martes, 16 de agosto de 2011

Benedicto XVI viene a por nuestras almas y nuestro dinero


Durante la presente semana Madrid se convertirá en escenario, escaparate y rehén de la secta vaticana, con su Gran Gurú al frente, el ¿ex? nazi Joseph Ratzinger. La Jornada Mundial de la Juventud es una pura excusa para que la Iglesia Católica muestre sus poderes en el país más torturado por ella desde la Contrarreforma, el que más sufre su continua agresión ideológica a la vez que el más esquilmado por estos hambrientos del dinero ajeno. A nivel organizativo, y como recordaba hace unos días el escritor Juan Goytisolo en un artículo en El País, detrás del evento mundial -eso dicen- que nos ha caído encima andan como arquitectos y movilizadores grupos tan siniestros como el Opus Dei, Los legionarios de Cristo, los kikos y el tinglado multimillonario montado por una banda de sinvergüenzas en torno a unas supuestas apariciones de la Virgen en El Escorial. Laus Deo.

La movilización de decenas de miles de jóvenes de ambos sexos, pertenecientes en su mayoría a colegios elitistas propiedad de estos grupos, pretende hacer creer que es la juventud del mundo mundial la que viene a festejar a "su" Papa. Una pura operación de márqueting limitada básicamente a España -su país fetiche/monedero-, sin embargo, como demuestra el que del famoso millón de personas que los organizadores esperan reunir apenas 90.000 sean realmente jóvenes extranjeros, llegados estos días a Madrid en avión y procedentes en su mayoría de América Latina y la Europa mediterránea.

Las cifras de este derroche con cargo al erario público español, son increíbles de puro fastuosas. Ya se habla de entre 50 y 100 millones de euros como coste global de este circo. Sólo la empresa de transporte público madrileño perderá 15 millones de euros, al entregar bonos de transporte casi gratuito a los "peregrinos", y tendrá que abonar más de medio millón de euros en concepto de horas extras a sus trabajadores. La seguridad movilizará a 10.000 policías más vigilancia privada, bomberos, personal sanitario etc. La publicidad ha corrido a cargo de instituciones públicas, como lo son diversas consejerías de la Comunidad autónoma y del Ayuntamiento de Madrid que la realizan a través de los departamentos de Turismo, Educación (!) y Asuntos Sociales (!!), detrayendo así fondos que se están negando a personas necesitadas de atención pública. Y en fin en el nivel técnico, detrás del montaje de escenarios, luces, sonido, movimiento de masas etc, hay empresas multinacionales organizadoras de conciertos de estrellas del rock. Y no olviden a Gürtel/PP, que seguro sacará de ahí tajada tal como lo hicieron en la visita de Su Santidad a la Valencia de Francisco Camps, según alguno de los muchos sumarios judiciales por corrupción abiertos contra los gestores políticos del País Valenciano.

Pero el escándalo no es solo público. Numerosas empresas privadas han sido llamadas a entregar su óbolo, y a fé que a pesar de los tiempos de crisis que dicen vivimos han sabido responder como un solo cristiano papista. La ropa de los voluntarios por ejemplo la ha pagado Caja Madrid, cuyo logotipo lucen las camisetas de los voluntarios. Medios de comunicación públicos y privados van a hacer un seguimiento al segundo de los días que dure el circo de Ratzinger en Madrid. Y en fin, untuosos políticos de izquierda como José Bono y José Blanco acudirán a rendir vasallaje al Rey de Roma fingiendo una fé que seguramente no tienen pero esperan les rente buenos votos entre los electores "centristas".

Lamentaba con tristeza el presidente Manuel Azaña que los españoles siempre anden detrás de un cura, "sea para seguirle en una procesión o sea para saltarle la tapa de los sesos de un disparo". Algún día habría que empezar a ignorarles, pues. Y sin embargo, afectar indiferencia ante el hecho de que una ciudad como Madrid quede colapsada durante días por un "acontecimiento" tan aberrante como este es imposible, tanto por lo que hace a la faceta moral del asunto como a la puramente ciudadana. Y lo más importante, pretender ignorar las payasadas de este demiurgo profesional -quien por cierto sigue sin haber pedido perdón por su pasado nazi-, capaz de invocar a un Dios todo bondad mientras se refocila en unos fastos de emperador romano en los que se malversan cantidades astronómicas de dinero, en tanto millones de seres humanos mueren de hambre y miseria a solo unas horas de avión de sus misas-espectáculo, sería por nuestra parte un pecado de lesa Humanidad.

