viernes, 31 de agosto de 2007

Nos vemos en octubre


Robocop en Chile


Las movilizaciones sindicales en Chile contra la política económica ortodoxamente neoliberal del gobierno Bachelet han dejado un saldo de 750 detenidos y más de 30 heridos en un sólo día. Ni Pinochet en sus mejores tiempos.

Al parecer, lo único que verdaderamente se ha modernizado en Chile desde la dictadura pinochetista es el equipo represor de los carabineros. Acorazados como terroríficos autómatas, semejan personajes de una película futurista de pesadilla.

jueves, 30 de agosto de 2007

Fuera ciclistas de las aceras


Esta semana ha entrado en vigor la nueva Ordenanza municipal de circulación en Barcelona, que entre otros aspectos limita el derecho de pernada sobre las aceras del que hasta ahora han disfrutado los ciclistas, merced a la estúpida permisividad con que les obsequió el anterior gobierno municipal. Veremos si aún se está a tiempo de reparar el daño hecho en la conciencia cívica de esta gente.

Según parece, a partir de ahora los ciclistas sólo podrán circular por los carriles señalados a tal efecto en las aceras, sin invadir el espacio reservado a los peatones. En todo caso, no habrá carril bici en aceras de menos de tres metros de ancho, y se reafirma la prioridad del peatón sobre el ciclista en el uso de la acera.

Claro que las sanciones para los bestias a pedales no superarán los 30 euros. Y uno no se imagina a la Guardia Urbana barcelonesa multando vehículos que ni siquiera llevan matrícula. Así que mucho me temo que vamos a continuar más o menos igual.

Vista además la agresividad que los émulos urbanos de Induráin van desarrollando -hace apenas unos días un redactor de El Periódico de Catalunya y su esposa fueron atacados a puñetazos por un ciclista sin mediar palabra ante su negativa gestual a cederle el paso-, los peatones vamos a tener que comenzar a pensar en acciones de resistencia pasiva ante los vehículos de tracción animal que nos acosan. Hay que defender el único espacio público de la ciudad que nos está reservado y en el que se supone que deberíamos estar seguros.

Rosa Díez, hasta nunca


El invento de partido con Rosa Díez y algunos otros tránsfugas del PSOE vasco nace con la hipoteca que representa traicionar al propio partido, a sus votantes y a las ideas que esta señora decía defender.

El futuro de ese partidito es el mismo que el de Ciutadans: la ausencia de apoyo social y la más absoluta mediocridad electoral. Dentro de un tiempo el PP tendrá que hacerse cargo de las facturas y recoger a los náufragos, como sucederá con Ciutadans probablemente antes de las generales de marzo. Ya ocurrió así anteriormente con García Damborenea y su famoso abrazo con Aznar en el mitin de Zaragoza, luego que el PP se hiciera cargo de pagar las deudas generadas por aquella Democracia Socialista de "Ramborenea" que tuvo tan corta vida.

Lo más divertido del asunto es que el invento de la Díez y compañía sólo perjudicará al PP caso de que se presenten a las elecciones generales próximas, tal como ya ocurrió con Ciutadans en las autonómicas y municipales últimas (por eso les han sacado de la circulación, reventando el partido desde dentro), donde los pocos votos que obtuvieron se los rebañaron a los "populares". Aunque tampoco es descartable que esa gente acabe integrándose directamente en las listas del PP como "independientes". Al cabo, ya son perros de la misma jauría y sirven a los mismos amos.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Sostiene Carod


Apenas regresar de las vacaciones, Josep Lluís Carod Rovira ha inaugurado el curso político catalán lanzando una propuesta de las destinadas a hacer mucho ruido fuera de Catalunya, pero más bien poco dentro del país.

Dice Carod que 2014 es un buen año para convocar un referéndum de autoderminación para Catalunya, por coincidir con el 300 aniversario de la derrota de las fuerzas austracistas en la Guerra de Sucesión española, suceso que aparejó según los nacionalistas catalanes la pérdida de libertades e instituciones catalanas supuestamente universales y supuestamente finiseculares.

De entrada, "politesse" obliga, hay que saludar el método civilizado y político usado por el líder independentista catalán, apenas unos días después de que ETA haya abierto a bombazos el curso político español. Probablemente buena parte del "hecho diferencial" catalán en relación no ya con la política vasca sino con la política española, reside en que aquí, en Catalunya, la sangre pocas veces llega literalmente al río, y cuando esto ha sucedido a lo largo de la Historia ha sido más por imposición foránea que por verdaderas ganas de escabechinarnos entre catalanes.

En síntesis, Carod propone que los catalanes nos pronunciemos sobre nuestro futuro en un referéndum que decida si queremos un Estado propio o no. Se supone que si la respuesta es afirmativa la cosa tirará adelante inmediatamente, y Puigcercós será nombrado embajador de Catalunya en la ONU o en Oceanía, es un decir. Con "una mayoría suficiente", la que se determinara previamente, se abrirían las puertas a la independencia.

Pero, ¿y si si el resultado en esa convocatoria fuera que a los catalanes no nos interesa un Estado propio? ¿Qué pasaría? ¿Se volvería a convocar otro referéndum al cabo de un tiempo? Y caso de volver a perderlo, ¿se convocaría de nuevo referéndum? ¿Se convocaría tantas veces como fuera necesario hasta conseguir un sí mayoritario? ¿O al primer no el señor Carod y su partido decidirían dejar la política y dedicarse a otra cosa?.

Es el riesgo de dar carta de naturaleza a una ficción evanescente cual es el concepto de autoderminación nacional en pleno siglo XXI: que te puedes dar de narices con la realidad en cualquier momento.

Porque parece obvio que la realidad de los catalanes de hoy no pasa por las batallas perdidas por Catalunya hace tres siglos (¿qué Catalunya las perdió, en todo caso?) durante una guerra dinástica española, librada en aquellos tiempos en que los caballeros llevaban pelucas empolvadas con talco y las señoras el aro de una rueda de carro bajo las faldas. Las preocupaciones de los catalanes de hoy tienen que ver con el empleo precario, la sanidad masificada, la educación de ínfima calidad, el deterioro de los servicios públicos, las infraestructuras obsoletas y la falta de calidad y competencia de eso que se ha dado en llamar "la clase política", entre otros problemas semejantes. Carod y su ERC parecieron entenderlo así hace unos años cuando enviaron al trastero el yelmo incorrupto de Jaume I y los Fueros pergeñados durante las guerras carlistas, para ofrecer una propuesta de país que pretende más libertad, más democracia y mayor bienestar para la mayoría de sus ciudadanos y no sólo para unos cuantos.

