martes, 30 de junio de 2009

El honor del FRAP


Luis Sánchez-Bravo tenía 21 años cuando fue asesinado junto a otros dos compañeros por un pelotón de policías y guardias civiles voluntarios, cuando el franquismo vivía sus últimos días como régimen político. En un hospital madrileño agonizaba la Bestia, vieja y podrida pero no ahíta de sangre, así que antes de expirar decidió llevarse con él a cinco hombres jóvenes, tres del FRAP y dos de ETA, fusilados exactamente 23 días antes de que el Caudillo por la Gracia de Dios cesara su reinado de terror sobre España. Ni la intercesión del Papa Pablo VI sirvió para que conmutara la pena que él mismo había dictado tras sendas bufonadas de juicios sumarísimos, militares por supuesto.

Una canción de Luis Eduardo Aute, "Al alba", dejó testimonio estremecedor de aquella jornada de luto horripilante. Como dice la canción, aquél 27 de septiembre de 1975 comenzó la noche más larga para cinco hombres jóvenes a los que ni siquiera se pudo probar su participación en los hechos imputados, pero de algún modo también, paralelamente a aquél suceso empezó a desvanecerse la larga noche franquista.

Treinta y cuatro años después, Silvia, la viuda de Luis Sánchez-Bravo, ha acudido a los tribunales para reivindicar la memoria de su marido. Como relataba ayer El País, Sánchez-Bravo tuvo una parodia de juicio en la que la sentencia estaba decidida antes de comenzar. Fue "detenido, torturado, acusado, condenado y ejecutado en el plazo de un mes, sin ninguna de las más elementales garantías de un juicio justo". ¿Y qué juicio justo iban a realizar aquellos carniceros, si su papel desde el 17 de julio de 1936 había sido el de ser verdugos de su propio pueblo?. Luis Sánchez-Bravo, José Humberto Baena y Ramón García Sanz fueron acusados de pertenecer al Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP), organización en la que efectivamente militaban, y de haber matado a un teniente de la Guardia Civil franquista, lo que jamás se pudo probar. En realidad, su condena fue simplemente un acto de venganza, una represalia ciega. Para aquél remedo de juicio la "jurisdicción militar" se constituyó como "tribunal de excepción", al modo de los peores tiempos de la represión franquista en los años inmediatos de la postguerra. Todo el proceso fue una farsa representada por un puñado de marionetas vestidas de uniforme, que finalmente dictaron una sentencia contra la que no cabía recurso alguno, tal como les había encargado la "superioridad".

Dice El País que la viuda de Luis Sánchez-Bravo, Silvia, "se ha acogido a la Ley de Memoria Histórica, en cuyo artículo 2 se reconoce "el carácter radicalmente injusto de todas las condenas (...) producidas por razones políticas, ideológicas (...) durante la dictadura", y que en su artículo 3 declara "la ilegitimidad de los tribunales (...) creados con vulneración de las más elementales garantías del derecho a un juicio justo". Sin embargo se le ha denegado la indemnización que reclama, "porque "las pruebas que obran en el expediente" señalan que su marido participó en el asesinato de un guardia civil". En realidad, no hay ni una sola prueba que identifique a ninguno de los tres miembros del FRAP asesinados como autores de la muerte del guardia civil. Pero eso es pecata minuta, comparado con la bestialidad de que en la España de 2009 se dé carta de naturaleza a una sentencia de un tribunal político franquista, formado por tanto por criminales a sueldo de una dictadura fascista. Esa sentencia, de haberse emitido en Alemania durante el período nazi, por ejemplo, sería hoy nula de pleno derecho, y sus autores habrían sido reos de un crimen nazi, y por tanto juzgados y en el mejor de los casos para ellos expulsados de la carrera militar y judicial.

"Es humillante y esperpéntico", afirma indignada Silvia, la viuda. En realidad, es mucho más: es la prueba que demuestra el grado de complicidad con el franquismo que persiste en poderes y aparatos del Estado a los 35 años de la muerte del dictador.

La contribución a la democracia de hombres como Sánchez-Bravo, Baena y García Sanz no puede seguir escondida. El FRAP, fundado en París en 1971 por el antiguo dirigente socialista negrinista Julio Alvarez del Vayo, fue un grupo que luchó generosamente y con las armas en la mano contra la dictadura fascista al modo en que la Resistencia francesa lo hizo contra los nazis y los colaboracionistas en su país. El FRAP nunca fue un grupo terrorista, aunque sus atentados indiscriminados contra esbirros del régimen franquista fueran criticables, en la medida que mataban gente que en la escala de la represión ocupaba lugares muy secundarios y además, en su inmensa mayoría, los guardias civiles y "grises" víctimas de sus acciones procedían de los sectores más ignorantes y atrasados de las clases populares. Más tarde, en 1978, los componentes del FRAP entendieron que la llegada de la democracia significaba el final de la lucha armada, y muchos de ellos pasaron a la acción política; a partir de 1982 un cierto número de dirigentes, militantes y simpatizantes del FRAP ingresaron en el PSOE, donde algunos han ocupado cargos destacados y accedieron a puestos de responsabilidad en la Administración pública en la época del gobierno de Felipe González.

Les aseguro que si se publicara la relación de nombres de antiguos militantes del FRAP que siguen en primera línea de la política y la cultura, sorprendería a más de uno. Tal vez vaya siendo hora de que esta gente empiece a movilizarse reivindicando el honor de los compañeros caídos, y el derecho a que sus deudos, como es el caso de Silvia, reciban una reparación por todo lo vivido y sufrido.

