jueves, 29 de octubre de 2009

Chorizos transversales. Para entender el caso Santa Coloma


La caída de una red corrupta organizada en torno al Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet, en las cercanías de Barcelona y dentro del antaño llamado Cinturón Rojo metropolitano barcelonés, ha sacudido la sociedad catalana como un verdadero trallazo. Motivos de sobra hay para semejante reacción.

En realidad, lo que nos ha dejado con la boca abierta a los catalanes no es tanto la existencia de otro agujero negro en la vida municipal española por el que se cuelan los millones de euros como si nada, sino la digamos calidad -es una forma de hablar- de los implicados y sobre todo, las interconexiones entre tramas integradas por personas de orígenes sociales, culturales y hasta (según algunos) étnicos en principio distintos y distantes. Por último lo que a muchos nos tiene en un pasmo es que hasta esta semana nadie hubiera caído en la cuenta de los clamorosos delitos (presuntos, faltaría más) cometidos por esta panda de golfos apandadores, que al igual que el sargento Arensibia llevaba escrito en el casco de combate aquello de "nasío pa matar" en su caso llevan inscrita en la frente con rotulador grueso la divisa "nasío pa robar".

El nombre que a primera vista llama más la atención entre los chorizos recién recolectados por el juez Baltasar Garzón es el del alcalde de Santa Coloma de Gramanet. Había que oír al compañero José Zaragoza, secretario de organización del PSC, expresar todo compungido su absoluta sorpresa porque Bartomeu Muñoz, aún alcalde colomense, haya salido un ladrón de tomo y lomo, circunstancia de la cual dijo textualmente haberse enterado por los periódicos. Parece mentira que un secretario de Organización se haya de enterar de estas cosas por los periódicos, máxime cuando Bartomeu Muñoz es un personaje del que hace décadas se podía esperar cualquier cosa en materia de dinero negro, paraísos fiscales, "promociones inmobiliarias" salvajes y fraudulentas y demás delicias producidas por nuestra sin par economía de mercado, aderezadas eso sí con unas gotas de social-liberalismo bien entendido.

Porque resulta que Bartomeu Muñoz es hijo de Blas Muñoz Blaya, último alcalde franquista de Santa Coloma de Gramanet, antiguo inmigrante sureño que de paleta de andamio pasó directamente a constructor inmobiliario sin freno; de Blas Muñoz Blaya se decía que era propietario de mil pisos sólo en Santa Coloma. Bartomeu heredó el imperio de papá y siguió en la brecha, levantando tocho a tocho su propio tinglado. Un día le dio por la política, como les ocurre últimamente a tantos "emprendedores", y apareció como concejal en Santa Coloma nada menos que del PSC; es decir Bartomeu Muñoz era, presuntamente, de izquierdas ¡Qué cosas!.

Tan de izquierdas era Bartomeu Muñoz, que en una escalada fulgurante llegó a alcalde de Santa Coloma tras la retirada de Manuela de Madre y pronto a Primer Secretario de la Federación del Barcelonés Nord, la tercera en importancia del PSC tras Barcelona y el Baix Llobregat, además de a vicepresidente de la Diputación provincial. Según contaba la edición catalana de El País hace un par de días, al parecer Bartomeu Muñoz compatibilizaba a la perfección su supuesta ideología de izquierdas con el vivir como un rey en el exclusivo Turó Park de Barcelona, desde donde se desplazaba cada día a su despacho de alcalde a bordo de un estupendo Mercedes de su propiedad que dejaba aparcado antes de entrar en Santa Coloma, siendo recogido allí por un coche oficial del consistorio que presidía a bordo del cual proseguía camino hasta el ayuntamiento colomense. Detalles entre otros que aluden a un estilo de vida que a un secretario de Organización tan avispado y eficiente como José Zaragoza no deberían habérsele escapado hace ya mucho tiempo.