En esa apuesta era inevitable que la nueva ERC se encontrara con las izquierdas catalanas, que representan mejor o peor las fuerzas del trabajo, y que fruto de ese entendimiento nacieran los gobiernos tripartitos de la Generalitat catalana, construidos con una base social de una amplitud como no se había dado desde los tiempos de la Generalitat republicana. Hoy la confrontación política en Catalunya está dibujada nítidamente en función de las coordenadas izquierda/derecha y no en función de falsas solidaridades interclasistas de carácter nacionalista entre clases nacidas para oponerse, y ése es un mérito principal de la ERC renovada que ha sabido llevar a los sectores de la mediana y pequeña burguesía que representa a una alianza con las clases trabajadoras, que son fundamentalmente de origen inmigrante y ajenas por tanto al imaginario nacionalista catalán. De persistir en el tiempo, esa articulación entre las clases populares catalanas puede crear un proyecto de futuro sólido, algo que desespera a las derechas en versión catalana o española.

Lamentablemente la actual propuesta de Carod Rovira amenaza con dar al traste con todo eso, al retomar el discurso esencialista de una ERC a la que sus mismos dirigentes dan por superada. Por supuesto, los malos resultados electorales obtenidos en las últimas municipales y la contestación interna de una parte de la militancia explican ese retomar conceptos cuidadosamente apartados de la escena política precisamente por quienes ahora los esgrimen. Es posible que todo esto sea pura táctica política, destinada a amansar descontentos. O puede ser que realmente se pretenda volver a posiciones políticas que la dinámica histórica ha convertido en irrecuperables, lo que sólo serviría para alimentar la frustración en muchos de sus seguidores, y quizá para lanzar una radicalización indeseable de la vida política catalana.

En los años noventa se solía decir desde sectores independentistas catalanes y aún desde la derecha catalana que "los catalanes" queríamos "ser como Lituania". Ocurrió que en realidad los procesos de autoderminación en la Europa central y del Este (manipulados por el Imperio Americano y por intereses político-financieros de la Europa occidental) alumbraron realidades tan poco deseables como modelo como son Macedonia, Kosovo, Moldavia, Bosnia-Hercegovina y otras republiquetas por el estilo, sin olvidar que Estados como Letonia, Estonia y la propia Lituania no son precisamente ejemplos de regímenes democráticos ni siquiera desde el punto de vista de la democracia burguesa formal.

Si Carod y su gente quieren conquistar a una mayoría de catalanes para la independencia, deberán convencernos a quienes no creemos ni en ellos ni en ella (y por ahora somos bastantes más que quienes apoyan sus tesis) de que la Catalunya que proponen nos traerá más libertad, más democracia, más bienestar y también más justicia social que la fórmula actual u otras semejantes. Y para convencernos deben esgrimir exclusivamente datos actuales concretos, no retóricas huecas alumbradas en el siglo XIX.

En todo caso, lo mejor sería que dejaran de jugar con material sensible y devolvieran la peluca del Archiduque de Austria al desván de las telarañas. Por el bien de todos.

martes, 28 de agosto de 2007

Caso Puerta: rigor investigador también con el fútbol profesional


A mí las "muertes súbitas" en deportistas de élite no me convencen. Esa explicación me parece casi una apelación a la magia o al antiguo "Dios lo ha querido así".

Un hombre joven, deportista de élite, sin lesiones congénitas (de otro modo no hubiera podido seguir una carrera profesional de alto nivel en el fútbol), no puede morir de repente en mitad de un partido sin una causa clara que explique el fatal desenlace. ¡La que se habría organizado si el muerto hubiera sido ciclista profesional!.

Debería abrirse una investigación médica independiente y ajena al Sevilla, a la Liga de Fútbol Profesional y a la Federación Española de Fútbol, que estudiara sin presiones la muerte de este muchacho.

De Lanaja a Manila


El joven uniformado de la foto es Donato Navarro Mairal, mi bisabuelo materno. Recordarán que les he hablado de él en un par de ocasiones. Desde hace algunos meses ando en labor de investigación para reconstruir la peripecia vital de este hombre, nacido en 1875, soldado en la guerra de Filipinas y uno de los verdaderos "últimos de Filipinas", pues no retornó a España hasta abril de 1900.

Ya dispongo de una cantidad importante de datos sobre él gracias a su expediente militar. Datos que he ido cotejando con la escasa bibliografía existente sobre el tema de la guerra de Filipinas, y con artículos que he encontrado en Internet sobre este asunto. Me queda sin embargo, un "agujero negro" por llenar, un período de tiempo que abarca entre la rendición de Manila (agosto de 1898) y su repatriación, que como dije antes se produjo en abril de 1900. Espero ir despejando esa incógnita sobre la que he elaborado algunas hipótesis aún pendientes de confirmar documentalmente.

La transcripción del expediente militar de Donato (11 páginas), revela datos muy interesantes sobre su persona y sobre el contexto histórico en el que vivió. Por ejemplo, en su documento de alistamiento, firmado en el Ayuntamiento de Lanaja, su pueblo, el 1 de abril de 1894, figura una exhaustiva descripción de Donato. Se dice de él que es hijo de Ramón y de María y natural de Lanaja, parroquia de La Asunción, avecindado en ese mismo pueblo, y nacido el 13 de diciembre de 1875. Religión Católica Apostólica Romana. Estado soltero. Acreditó saber leer y escribir. Como rasgos físicos de Donato se relacionan los siguientes: 1’60m. de estatura, pelo castaño, "cejas al pelo" (del mismo color), ojos garzos (claros), nariz regular, barba clara, boca regular, color sano, frente regular. "Su aire bueno, su producción (?) ídem", sin ninguna marca particular.