Honor a quienes resistieron al fascismo.

7 comentarios:

Sergio G. Rabadá dijo...

Esto me hizo recordar el caso de Saco y Vanzetti y el juicio a los Rosemberg en los EE.UU., inocentes devorados por el sistema, sin embargo, me llama poderosísimamente la atención la respuesta dada a la viuda de Sánchez-Bravo máxime, y como bien destacas en tu nota, sabiendo como se gestionaba la justicia durante el franquismo.

Tampoco deja de llamarme la atención la cantidad de españoles, algunos de ellos muy inteligentes, que siguen pensando que Franco fue un gran hombre. En Argentina, si bien existen aún personas que siguen admirando a Videla y Cía, los artífices del golpe militar contra la viuda de Perón, no podrían ni soñar con participar en unas elecciones para obtener representación en el Congreso...

Pero claro, Franco ha estado una eternidad siendo el Generalísimo mientras que la Junta Militar Argentina brilló y se apagó en unos 7 años.

Joaquim dijo...

Al menos Luis Sánchez-Bravo tiene alguien que lucha por su memoria y le recuerda.

Infinitamente más triste es la historia de Baena, de cuyo cuerpo tuvieron que hacerse cargo los padres de Luis porque el pobre José Humberto no tenía a nadie que se hiciera cargo de él. Los enterraron juntos, creo que por deseo de la madre de Luis.

Anónimo dijo...

Hola Joaquim:

Recuerdo muy bien esos dias. En Madrid hubo una gran manifestación a la que asistí, pidiendo que no se asesinara a esos jóvenes. Casi me enchironan a mi. Me persiguió la policia por todo Madrid detrás de mi coche, pero pude esquivarla. En otro momento entraré en detalles.

Al dia siguiente yo fuí a trabajar vestida de negro y mi jefe. que era del Opus quiso llamar a la policia porque yo iba de luto. Me salvó un cinturón rojo que llevaba.

Al decirle yo que el Papa habia pedido clamencia, e
él contestó que se habia equivocado. ¿Pero no es infalibre? le contesté. La rabia le dominaba.
Pero ya sabes toman la religión, la justicia, todo, según les conviene.

Y es que todos los franquistas y católicos estaban aterrados viendo que se les moria su jefe. Y estaban dispuestos a matar y encerrar a quialquiera que les plantase cara. Por poco que fuese.

Al dia siguiente fuí vestida toda de blanco. Pero ellos no sabian que el blanco es luto en muchos sitios o bien creian que la que no lo sabia era yo.¡¡Qué joven era!!.

Ya me gustaria saber quienes tienen poder político ahora y que eran del FRAP. Hay que ser viles para no defender a sus compañeros de antaño.

Marian

Joaquim dijo...

Yo recuerdo el dia en que mataron a Juan Paredes Manot,Txiki, uno de esos asesinados en venganza. Creo que fue unos días antes de los del FRAP. En el Palau de la Música Catalana actuaba esa noche Patxi Andión, que para quien no lo sepa, militaba entonces en el FRAP. Yo fui con un amigo de toda la vida, que por entonces estaba en el PSUC.

En la primera parte del recital, Andión cantó sus canciones de amor típicas. El público estaba muy frio. Hubo un descanso, y al comenzar la segunda parte Patxi Andión se dirigió a todos nosotros diciendo directamente que entendía que "el día en que habían matado a un hombre no se podían cantar canciones de amor". Entonces comenzó a cantar todas las que la censura previa le había prohibido para esa noche. Naturalmente se montó la de Dios es Cristo, la gente de pie aplaudiendo a rabiar, y él cantando cada vez más furioso.

Obviamente luego le pusieron una multa de campeonato, pero aquella noche se ganó el respeto de muchísima gente con un gesto que otros cantautores más "comprometidos" no tuvieron valor de hacer.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Bien fusilados estan esa panda de asesinos cobardes y por la espalda.

Joaquim dijo...

Contra mi costumbre y para que sirva de ilustración general, he subido el vómito anterior dejado aquí por un fascista de manual.

Como pueden ver, y frente a los tontuelos de la "reconciliación entre los españoles", "la transición ejemplar" y el "pelillos a la mar", las ratas asesinas siguen correteando por las calles de España listas para clavar dentellada.

¿Para cuando una ley de Defensa de la Democracia, que meta a estos perros rabiosos entre rejas?.

Por cierto, "Anónimo", desde 1936 a hoy aquí no han habido más asesinos cobardes y por la espalda que vosotros, criminal.

Anónimo dijo...

Yo tambien fui del FRAP y lastima de años y vidas perdidas por una causa que al final solo a servida para marginarnos a los miles de jovenes que eramos puros de corazon y luchabamos por las ideas inocentes de nuestra juventud
Al final solo ha servido para montar en el poder a los falsos democratas que hoy solo luchan por estar donde estuvieron los franquistas
EN EL PODER
Casi todos los que eran dirigentes del FRAP, hoy estan viviendo del estado, bien en el PSOE o bien dentro del PP
Que lastima que mis camarads murieran fusilados por seguir consignas de unos vividores y oportunistas, porque ellos, los que lanzaban las consignas estaban bien protegidos en Paris o en Suiza, como Raul MArcos y Elena Odena, Jmoreda, Rafael Blasco y y todos los demás....