Con todo, el cabecilla de la trama -presunto cabecilla, faltaría más- no es Muñoz sino un tal Luis García, alias Luigi. De este sinvergüenza un servidor tiene noticias desde hace casi 30 años, cuando el caballero en cuestión y algunos otros como él mangoneaban la UGT de Catalunya y sus nombres ya salieron a relucir entonces en las primeras tramas de corrupción, como por ejemplo en cierto negocio de compraventa de coches. No pasó nada, eran apenas los primeros escarceos y comparado con lo que ha venido luego las cantidades eran de risa. Luigi y compañía fueron dejando la UGT catalana, o la UGT catalana les fue dejando a ellos poco a poco, aunque Luis García fue diputado autonómico del PSC un buen puñado de años, mientras comenzaba a hacer negocios a lo grande. Ya se pueden hacer una idea de la clase de negocios en los que andaba el tal Luigi: promociones inmobiliarias, naturalmente, Sus negocios eran tan bestias, que Luis García fue expulsado del PSC en 2001. Aquí José Zaragoza sí que anduvo más fino, tal vez porque Luigi ya no tenía ningún poder en el PSC (antaño sus apoyos eran los llamados "obreristas", los militantes provenientes de la Federación catalana del PSOE más irreductiblemente españoleros), y sus negocios entraban de lleno en la pura "mafia del ladrillo".

Aún más asombroso resulta que estos mindundis venidos a más conectaran con personas tan selectas y miembros de la mejor "sociedad civil catalana", como son Macià Alavedra y Lluís Prenafeta. ¿Que quiénes son estos dos señores? Macià Alavedra fue durante años el número dos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) sólo un paso por detrás de Jordi Pujol, de quien fue mano derecha en el partido. Macià Alavedra es un verdadero patricio, un "senyor de Barcelona", un miembro eminente de una de esas 30 familias catalanas que según Lluís Millet, el del caso Palau de la Música, no es que manejen Catalunya es que "son" Catalunya: sus intereses coinciden sencillamente con los del país, y viceversa. A Macià Alavedra le sostuvo la cabecita infantil durante su bautizo nada menos que el presidente Francesc Macià; su propio nombre de pila fue un guiño para halagar al presidente Macià.

Lluís Prenafeta es otro personaje quizá de un lustre y peso específico ligeramente inferior al de Alavedra, pero no mucho menos: durante décadas fue el secretario particular y hombre para todo de Jordi Pujol. Si Prenafeta escribiera unas memorias a tumba abierta el escándalo en la política, la sociedad y la economía catalana sería monumental, y probablemente al menos un hijo de Jordi Pujol acabaría en la cárcel. Prenafeta, al igual que Alavedra y otros compañeros de pandilla en CDC, tuvo que retirarse de la primera línea ya en los años ochenta, cuando algunos fiscales y periodistas comenzaron a husmearle la bragueta financiera a la burguesía catalana. Desde entonces se habían vuelto muy discretos. Pero mira por dónde reaparecen, asociados ahora a una trama de "xarnegos" politicastros de medio pelo aunque al parecer hábiles comisionistas. Según se empieza a decir estos días, a los emprendedores "de izquierdas" les han pillado porque sus nombres salieron a relucir en ciertas investigaciones sobre cuentas opacas en el paraíso fiscal que es la isla Jersey. Uno se barrunta que estos tipos, que habían acumulado multimillonarias cantidades de euros gracias a la libertad de mercado inmobiliario ejercida en la periferia barcelonesa, requirieron los servicios de una experimentada red de doctorados en la evasión de capitales, que formarían los Alavedra, Prenafeta y resto de compañeros mártires de la causa del catalanismo bien entendido y mejor financiado. Todo presunto, naturalmente.