El 8 de septiembre de 1894 Donato es "quinto en Caja". A partir de ahí su peripecia militar se resume así:

1896.
Declarado excedente de cupo el 16 de febrero de 1896. Sin embargo, ante la situación que viven las colonias, Donato es llamado a filas; su ingreso efectivo en el Ejército tiene lugar el 1 de septiembre de 1896. Incorporado a la 4ª Compañía del Regimiento de Infantería Sicilia núm. 7, de guarnición en San Sebastián. En ese verano de 1896, Donato coincidirá en San Sebastián con dos acontecimientos extraordinarios para un chico campesino: uno de carácter anual, el veraneo de la Familia Real en la capital donostiarra, que a buen seguro alteraba la vida de la entonces pequeña ciudad y también la de los militares destinados en ella, y otro de carácter extraordinario, cual fue la primera proyección cinematográfica realizada en el País Vasco y segunda en España tras la habida meses antes en Madrid.

1897.
Es adscrito a la 7ª Compañía del Batallón de Cazadores Expedicionario núm. 14 a Filipinas, organizado en Zaragoza. Llega a Zaragoza procedente de San Sebastián el 17 de diciembre de 1896. El 19 sale en tren para Barcelona, adonde llega el día 20 por la mañana, y zarpa inmediatamente en el trasantlántico Colón, que llega a Manila el 21 de enero de 1897. En guarnición en Manila hasta el 31 de enero, en que sale de operaciones por la provincia de Manila, quedando destacado en Tui Tui el 2 de febrero, donde permaneció hasta el 15 de abril con su compañía, fecha en que sale para San Francisco de Malabón, habiendo asistido al ataque y toma de Naic que tuvo lugar el día 3 de mayo. Permaneció en este puesto hasta el 19 del mismo mes que salió para Calamba (provincia de Laguna) y de aquí al siguiente día a la provincia de Batangas, continuando en servicio de campaña. En la revista de noviembre fue destinado a la 1ª compañía del batallón por haberse suprimido la 7ª y en igual servicio de campaña "finó el año" (sic).

1998.
Igual situación hasta abril, en que pasa al regimiento de artillería de plaza según orden del general Subinspector del arma, en oficio ¿254? de 6 de abril de ése año. Alta en el regimiento de artillería de plaza de Manila en la revista de Comisario del mes de mayo, destinado a la 4ª compañía del 1er batallón del mismo.

La siguiente anotación le hace "prisionero de los rebeldes filipinos". Y a partir de ahí, nada, sólo las anotaciones regulares en su expediente que van dando cuenta de que su situación no ha variado, hasta que el 24 de abril de 1900 desembarca en Barcelona y recibe su licencia definitiva y 250 pesetas de paga en concepto de atrasos.

A investigar esos dos años en blanco es a lo que voy a dedicar prioritariamente las próximas semanas.

domingo, 26 de agosto de 2007

Llegan más diarios para aumentar el ruido


Parece que el otoño nos va a traer nuevos diarios. Desde hace algunas semanas el gallinero mediático anda revuelto a cuenta del próximo lanzamiento del diario Público (o El Público, según otras fuentes), periódico que prepara Jaume Roures, magnate audiovisual criado en la Corporació Catalana de Ràdio Televisió (TV3) en la época pujolista, desde la que dio el salto a la FORTA (la Federación de Televisiones Autonómicas) y de allí a la oligarquía televisiva como propietario de la megaproductora Mediapro.

Una pista. Últimamente Roures anda enredado en batallas por el control de las retransmisiones futbolísticas, que parece le han enfrentado con cierta dureza a PRISA, editora de "El País". El bocado para el ganador es probablemente el negocio legal más importante en España en estos momentos. En fin, ya saben que lo del fútbol sólo se acabará cuando quien puede, dé orden al Fiscal Anticorrupción del Estado de entrar a saco en ese nido de blanqueo de dinero procedente del ladrillo especulador y de toda clase de negocios ilegales: el sacrosanto e intocable "espectáculo deportivo" por antonomasia. Así de fácil se terminaría, entre otras cosas, con el escándalo de la danza de miles de millones de pesetas que se arrojan a la cabeza alegremente los participantes en la rebatiña por los "derechos televisivos" de transmisión de los encuentros de fútbol.

Pero El Público no llega solo. Tras años de no aparecer nuevas cabeceras de prensa, el lanzamiento del periódico de Roures se verá acompañado desde la derecha por la salida asimismo inminente de otro diario, éste llamado La Nación, un nombre que por cierto despeja cualquier duda sobre su ideología. La Nación es una iniciativa del grupo Intereconomía, una corporación empresarial que aunque resulte difícil de creer se sitúa a la derecha de la COPE y de Jiménez Losantos.

Como puede verse, cabeceras nuevos e intereses viejos.

Con todo, la salida de "La Nación" se está preparando de modo bastante discreto. La de El Público, por contra, se ha convertido en un espectáculo por sí misma. Al "casting" organizado por sus creadores vía Internet para seleccionar personal respondieron 20.000 periodistas, de los cuales se escogieron 500 para la fase final, según el modelo de selección empleado para fichar participantes en esos concursos de tele-basura que gozan de tanto éxito. Y es que el sello Roures parece que va a impregnar hasta la médula el periódico.

Dicen que los dos diarios se venderán, curiosamente, al mismo precio: 50 céntimos. Curioso también que salgan ahora, a meses vista de unas elecciones generales cruciales. Se ve que el cotarro se está animando, o es que a algunos les sobra el dinero y no saben dónde tirarlo.

De todos modos, me parece que tanto El País como la prensa de derechas (casi todo el resto del papel diario impreso que se publica en España), no están muy preocupados por estos nuevos inventos. A La Nación se le puede augurar una corta vida, pues el espacio de la extrema derecha ya está sólidamente ocupado por El Mundo, La Razón y ABC. En cuanto a Público, al que se califica en todas partes de diario pegado a las tesis de Moncloa, pues qué quieren que les diga, quienes recibimos en casa El Socialista no vamos a molestarnos en pagar un diario en el quiosco para leer las mismas blandenguerías laudatorias.

El caso es que El País es un diario que más allá de la información que ofrece, que no deja de ser la misma que facilitan las agencias a todos los restantes periódicos, tiene un repertorio de colaboradores como no existe en toda la prensa escrita en castellano del mundo junta. Ése es su verdadero "valor añadido", como gustan decir los social liberales y otros distinguidos miembros de la "izquierda centrada", compañeros de viaje de los intereses de la derecha. O sea que poco daño le va a hacer El Público a El País, me parece.

