lunes, 10 de agosto de 2009

Las rondas fascistas italianas


La pasión de la derecha extrema/extrema derecha por los uniformes cuanto más apayasados mejor, resulta digna de un estudio psiquiátrico a fondo.

Los integrantes de las rondas italianas ya han sacado a pasear “camisas verdes” (los fascistas “postmodernos” de la Lega Norde) y “camisas negras” (los fascistas rancios de Alleanza Nazionale). En el Partido Podrido (PP) español deben estar verdes de envidia. O negros. O más bien, azul mahón, el color de los falangistas.

¿Se imaginan a Montoro, Arenas o Álvarez Cascos con camisa azul mahón patrullando las calles para dar seguridad a nuestras mujeres y nuestras hijas?. Sería como en el chiste del cura gallego, al que una muchachita aldeana le dice en confesión que el cacique del pueblo la anda acosando porque quiere su virginidad: “date por jodida, hija mía”, le contesta el cura.

En fin, que al menos en Italia habrá que volver a sacudirle el polvo a estos mierdas con otro escarmiento al estilo del que recibieron entre 1944 y 1945, cuando el primate que los lideraba acabó colgado cabeza abajo en un mercado público en Milán.

En la fotografía, un fascista del MSI italiano ataviado con el cruce entre un remedo del uniforme de las SS nazis y el de guardia de seguridad de supermercado.

4 comentarios:

Juan dijo...

Creo que en el PP ni están verdes de envidia ni tampoco está muy lejos el día que se lance la propuesta aquí en España. Público informa hoy de que hay ya una veintena de pueblos que están con estas patrullas ilegales en España. Creo que desde la ultraderecha en España ya se está preparando el terreno. En mi pueblo ha habido este verano una oleada de robos en casas alejadas del casco urbano. Me temo que esto es la preparación de las patrullas azules.

Joaquim dijo...

Si llega el caso, habrá que actuar con toda energía y por todos los medios posibles contra esas partidas de la porra.

Un saludo.

Sergio dijo...

Bueno, no podemos decir tampoco que el party-pop haga una "oposición responsable", su sistema se basa en oponerse a todo sin dar alternativas o dando alternativas imposibles, en boicotear las estrategias de Gobierno en lo que pueden (recordar energías renovables como ejemplo) aunque tenga para ello que reescribir la ciencia y en proteger, acunar, ayudar y, al fin, blindar sus partidiarios más corruptos...

Y esas tres "cualidades" del party-pop suelen ser también "cualidades" del fascismo cuando está en la oposición.

Un saludo.

Joaquim dijo...

Lo más curioso es que las iniciativas presuntamente en pro de la seguridad de los ciudadanos que plantea en todas partes la derecha extrema/extrema derecha, suelen estar precedidas por la creación consciente por su parte del clima de inseguridad pública necesario para que sus propuestas de "mano dura" sean acogidas con ganas por los más ignorantes.

Recuerdo una película francesa de 1969, creo que es "La aventura es la aventura" -una crítica mordaz sobre el entorno social y político del Mayo del 68-, en la que un tipo responde a la pregunta de un amigo sobre qué ocupación tiene desde que se vieron por última vez: "¿Yo? ahora soy terrorista: me paga la extrema derecha para que dispare a gente de derechas y así le puedan echar la culpa a la izquierda".

Es lo que hacen los fascistas italianos y pronto los españoles: crean inseguridad en la calle apaleando "rojos" e inmigrantes, y luego organizan "patrullas de control" para supuestamente "proteger" a los ciudadanos... ¿de ellos mismos? No, ¡de los agredidos¡. ¿Cabe mayor cinismo?.