lunes, 21 de febrero de 2011

Jordi Hereu descalabra al aparato del PSC



La victoria de Jordi Hereu en las primarias para decidir el cabeza de lista del PSC, estaba cantada. Lo corrobora el cómodo margen por el que se ha producido (un 60% de los votos para Hereu y el 40% para Tura), que deja en evidencia al aparato central del PSC, patrocinador en la sombra de la candidatura de Montserrat Tura. En última instancia el resultado de las primarias significa sobre todo una derrota sin paliativos para el sector nacionalista del partido, el valedor público de Tura, cuyos personajes más significativos andan estos días dudando entre reorganizarse en el PSC o huir hacia los verdes pastos de CiU, como ya han hecho los más consecuentes de ellos.

En lo que hace al resultado de los comicios, mientras que la señora Tura sólo ha ganado en tres distritos, los tres significativamente correspondientes a barrios burgueses (Sarrià-Sant Gervasi, Gràcia i Eixample), Hereu ha ganado en siete distritos, arrasando en los barrios obreros, donde ha obtenido el 79% de los votos en Sant Andreu, el 75% en Nou Barris, el 73% en Sant Martí y el 66% en Horta-Guinardó. Hereu recibió el voto de casi dos de cada tres militantes y de casi el 40% de los simpatizantes que acudieron a votar. El descalabro de la señora Montserrat Tura ha sido pues total, lo cual no es de extrañar a poco que se conozca el mundo del socialismo barcelonés y hechos tan significativos como el de que la candidata ni siquiera pudo votar, ya que no está afiliada al partido en Barcelona.

Se trata ahora de sumar fuerzas para cerrar el paso a que la derecha reaccionaria en sus versiones/disfraces españolista y catalanista logre su sueño conjunto de 32 años: hacerse con la alcaldía de Barcelona para desactivarla. De momento la señora Tura, como era previsible, ha dicho no a figurar en una candidatura de integración socialista. Con todo, es probable que a diferencia de la Comunidad de Madrid se acabe pactando una lista con cierta integración de elementos afines a la señora Tura y al aparato central de la calle Nicaragua; el principal problema será encontrar esos afines, pues en la política municipal barcelonesa brillan por su ausencia.

Jordi Hereu ha demostrado tener redaños y cierta capacidad para maniobrar en las procelosas y estancadas aguas del PSC. La pena es que a su vez se halla rodeado de personajes en su mayoría de segunda fila, y de algunos individuos a los que más valdría jubilar de la política lo antes posible en aras del bien común. Un detalle significativo ha sido que durante la pasada campaña de las primarias, Hereu ha conseguido agrupar en torno a su candidatura a un cierto número de cuadros y técnicos del Ayuntamiento barcelonés afiliados al PSC o próximos a la izquierda local en cualquiera de sus variantes, aunque ciertamente lejos de las proporciones que tuvo ese fenómeno en tiempos del alcalde Pasqual Maragall.

En cualquier caso las primarias han servido para desperezar al electorado de izquierdas sobre todo en los barrios periféricos barceloneses, lo que ha debido empezar a preocupar y mucho en esos ambientes de la derecha catalanista que encuestas en mano pero contra toda evidencia política y sociológica, daban por cazado el oso municipal barcelonés. En realidad, la partida por Barcelona no ha hecho más que empezar.

En la imagen que ilustra el post, Mntserrat Tura i Jordi Hereu escenifican, probablemente de modo inconsciente, su desencuentro.

6 comentarios:

JMBA dijo...

Otra como las primarias de Madrid, en que las bases derrotan al aparato.

Buenas noticias para la democracia.

Saludos.
José María

Anónimo dijo...

Me alegra enormemente poder leer tu análisis sobre las primarias del PSC de Barcelona. Si como dices ha ganado el más idóneo, espero que se revitalice el partido y pueda hacer frente con suficiente garantías a la "oposición permanente". Que todo os salga lo mejor posible y que la derecha siga otros cuatro años oponiéndose.

Salud. Martinico

jotabe dijo...

Más que en los porcentajes, que también, no es menor la importancia de la participación, que fue escasa. Si en unas primarias no son capaces de mobilizar a los propios.....
Por otra parte, como se comenta en el post, tampoco es baladí, de cara al resultado, la importancia de los cuadros y tecnicos municipales que si se mobilizaron. Si bien es cierto que, pensando en su futuro ( alguno de ellos cargo de confianza ) mejor le hubiera ido apoyar a Tura en vistas a un más reñida pugna electoral con el candidato de CIU Trias. La derrota de Hereu está tan cantada como cantada estaba la de Tura.
Por cierto, la publicidad institucional del Ayuntamiento y su alcalde en las ultimas semanas, ha sido una manera como cualquier otra ( gratuita, eso sí ) de autobombo, cosa que no ha tenido la rival.
Ah, si Hereu es la alternativa radical de izquierda a Montserrat Tura, apañados estamos .

Joaquim dijo...

Jotabe, la participación estuvo en el 40%, sino recuerdo mal. Con un porcentaje inferior se han validado cosas legalmente más importantes, como el Estatuto de Andalucía.

No creo que la derrota de Hereu ante Trias esté tan cantada, a pesar del empeño de todos los grupos mediáticos en darla por hecho. También dieron por cantada la victoria en las primarias de Tura sobre Hereu apenas se convocaron, y ya ves.

No sé a que campaña de autobombo de Hereu te refieres, yo al menos no la he percibido. Sí se ha notado por el contrario el esfuerzo de quienes dirijen el partido por promocionar a su candidata, la señora Tura, incluido el bombardeo mediático llevado a cabo por los medios de la Corporación Catalana de Radio Televisión (TV3 y catalunya Ràdio) y del Grupo Z (El Periódico de Catalunya).

Y en fin, no creo que nadie en su sano juicio haya pretendido nunca que Hereu sea un candidato de alternativa radical de izquierda, ni a la señora Tura ni a nadie. Lo que no es menos obvio es que comparado con la señora Tura y sus valedores, Jordi Hereu pasaría perfectamente por un sindicalista de línea FAI extrema.

Anónimo dijo...

Pues si es así, me es igual que gane Hereu, Trias que Fernadez Diaz.

Joaquim dijo...

"Anónimo", eso es precisamente lo que quieren los señores Trias y Fernández (Hernández y Fernández,como en Tintín)): que cunda el desánimo.