Me preocupa eso sí, que algunos soplagaitas puedan haber convencido a Zapatero para que de luz verde a un proyecto de periódico concebido a su mayor gloria e impulsado por pelotas, fontaneros y aparatchiks, y comandado por un mercenario mediático como Jaume Roures, capaz de servir a cualquier amo siempre que él pueda llevarse un pastón de allí. Obviamente se diría que a esa tropa, siempre dispuesta a ser más papista que el Papa, le molesta que El País nunca haya creído del todo en la capacidad de Zapatero para gestionar un proyecto político de largo alcance, y estimen necesario fletar un vocero más favorable a sus intereses.

Mal camino sería ése, y peor si realmente cuentan con la bendición de Zapatero como dicen.

viernes, 24 de agosto de 2007

El castrador castrado


Dicen los periódicos de los últimos días que Nicolas Sarkozy pretende implantar en Francia la castración química para los condenados por un específico delito sexual. A mí ya no me extraña nada. Lo raro es que semejante bestialidad no haya sido elevada a rango de ley antes por otros primates de su mismo "pensamiento"político con mando en plaza. Pienso en Aznar, sin ir más lejos.

El caso es que a la propuesta de Sarkozy se han apuntado rápidamente el PP catalán y UDC, los democristianos de Duran Lleida. Dado que ya estamos en campaña electoral para las generales de marzo como quien dice, es de esperar que pronto el coro de vírgenes prostitutas que interpretan los Acebes, Zaplana, Ana Pastor y el casi difunto político Rajoy, nos deleite exponiéndonos las ventajas que la castración química puede reportar a la política penitenciaria y en general a la seguridad pública, ése obsceno tótem ante el que gusta de masturbarse en público la derecha más cerril.

Quienes hace décadas que dejamos de mamarnos el dedo le hemos visto enseguida cosas raras a tan fundamental aportación al debate sobre los límites del comportamiento racional de un gobernante en ejercicio. Porque resulta que cualquier estudiante de primero de Psicología nos confirmará que los delitos sexuales no tiene nada que ver con la biología y sí con la psicología. Por tanto, la castración química del delincuente sexual sea cual sea su delito simplemente no sirve para nada. Para resumirlo de un modo conciso y entendible incluso por el propio Sarkozy: el violador homicida sometido a castración química seguramente dejaría de violar, pero en absoluto dejaría de matar. Es posible incluso que sus tendencias asesinas aumentaran luego de ser castrado.

En realidad, es evidente que a Sarkozy le importan un pimiento los aspectos éticos, médicos e incluso prácticos de la salvajada que acaba de arrojar a la arena política. Lo que está intentando es desviar la atención de problemas muy serios que le agobian, tales como el rechazo social creciente a su compadreo con los sectores económicamente más poderosos de la sociedad francesa. También, la repercusión mediática que en Francia y en todo el mundo ha tenido el caso de un niño ruso gravemente herido al caer por una ventana, cuando la policía acosaba a su familia en el marco de una redada contra inmigrantes sin papeles; suceso que ejemplifica la política demagógica y matonil que desde sus tiempos como ministro del Interior ha seguido Sarkozy en relación con éste problema.

En coincidencia de fechas con la cortina de humo lanzada por el presidente francés, además, su ministro de Exteriores, Kouchner -uno de esos socialdemócratas "moderados" y "centrados" que Sarkozy ha comprado para adornar su Gobierno radicalmente de derechas- rendía pleitesía al Emperador en Washington, y dejaba caer que no sólo Francia podría en el futuro tomar en Irak un papel más activo y cercano a las tesis e intereses de la Administración Bush, sino que trabajaría para que la ONU asumiera responsabilidades semejantes. Se conoce que este Judas no debe leer la prensa norteamericana, y no está por tanto al corriente de la desbandada neocon que se está produciendo en la Casa Blanca y aledaños. Sarkozy prepara pues un viraje de 180 grados en la política exterior francesa, y para encubrirlo necesita echar carnaza a la opinión pública; ya se sabe que los delitos sexuales dan mucho juego en esos menesteres.

Con todo, el principal problema de Nicolas Sarkozy está dentro de sí mismo. Y es que en realidad, Sarkozy es un individuo lleno de complejos (desde su físico hasta sus orígenes sociales) y, él sí, verdaderamente castrado: por su esposa, Cècilia Sarkozy, una mujer de armas tomar. Hace años que las relaciones sentimentales entre Sarkozy y Cècilia han convertido al "petit Nicolas" en el hazmerreír de esa clase social a la que éste hijo de un inmigrante sin papeles del Este de Europa aspira, y que aunque le haya votado para presidente sigue minusvalorándole como hombre en todos los planos. Cècilia Sarkozy por contra es una mujer de fuerte personalidad y celosa de su independencia, incomparablemente más inteligente que su marido y que además se mueve como pez en el agua en los círculos en los que Sarkozy anhela ser acogido y reconocido; de momento, el presidente francés tiene que contentarse con navegar en el yate de ricachos beneficiados por su política fiscal y pasear con el torso al aire junto a un George Bush que últimamente anda falto de compañía europea, ahora que hasta el británico Gordon Brown anuncia que quiere tomar distancias con su política en Oriente Próximo.

No hay castrado que no quiera castrar a todo el mundo, y Nicolas Sarkozy no parece ser una excepción a la regla. Veremos si semejante disparate queda en un fuego fatuo de verano o, lo que no sería de extrañar ahora que ya vamos conociendo un poco al personaje, persiste en profundizar en él. Y es que hay individuos que cuando tienen poder, pasan a constituirse en verdaderos peligros públicos.

ETA abre la campaña electoral


ETA acaba de dar por inaugurada la campaña electoral. Vamos a ver qué cintura tiene el Gobierno para esquivar la embestida, y sobre todo para evitar los taponazos del champán que a estas horas se debe estar descorchando con profusión en la calle Génova; no ha habido ningún muerto, pero todo es cuestión de tiempo y de volver a intentarlo.

