domingo, 15 de julio de 2007

¡Viva Iberia!


El portugués José Saramago es una de las mentes más lúcidas que quedan sobre la vieja Balsa de Piedra (así llamó a la Península Ibérica en una de sus más divertidas e intencionadas novelas), cuya superficie comparten desde hace siglos el Reino de España, la república de Portugal, el principado de opereta llamado Andorra, y la colonia de Su Graciosa Majestad que responde por el nombre de Gibraltar. Pocos intelectuales de la talla de este hombre sobreviven en el peñasco ibero en estos tiempos de globalización y pensamiento único.

A sus 85 años, Saramago acaba de lanzar una bomba de grueso calibre sobre el adormecido escenario político, social y cultural ibérico: su convencimiento de que el futuro para los (hoy) dos Estados que ocupan la Península pasa irremediablemente por un proyecto iberista. En realidad no hay otro futuro para ambos, viene a decir en una larga y enjundiosa entrevista en el lisboeta Diário de Notícias.

Nada nuevo, en todo caso: así lo llevan señalando desde hace más de un siglo distinguidos intelectuales portugueses, todos ellos -no puede ser de otra manera- de izquierdas. Ocurre que el sueño de la unidad ibérica comienza a calar entre una parte notable de la población portuguesa. Y la voz poderosa y respetada de Saramago le confiere una dimensión pública y una presencia en los medios que hasta ahora no ha tenido.

Falta conocer la reacción de la parte española, la política y la popular, ante estos planteamientos. En todo caso el iberismo no debe entenderse como la absorción del Estado portugués por su vecino español -vieja aspiración de la derecha reaccionaria española-, sino como la creación de un ente superador de ambos en el que de una puñetera vez quepamos a gusto, en plano de igualdad y de respeto mutuo, todos los hijos de Iberia. Y todos significa eso, todos.

La República federal ibérica se acerca. Algún día le dedicará un busto a José Saramago, uno de sus más ilustres y preclaros precursores.
¡Viva Iberia y viva Saramago!.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Más lúcido Antonio Sardinha en La Alianza Peninsular

Anónimo dijo...

En España y Portugal somos mayoría los iberistas.

Viva Iberia unida y federada.

Y Lisboa, capital de la unión.

Editor dijo...

Iberia es nuestra "Pequeña Europa" dentro de la Gran Europa.

Espero vivir lo suficiente para ver esa Iberia articulada en una Unión Libre de Repúblicas Socialistas Ibéricas. Amén.

Cato the elder dijo...

Sería maravilloso, pero no sucederá. Me temo que la gente es demasiado cerrada para aceptar todos los cambios que supondrían. Ni lo aceptarían los portugueses, ni los españoles aceptarían todas las implicaciones de esa unión (especialmente respecto al idioma oficial).
Ojalá me equivoque.