han ocupado el centro de Madrid para manifestarse pidiendo lo mismo que pedimos todos: más salario. Y es que la crisis económica que dicen que hay se nota al parecer, incluso entre los "trabajadores de la seguridad pública". Cosas de la democracia.

Lo curioso del caso es que toda esta gente que hoy marchaba tras sus pancartas y siglas sindicales corporativistas son los mismos que llegado el caso, suelen repartir hostias a manta cuando quienes se manifiestan son trabajadores abocados al paro o a la pobreza u otros colectivos en defensa de sus reivindicaciones y derechos. ¿No habíamos quedado en que ser miembro de estos cuerpos era un honor y un sacrificio? ¿A qué viene pues mezclar el vil metal con tan altos conceptos?.

Pues no señor, a la que empiezan a otearse nubarrones económicos en el horizonte, los guardianes de la ley el orden saltan a la calle en defensa de lo suyo, como cualquier hijo de vecino. Seguro que más de un trabajador o estudiante que hayan recibido las profesionales atenciones de estos caballeros hoy no le habría hecho ascos a enfundarse en un equipo de antidisturbios, y con razón o sin ella ejercer como tal contra el reivindicativo y colorista cortejo. Y es que en Catalunya, sin ir más lejos, las manifestaciones de estudiantes suelen ser reprimidas con todo ardor por los "mossos d'esquadra" a diferencia de lo que ocurre con los gamberros del fútbol, por ejemplo. Por lo que hace a los trabajadores, si la tendencia a las "reducciones de plantilla" y a la deslocalización de empresas se incrementa en los próximos meses, veremos actuar a tutiplén como repartidores de leña callejera a estos esforzados sindicalistas que hoy llenaban Madrid de gritos reivindicativos.

Fíjense sobre todo en la sospechosa pancarta que abre el desfile, tras los maniquíes: "La policía en defensa de la seguridad pública". ¿Pero la manifestación no estaba convocada para sostener las reivindicaciones salariales de este colectivo? ¿Desde cuándo la seguridad pública se identifica con el dinero que cobran o dejan de cobrar los encargados de mantenerla?. Menudo tufo a demagogia barata y a chantaje social.

2 comentarios:

Marian dijo...

Yo cuando se trata de la religión o de policias, no puedo opinar porque los tengo tal asco que supongo que puedo ser hasta injusta. La religión: fuí muy golpeada y manoseada por monjas horribles y sin escrúpulos siendo niña. La policia: fuí golpeada y encerrada cuando era jovencita y estaba en la universidad. Así pués que les vayan dando a ambas corporaciones.

Editor dijo...

Pues mira, ahora que lo dices acabas de establecer un vínculo entre monjas y policías que, francamente, parece bastante bien traido. ¿Para cuándo una mani de monjas en defensa de no se sabe qué libertades? -:)