Cuando la tregua, parecía que en esa gente -en ETA, no en el PP- quedaba un gramo sino de cordura sí al menos de inteligencia. Después del atentado de la T-4 quedó claro que no. Pero esto de hoy certifica que estos pobres diablos no es que no les quede inteligencia, es que ya no tienen seso ni para pensar en su propio futuro personal.

Qué hermoso regalo electoral el que acaba de hacerle ETA al PP.

Eso sí, si tanto se quieren deberían casarse, que vivir en concubinato es pecado mortal.

jueves, 23 de agosto de 2007

Odón Elorza, la voluntad de civilidad


Cuando un político es atacado con idéntico entusiasmo por el PP en pleno, por el sector más irredentamente españolista del PSOE, por Arzalluz y sus soberanistas y por ETA-Batasuna, es que seguramente el hombre está en el buen camino. Es lo que se puede pensar de Odón Elorza, quizá uno de los personajes públicos más odiados por quienes piensan que la política se hace con las tripas, y más respetados por contra por quienes creemos que la "res pública" se gobierna con el cerebro.

Y eso que Elorza nunca ha tenido pelos en la lengua, y lo mismo dice a micrófono abierto que lo que ha hecho en Navarra el PSOE-Ferraz es una chapuza impresentable y que debería haberse constituido un gobierno navarro entre socialistas y nacionalistas, como se refiere a la"kale borroka" como la acción de un puñado de jovenzuelos chalados que no se representan ni a sí mismos porque es ETA quien manda en ellos. Nunca se ha callado, ni siquiera cuando su nombre andaba en las listas de futuros victimizados por los neocarlistas.

Quizá sean sus orígenes trostkystas los que han dado a Odón Elorza una voluntad de hierro y una capacidad de supervivencia incluso física en un medio que durante muchos años sólo podía considerarse como hostil. En los años setenta y ochenta, Donosti era un feudo partido en dos mitades y repartido entre el facherío español más reaccionario y el otro fascismo, el de capucha y tiro en la nuca en nombre de la patria vasca. Sitiado más que situado entre esas dos concepciones patrióticas aparentemente antagónicas y sin embargo tan semejantes entre sí, Elorza logró que la civilidad fuera abriéndose paso en la vida de una ciudad de la que es alcalde desde 1991, y cuya transformación ha liderado navegando todas las tormentas, incluidas las desatadas en contra suya dentro de su propio partido.

Obviamente desde que en el PSE manda Patxi López, Elorza debe sentirse más arropado, aunque de vez en cuando le envíen desde Madrid missiles de largo alcance con ánimo de hacerlo políticamente fosfatina. Vasquista pero no nacionalista, Elorza es un tipo incómodo para todos aquellos que pretenden que sólo se puede estar en blanco o en negro, o conmigo o contra mí; Odón Elorza no está en realidad más que de parte del sentido común, ése que ya se sabe que es el menos común de los sentidos.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Nuevo Manifiesto por la recuperación de la Memoria Histórica


Un nuevo manifiesto promovido por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Social y Democrática (AMESDE) pretende impulsar la puesta en marcha de la ley de Memoria Histórica, un compromiso del Gobierno Zapatero que desde hace un año duerme el sueño de los justos.

Para AMESDE, el proyecto gubernamental es "insuficiente", pero su puesta en marcha ya resulta "inaplazable", y también un "compromiso ético" del gobierno socialista, del que debe responder el actual Ejecutivo.

Los firmantes señalan que ya han pasado "tres años desde que el Congreso instó al Gobierno a constituir la Comisión interministerial" que estudiaría la situación de las víctimas de la Guerra Civil y de la represión franquista, y uno desde que el Gobierno presentara el Proyecto de Ley, que siguen considerando "manifiestamente insuficiente".

El objetivo de esta nueva iniciativa ahora lanzada es evitar que acabe la legislatura sin que se haya aprobado esta ley, lo que impediría "que se cerraran las heridas todavía abiertas entre los españoles". Crece el temor de que ante la proximidad de las elecciones generales y para satisfacer al voto "moderado", el Gobierno Zapatero acabe aparcando el actual proyecto de Ley de Memoria Histórica, a pesar de lo descafeinado de su texto en relación con las pretensiones iniciales.

De producirse esa postergación, no sólo se extendería la frustración entre los votantes de izquierdas, sino que, tal como señalan los firmantes del manifiesto, se perpetuaría la discriminación que aún sufren quienes lucharon por el democrático y legítimo régimen de la Segunda República.

Entre los contenidos de la ley que se exigen al Gobierno, además, figura una condena explícita de la dictadura franquista y de "todo el aparato represivo del franquismo" por ilegítimo. Se pide asimismo que se pongan en marcha "los recursos pertinentes para obtener la declaración de nulidad de pleno derecho" de las sentencias emitidas por los tribunales represores franquistas, y que se asuma "como política pública la localización de los represaliados desaparecidos", entre otras acciones.

En síntesis, lo que se pide es tan razonable como que se realice de una vez por todas el imprescindible ajuste de cuentas histórico con el pasado, que los países democráticos realizaron en 1945 tras la derrota de los regímenes nazis y fascistas en Europa y en España se ha postergado continuamente.

Entre los primeros firmantes de este nuevo manifiesto figuran la escritora Rosa Regás, el cineasta Pere Portabella, el magistrado emérito del Tribunal Supremo, José Antonio Martín Pallín, la escritora Almudena Grandes y el poeta Luis García Montero, así como el jurista Carlos Jiménez Villarejo, entre otros.

domingo, 19 de agosto de 2007

En memoria de Mariano Carilla Albalá, deportado


En honor a la memoria de un mártir de la libertad

Hace poco, revisando el censo de republicanos españoles asesinados en los campos de exterminio nazis, encontré el nombre y apellidos de una persona nacida en el mismo pueblo de la provincia de Huesca que mi abuelo materno, y que como él se llamaba de nombre Mariano y Carilla de primer apellido. Este hombre era Mariano Carilla Albalá, y había nacido en la villa de Lanaja en 1892; según mi madre tenía que ser pariente nuestro, pues en el pueblo no había nadie con el apellido Carilla que no lo fuera.