Y en fin, más allá de todo esto lo que a algunos nos tiene pasmados es que espíritus tan selectos y preocupados por la defensa de los intereses de la Catalunya Catalana se avengan a colaborar con unos robagallinas llegados allende la frontera del Ebro. Un hecho tan absolutamente novedoso señala cambios tremendos en las relaciones sociales en Catalunya: seguramente es que el famoso "ascensor social" catalán, del que tan satisfecho se mostraba Jordi Pujol, funciona a todo vapor. O tal vez, que el dinero, y más si es robado, no tiene patria ni bandera ni siquiera idioma (doy fe de que en sus tiempos de dirigente "psoero" en el PSC, Luigi era castellanohablante militante y furibundo anticatalán).

Está visto que la sociedad civil catalana ya no es lo que era. Si Macià (don Francesc) y Cambó levantaran la cabeza, se morían del susto.

La fotografía que ilustra el post está tomada del blog de Bartomeu Muñoz, todavía alcalde de Santa Coloma de Gramanet, y acompaña una entrada del 9 de febrero de este año en la que el antetítulo dice literalmente:"El mercado inmobiliario privado está pasando por el peor momento de los últimos decenios, con costosas consecuencias para el sector y, sobre todo, para las numerosas familias trabajadoras que de él dependen".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Se esconden la porqueria unos a otros e ahí la cuestión. Cuando sale a la luz pública, se hacen los inocentes los que deberian vigilar quien entra en el partido, y sobre todo antes de tener un cargo importante público, si de verdad son de izquierdas o no. No es tan dificil averigüarlo si se quiere. Lo malo es que hacen la vista gorda, porque les conviene.

Ayer decia un compañero que tan repugnante es el que roba como el que no vigila siendo su deber.

Ese tipo, segun tu cuentas, llevaba una vida de superlujo que no podia pasar inadvertida ¿cómo es que no se investigó?.

Tambien hay que tener en cuenta la cantidad de gentuza que se mete en los partidos, denominándose sin pudor de izquierdas, cuando lo único que quieren es medrar, poder y dinero.

La indignación es tan grande que se merecen que nadie vaya a votar. Lo malo es que hay que hacerlo porque si no tendriamos a lo peor de lo peor. Ya que los ultras no dejarian de hacerlo porque ellos viven del robo y todavia se lo pondriamos mas facil.

Se siente una de lo mas impotente.

En todo ésto hay algo que está bien, y es que ahora como nunca, se está destapando la porqueria que por desgracia siempre ha ahbido, solo que estaba oculta.

Marian

ximo dijo...

Por supuesto habria que pedir responsabilidades a los organos de los partidos y sus dirigentes que "permiten" que se les cuelen sujetos de estas características.
Muñoz, según he leido, estuvo en un tris de convertirse en Presidente de la Diputación de Barcelona y no lo consiguió al parecer por que alguien ( Montilla o Zaragoza ) lo evitó a última hora, se quedó en Vicepresidente. Perfecto, pero a su lado ha tenido al actual Presidente, que a su vez es marido de Manuela de Madre y concejal también de Santa Coloma, además en la Dipuitación también a su lado tiene a la mujer de Montilla. No me puedo creer que no hubiera ninguna sospecha sobre la conducta del susodicho, lo único que me queda, como consuelo, es que nadie podo hacer nada.
De todas formas dejadme decir que, independientemente del resulatdo de la imputación y de su culpabilidad o no, un personaje así no puede ser Alcalde de una población como Santa Coloma, al menos en representación del partido socialista, por lo visto el mismo se avergonzaba de llegar hasta el Ayuntamiento con su Mercedes. Por algo sería; si bien no es menos cierto que si era alcalde es, primero porque estaba en la lista y, posteriormente encabezándola, le votaron.
Esta mísma mañana aparecía Manuela de Madre muy apenada, no dudo que tiene motivos para ello, pero también tiene parte de responsabilidad en la elección de Muñoz.

pena dijo...

Manuela sabe lo que se hace, ayer reía en la Generalitat hoy compungida, ante los medios. No sabe nada. Hago un link ya que me parece un análisis espeluzanante de nuestros políticos y de los "ideales" que los mueven.