En algún sitio he leído que estos días se van a instalar pantallas gigantes de vídeo en Somalia y en otras partes para que las gentes de esos países puedan seguir el periplo por Madrid del llamado Benedicto XVI; si fuera cierto, no cabría mayor muestra de cinismo. En fin que si yo fuera Dios, les aseguro que iba a tomar medidas: un rayo divino caería en el escenario de la plaza de Colón, de modo que al menos chamuscara las ricas vestiduras del nigromante conjurador de almas y dinero, dejándole en ridículo urbi et orbi.

¿Se apuestan algo a que no habrá rayo divino justiciero? Pues claro que no, por eso actúan como actúan los individuos como Rouco Varela o Joseph Ratzinger: porque saben que no habrá justicia divina contra ellos.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástico artículo el que has escrito Joaquim.
Lo dices todo, y tan bien dicho, que no hay nada que añadir. Aunque si, yo no diria exnazi, creo que sigue siéndolo, solo un ejemplar tan repugnante es capaz de aceptar tanto homenaje y mostrar tanto lujo con tantos seres humanos muriendo de hambre a la vuelta de la esquina y al tiempo predicar el amor al prójimo, el muy cínico.

Mi furia actual es contra el gobierno, que se dice socialista y acepta toda esta siniestra pantomima. Si lo que desean son votos ya han perdido uno, el mio.
Votaré si, con el fin de que no se lleven uno mas los hijos de estos nazis presididos Por Benedicto y Rouco, pero será para cualquiera que se presente mas a la izquierda y menos solidarios con los fanáticos católicos enriquecidos con los tontos que les creen.

Da gusto leerte y ver que hay personas libres y muy alejadas de la miseria intelectual en la que todavia se desenvuelve gran parte de nuestros conciudadanos.
Gracias y un cariñoso saludo

Marian

JMBA dijo...

Hola, Joaquim.

Como es habitual, me parece que tu tono es demasiado radical para mi gusto, pero debo reconocer que tienes razón en todos los argumentos que manejas.

La Iglesia Católica es una empresa (multinacional) privada, y tiene derecho a organizar lo que quiera, con su dinero, o con el de sus socios.

Las empresas privadas nacionales que patrocinan el evento tienen derecho a hacerlo con su dinero. Pero si reciben a cambio jugosas desgravaciones, ese ya es NUESTRO dinero.

Y Madrid será una ciudad rehén de todo el fausto durante una semana entera. Ni para una final de Champions o un concierto de Lady Gaga (un decir) se montaría algo ni remotamente parecido.

Y un dato curioso. Con la avalancha de "peregrinos", este puente largo muchos de los cajeros automáticos de Madrid han sido arrasados, sin más efectivo que distribuir.

Yo, como Castelar, contrario.

Un saludo.

Omega Rojo dijo...

Me ha encantado tu articulo y tu blog. Enhorabuena por tu buen trabajo. Un saludo.

Anónimo dijo...

Te felicito por el artículo que has publicado, más si puedo añadir lo que siento..., pensar que hay tanta gente en España, que esta en el paro, que esta pasando apuros economicos, que todos nos estamos apretando el cinturon con los recortes que hacen en Sanidad y otras cosas. Va y nuestro más preciado presidente, se gasta un paston trayendo a esta figura. El cual gasto tendremos que pagar de nuestros bolsillos, el ciudadano de a pie, el pobre, no el rico el cual esconde sus fortunas a saber donde. El Vaticano el cual tendria que regalar sus visitas, el cual esta podrido de valiosas riquezas, las cuales podria repartir. Cuanta hambre y sed se podrian mitigar con ese dinero en el mundo. Eso no es lo que predicaba Dios, Dios hasta un simple trozo de pan repartia. Esta gente profana y ofende ese nómbre, no merecen ser el representante de este Ser.

Saludos, Cristina

Joaquim dijo...

Gracias a todos por vuestra amabilidad y vuestras opiniones.

Como viene a decir Cristina, si Dios existe Ratzinger y su banda están blasfemando contra él.

Anónimo dijo...

.... bueno lamento no estar de acuerdo con ninguno de ustedes mejor en vez de decir eso ...actuen y no sean solo palabras

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo con nada de esto =P

Joaquim dijo...

"Anónimos": sino están de acuerdo con la realidad de las cosas, tienen un grave problema. De todos modos, ése es su problema. Y si les molesta leer la verdad, basta conque no vuelvan por este blog.

Anónimo dijo...

la verdad esq el q esta mui equivocado es usted .... pero en realidad yo pido mucho por la gente q va por mal camino ... y tamb pedire por usted
que Dios lo bendiga

Joaquim dijo...

Pues si pide por la gente que va por mal camino, rece mucho por los sinvergüenzas que dirigen la Iglesia Católica.

Y en fin, ahórrese conmigo sus bendiciones. Me bastaría conque su Benedicto devolviera los 50 millones de euros que nos ha costado a los contribuyentes españoles su visita.

Váyase al diablo, meapilas.