Naturalmente me picó la curiosidad y estuve buscando por Internet, donde recogí algunos datos más sobre Mariano. Mi madre escribió a su tío Valentín, de 96 años, que vive en una población cercana a Lanaja, y le pidió si recordaba a éste Mariano Carilla Albalá. Hoy le ha telefoneado la mujer del tío Valentín, confirmándole que efectivamente, Mariano era pariente nuestro, en concreto hermanastro de su marido. El padre de Mariano Carilla Albalá se llamaba Manuel, y era hermano de Salvadora y de Vicente Carilla; éste Vicente fue el padre de Mariano Carilla Salillas, mi abuelo materno. Los dos Marianos eran pues primos hermanos.

Manuel Carilla se casó dos veces. De su primera mujer nacieron Mariano Carilla Albalá y otros hijos. Mariano nació el 11 de noviembre de 1892. Al fallecer esta primera esposa, Manuel volvió a casarse y de ese matrimonio nacieron Valentín y otros hermanos.

Siendo muy joven, Mariano Carilla Albalá siguió el camino de otros hermanos y hermanas suyos y emigró a Barcelona. Se casó dos veces -de la primera mujer se divorció durante la II República-, pero al parecer no tuvo hijos. Al comenzar la Guerra de España, Mariano ya tenía 44 años. No tengo información sobre su ideología, militancia política y posible participación directa como combatiente en la guerra; en todo caso, al producirse la ocupación nazi de Francia (junio de 1940), Mariano se hallaba allí como republicano exiliado.

Detenido por los nazis, fue enviado primero a los Stalags (campos de detención) números 8-C y 12-D, cerca de la ciudad de Trier (Treveris), en Alemania, con el número de prisionero 35.966. En el Stalag D-12 coincidió con un numeroso grupo de soldados franceses prisioneros de guerra, entre los que se contaba el filósofo francés Jean Paul Sartre.

El 25 de enero de 1941 Mariano fue deportado al campo de exterminio de Mauthausen. El 17 de febrero fue trasladado a Gusen, donde ingresó con el número 10.422. Dadas las privaciones sufridas y su edad -ya tenía 49 años-, probablemente la salud de Mariano debió deteriorarse rápidamente, resultando poco útil en los trabajos forzados. Murió el 24 de septiembre de ese mismo año en el castillo de Hartheim, probablemente gaseado en el camión de traslado según se acostumbraba, o, si sobrevivió, en la cámara de gas instalada en el propio castillo.

Es muy posible que su nombre figure en el memorial de Hartheim, donde están inscritos los nombres de 50.000 deportados asesinados en ese lugar.

Lamentablemente no dispongo de ninguna fotografía suya, por el momento.

La información sobre Mariano Carilla Albalá la he obtenido a través de la base de datos “Españoles deportados a campos de concentración nazis”, alojada en el portal PARES del Ministerio de Cultura español, de la Asociación de deportados españoles sobrevivientes “Amical Mauthausen” y de la memoria de Valentín Carilla y su familia directa.

sábado, 18 de agosto de 2007

Digna hija de su padre


La gamberra que posa a la izquierda de la pantalla se llama Jenna Bush, y es hija del presidente norteamericano George Bush. A sus 25 años tiene sobre sus anchas espaldas un pasado como alcohólica que al parecer se proyecta sin solución de continuidad hacia el futuro, pues debe ser por algo que es ampliamente conocida en Washington como "Jenna and tonic" (que en inglés suena como "gin tonic").

Entre las hazañas del rollizo angelito, una de las hijas gemelas de Bush, figura el haber falsificado su carnet de identidad para poder comprar alcohol siendo menor de edad, y el conducir borracha como una cuba y enfrentarse a los agentes que la detuvieron con frases del tipo "¡tú no sabes quién es mi papá!".

Dicen en la Casa Blanca que Jenna se ha reformado, y tanto es así que "escribe libros" y se va a casar con el hijo del presidente del partido Republicano en Virginia. Ocurre sin embargo que la cabra tira al monte, y ahí la tienen saludando al distinguido público que tal vez vitoreaba a su padre.

Como puede verse, "Jenna and tonic" es un producto de la ganadería Bush al ciento por ciento.

viernes, 17 de agosto de 2007

MacArthur en Manila


La propaganda de guerra norteamericana primero y su historiografía amañada después, han implantado la falsedad de que Manila fue destruida por los japoneses en 1945, durante la batalla que liberó la ciudad de la ocupación nipona.

La realidad histórica es muy diferente: la capital de Filipinas fue reducida a escombros palmo a palmo por el asalto norteamericano que encabezó el general MacArthur, quien vengaba así la ofensa que le inflingieron los japoneses tres años antes al obligarle a huir del archipiélago tras haber humillado al ejército yanqui en la batalla de Corregidor. Vista la escasa capacidad de resistencia japonesa en Manila en 1945, los medios empleados en el ataque resultaron tan desproporcionados como cuando medio siglo atrás los norteamericanos se apoderaron de la ciudad tomándola a los españoles; en uno y otro caso, los recursos humanos y materiales puestos en juego por defensores y atacantes no admitían comparación posible.

La destrucción de Manila fue pues un acto de venganza de Douglas MacArthur contra los japoneses, una bofetada contra éstos que repercutió con toda crudeza en el rostro de los filipinos, que murieron por decenas de miles durante los bombardeos "liberadores" de su ciudad. Entre los tesoros insustituibles destruidos figura el barrio de Intramuros, la vieja ciudad amurallada colonial española, que por entonces contaba con cinco siglos de existencia. Un conjunto monumental del que privó al mundo aquél militar enloquecido que se llamó Douglas MacArthur, y que de existir hoy habría sido declarado, a no dudar, Patrimonio de la Humanidad.

De la web del Instituto Cervantes de Manila he rescatado esa fotografía ilustradora, una de las pocas que existen de aquél asalto salvaje, en la que un tanque Sherman destruye la puerta principal de acceso a Intramuros.

miércoles, 15 de agosto de 2007

Enfermos de imagen


Hace unos días encontré en Internet esta foto estremecedora. Tres delincuentes están a punto de ser ahorcados en Irán. En el último segundo uno de los reos percibe que hay una cámara enfocándoles, y sonríe. ¿Por qué sonríe? Obviamente se ha dado cuenta de que llegó su minuto de gloria: quizá piensa que su rostro estará mañana en la portada de los periódicos, que los informativos televisivos lo mostrarán en las salitas de estar de todo el mundo y que Internet hará de él por unos días un personaje más famoso que Beckham y Bin Laden juntos.