Jesús Herrera dijo...

Pues sí, Joaquim, casi siempre estoy de acuerdo en casi toda la extensión de tus artículos. Y en éste también.
Pero además de meter el dedo en la llaga de la corrupción en la política, yo quisiera ir más lejos; quisiera apuntar motivos para después idear soluciones.
Los partidos políticos son un potingue muy atractivo para los trepas, medradores, "emprendedores", listillos, avispados, tunantes, pícaros..., y un largo etcétera de vivales que intentar salir de la escasez, de la modestia económica, por la puerta grande y a toda mecha.
Siempre me viene a la memoria el símil del azúcar. Cuando se te han caído unos granitos de azúcar en el suelo de la cocina o del comedor, yo no sé cómo se las apañan pero a las pocas horas tienes una procesión de hormigas en la cocina o en el comedor.
Ese es mi símil. El de los trepas que acuden a los partidos políticos como hormigas a la llamada de los granitos de azúcar.
Pero, dentro de lo que cabe y según mi manera de entender, los partidos que derraman más reguero de azúcar son los partidos de derechas. Los partidos de izquierda, derraman mucha menos azúcar.
Pero, ¡claro!, la afiliación de los partidos de derechas está repleta de hormiguitas que ya están en la procesión de los granitos de azúcar y así hay mucha competencia. Entonces, tenga sus adentros de derechas o de izquierdas (de izquierdas, me extraña pues es tan difícil y sacrificado) se afilian a los partidos oficialmente de izquierdas. A los partidos de la órbita socialdemócrata, muchísimo más que a los de la órbita comunista (con perdón).

Una vez así afiliados los trepas, medradores, pícaros, avispados, tunantes..., y un largo etcétera de vivillos, no les es muy difícil llegar a los lugares altos de las listas electorales. Los humanos somos así. Esta pléyade de estómagos tragones, dentro del respectivo partido experimenta un empuje vertical y hacia arriba de la misma magnitud que los beneficios que espera obtener.
Ya me estoy imaginando a los honestos que haya en cada partido, allá lejos, en un rinconcito de la sede partidista, sin que se acerque a ellos un alma buena que les dé una palmada en el hombro y un empujoncito por debajo de la espalda, diciéndole: «¡Anda, hombre! Date a conocer; postúlate para que te metan en la lista; no seas tan modesto ni tan resignado».

Pero los honestos, decentes y auténticos que haya en cada partido (alguno habrá, digo yo...) no están imbuidos de esa ley elemental de la física que dice: «Todo afiliado que está dentro de un partido, experimenta un empuje vertical y hacia arriba de la misma magnitud que los beneficios que espera obtener de su paso por la política».
De su paso por la política, del paso honesto y honrado por el periodo de mandato político, ese tipo de gente espera tener poco o ningún empuje. Por lo tanto, no suben; es más, ni se les descubre que están allí, agazapados en un rinconcito de la sede del partido.
Gentes más o menos inocentes y decentes como pudieran ser Manuela de Madre, su marido, Pepe Montilla, su esposa, José Zaragoza y etcétera, etcétera, no se atreven a dar un empujito al afiliado honesto que no da señales de querer trepar a costa de lo que sea. Y lo que es peor, ni se atreven a zarandear la escalera de los trepas que ya han trepado hasta tan altas alturas.

Por eso y por mucho más, hay que poner la lupa de 8 aumentos a todos los que llegan a alcaldes de grandes poblaciones, a concejales de urbanismo, a presidentes de diputaciones, a diputados, a senadores...
Y no dudar que hay por ahí muchos alcaldes y concejales y muchos dedicados a tareas políticas, que si no les cuesta dinero de sus bolsillos (que los hay), por lo menos, salen como entraron: Con una mano delante y otra detrás. Esos ejemplares suelen dedicar escasos años a la función política. No se puede estar mucho tiempo haciendo el gilipollas.

Un saludo y perdón.