Si hubiera tenido las manos libres, seguro que se habría atusado el pelo. Al fin y al cabo no todos los días te hacen una foto un segundo antes de ahorcarte.

martes, 14 de agosto de 2007

Felip Puig, un ratón racista y clasista


En su columna "Opus mei" en El Periódico de Catalunya de hoy, Josep Pernau, maestro de generaciones de periodistas -él sí-, usa una vez más su conocida y fina ironía para, en esta ocasión, darle un repaso contundente a un fantasmón de la política catalana, un tipo que pretendiendo fabricar una frase supuestamente ingeniosa acaba de autorretratarse definitivamente como un racista y clasista repugnante.

El gracioso de barraca de feria ha resultado ser, una vez más, el diputado convergente Felip Puig, de profesión sus agriedades soberanistas, quien haciendo gala de un ingenio ratonero pretendió ironizar sobre el origen charnego y pueblerino del presidente catalán José Montilla, afirmando de él que "les compareixences parlamentàries l'han obligat a tornar del "pueblo"", en referencia a que Montilla ha tenido que regresar desde su localidad natal cordobesa donde pasaba las vacaciones, para asistir a las comparecencias ante el Parlament de Catalunya de los presidentes de Endesa y Red Eléctrica, Manuel Pizarro y Luis Atienza respectivamente.

Nótese la mala leche de este pequeño aprendiz de nazi cuando remata una frase construida en su impecable catalán de burócrata de la Generalitat pujolista, con la palabra "pueblo" en castellano. Lo que Puig está señalando con toda la mala baba son los orígenes a la vez foráneos y humildes de José Montilla; ha tenido que volver corriendo de su "pueblo", dice. No cuesta mucho imaginar el gesto de desprecio de Puig torciéndole la boca al pronunciar esa palabra.

¿Este es el famoso nacionalismo integrador de los pujolistas? Ya sabíamos que a la derecha catalana le molesta que alguien que no comulgue con sus ideas presida Catalunya. Pero eso al cabo es política, y en todo caso sólo una parte del problema. Más allá de la lucha por la hegemonía ideológica y el control de las instituciones, algunos tenemos también la convicción de que lo que más sulfura a estos señoritos "fills de l'amo" es que un muerto de hambre nacido en Córdoba o en la Barceloneta (para el caso sería lo mismo) haya osado arrebatarles su Generalitat. A tenor de insensateces como la vomitada ayer por Puig, parece que no andábamos descaminados.

Y es que al final de lo que se está hablando aquí es de clases sociales, de sí la burguesía catalana tiene o no tiene derecho de pernada sobre el país, o si por el contrario, hay esperanza de que esta Catalunya ratona un día pueda ser un espacio de convivencia, libertad e igualdad en el que quepamos todos y todos tengamos derecho a "dir la nostra", y sobre todo, a hacerla si democráticamente se dan las condiciones. Lamentablemente, sin embargo, parece que los pujolistas siguen aferrados a la idea de que Catalunya es suya.

lunes, 13 de agosto de 2007

Fin de la revolución neocon. Karl Rove inicia la desbandada


Karl Rove, el guionista principal del neoconservadurismo yanqui, acaba de anunciar que a finales de mes desaparecerá de la escena política.

Las ratas abandonan el barco pues, dejando que el pobre Bush acapare todas las bofetadas que van a llover en cuanto los republicanos sean desalojados de la presidencia del país. Que alguien como Rove intente ponerse a salvo poniendo pies en polvorosa, muestra hasta qué punto tienen perdida la partida.

En una primera lectura, Karl Rove es el hombre que inventó a George W. Bush. En 1999 tomó en sus manos la responsabilidad de llevar a la Casa Blanca a aquél ricacho medio idiota con el cerebro destruido por el alcohol, la cocaína y el fanatismo religioso. Hay que reconocerle a Rove que el reto era hercúleo, y que salió de él con matrícula de honor. De todos modos ya conocía el material con el que trabajaba, pues años atrás había conducido la campaña de Bush hijo para gobernador de Texas. Probablemente fue entonces cuando Rove y sus compinches descubrieron que aquél imbécil era el presidente-títere ideal para la revolución ultraconservadora que venían preparando desde principios de los años noventa.

En realidad Karl Rove ha sido mucho más que un experto muñidor de campañas electorales y un consejero asesor áulico presidencial: Rove es nada menos que el hombre que dio forma "intelectual" a eso que desde hace algunos años se ha dado en llamar "pensamiento neocon".

Fue Dick Cheney quien siendo secretario de Defensa a principios de los noventa, encargó a Karl Rove un documento en el que el entonces joven "consultor político" debía concretar el programa para después de la toma del poder. Cheney, el verdadero patrón neocon, le pidió a Rove que dibujara las líneas maestras en las que se basaría una presidencia que debería asentar la hegemonía global de los EEUU en todo el planeta para siempre. Rove ejecutó el encargo y parió un documento alucinante en el que, de entrada, compara el Imperio que debe establecer USA con el Imperio Romano, del cual además reivindica objetivos, métodos y resultados. En ese documento Rove sostiene que una hegemonía de esas características sólo puede mantenerse desde el más absoluto control militar sobre el mundo, y llega a proponer que EEUU se dote de una fuerza militar capaz de protagonizar hasta tres escenarios simultáneos de conflicto armado en diferentes partes del Globo.

Detrás de la actuación de este grupo de lobos están las corporaciones norteamericanas, enormes holdings empresariales herederos de las multinacionales. Cada uno de los "hombres fuertes" de la Administración Bush -Cheney, Rice, Rumsfeld, y algún otro más discreto- representa en la dirección política del país a un consorcio de macrocorporaciones agrupadas por sectores de interés: petróleo y energía, logística e inversiones, complejo militar-industrial, etc. El poder de estos consorcios es inmenso, y de su disfrute han quedado prácticamente excluidos los accionistas, que se limitan a recibir dividendos: quienes mandan hoy en las corporaciones son sus altos ejecutivos. J.K. Galbraith escribió muy luminosamente sobre todo esto en sus últimos años.

En septiembre de 2001 hubo un punto de inflexión. Hasta entonces los neocons tenían la Administración norteamericana, pero no gozaban del poder absoluto ni siquiera sobre EEUU: los atentados del 11-S se lo entregaron por entero. La legislación de emergencia fue el recubrimiento legal de un verdadero golpe de Estado, a partir del cual se pudo poner en marcha el plan Rove sin tapujos ni cortapisas. Es así como Irak debía ser el primer peldaño de una "reordenación de Oriente Próximo" destinada a garantizar el suministro de petróleo a EEUU durante los próximos dos siglos, al poner en sus manos por completo las mayores reservas del planeta. Pero los planes de esta banda de criminales iban mucho más allá, y seguramente iremos teniendo noticia de ellos en los próximos años; sabemos ya, eso sí, que tal como hemos podido constatar en estos años, la voladura de la Unión Europea y la substitución de la ONU por otro organismo domesticado formaban parte de ellos.

Tras todas estas operaciones, dirigiendo los movimientos estratégicos como un jugador de ajedrez, ha estado Karl Rove. No es que Rove fuera el "Number One" de la banda -en realidad, no había "Number One"- ya que su papel era el de "cerebro", en un tipo de estructura nada casualmente coincidente con la propia de la Mafia norteamericana. En realidad, como es sabido, en los Sindicatos del Crimen no suele haber una cabeza visible, o en caso de haberla se trata de un testaferro (como Bush hijo), aunque el "consegliere" mejor situado suele acumular tanto poder que en ocasiones supera al que ostentan los representantes de las familias/corporaciones presentes en el Consejo mafioso.

Es por ello que la fuga de Karl Rove resulta tan importante. Significa la señal de estampida, pues la organización amenaza ruina inminente.

En suma, la dimisión de Rove certifica que los días de la "revolución neocon" han terminado.

domingo, 12 de agosto de 2007

De ETA a la indigencia también material


Decía la prensa ayer que el miércoles pasado un hombre bajó de un avión recién llegado de Cuba y procedió a instalarse en las dependencias del aeropuerto de Barajas, donde permaneció hasta que casi tres días después la policía decidió trasladarlo a un hospital de Madrid, al suponer los funcionarios que el individuo en cuestión padecía transtornos mentales.

Al comprobar su identidad, resultó que el presunto indigente era Martín Izaguirre Arbize, un antiguo miembro de ETA que cumplió condena en su día por el intento de secuestro en 1982 de un industrial vasco. Según El País, Izaguirre terminó de cumplir la condena por estos hechos a finales de los años noventa y decidió salir fuera de España, en concreto a Cuba. Desde entonces no tiene ninguna causa pendiente con la justicia.

Al conocer este caso me ha venido a la memoria la experiencia vivida en Cuba allá por agosto de 1996, cuando viajé por primera y de momento única vez a la isla caribeña. Apenas instalados en el hotel, el grupo de turistas que acabábamos de llegar en vuelo desde Madrid fuimos convocados a una "importante reunión" con el representante de la mayorista de viajes. Apareció un tipo de fuerte acento vasco que dijo llamarse Iñaki o algún otro nombre semejante, y entre las brumas de una resaca que le había dejado para el arrastre y a la que combatía con traguitos de ron y fumándose un habano largo como una mano, el caballero en cuestión nos endilgó un discurso en el que además de despreciarnos continuamente a cuenta de nuestra nacionalidad -ustedes "los españoles" no entienden esto, ustedes "los españoles" no saben lo otro, etc-, nos advirtió con truculencia de los muchos peligros que entrañaba el contacto directo con la población. La docena de presentes le escuchábamos en silencio, con caras de estar un tanto cohibidos al principio y luego ardiendo de deseos de perder de vista a aquél fantasmón.

En éstas sonó el teléfono y el tipo se puso a hablar como sino existiéramos. Así nos enteramos de que alguien pedía su intermediación para sacar de Cuba unos libros antiguos, algo que allí está legalmente prohibido, al menos lo estaba en aquellos años, y de cómo el tal Iñaki se comprometía a realizar la gestión con éxito garantizado ante la Policía cubana, quedando con su interlocutor en que ya hablarían de los costes de la operación.

Según parece la gente de ETA y su mundo campaba entonces por Cuba no ya con total libertad, sino conchabados con sectores corruptos del régimen castrista. Aquello era una especie de retiro dorado para ex combatientes y gente muy quemada. Desde hace algunos años sin embargo el paraíso castrista comenzó a cerrarles las puertas, y se dice que desde que Raúl Castro está al frente del negocio familiar las facilidades para los etarras se han reducido a cero, y que la isla empieza a ser un lugar poco recomendable para los muchachos de Txeroki y compañía. Así que ya tenemos aquí a los primeros retornados, náufragos que arriban a la playa de Barajas con lo puesto y que, finalmente, acaban en un asilo para indigentes o en un sanatorio mental, como le ha ocurrido a Izaguirre.

Si éste no es el peor final de ETA que pudieran concebir sus militantes y simpatizantes, se le parece mucho.

viernes, 10 de agosto de 2007

El pielroja que pudo ser presidente de los EEUU


Este hombre que posa en la foto entre desafiante y teatral se llamaba William Tecumseh Sherman. Fue militar de carrera y general de los ejércitos de la Unión, tal vez el único que en el conflicto civil norteamericano de 1861-1865 mereció ser calificado como tal entre los "chaquetas azules".

En el principio de sus interesantes Memorias, W. T. Sherman se describe a sí mismo como descendiente de una antigua y honorable familia de jueces rurales ingleses cuyo origen remonta al siglo XVII; en un momento dado la saga de los Sherman se habría trasplantado a América, llevando la paz y la honorabilidad a aquellos territorios salvajes. Generaciones de jueces Sherman se habrían sucedido hasta que William, rompiendo la finisecular tradición habría decidido dedicarse a la milicia, animado por su padre y con las bendiciones de su madre. El nombre Tecumseh se lo habría impuesto su padre en homenaje a un mítico jefe indio contra el que habría luchado en su juventud.

Toda esa historia es una patraña, una fabulación creada por Sherman para disimular sus orígenes reales. Poco se sabe realmente sobre su padre, y nada prácticamente sobre su madre. William Tecumseh Sherman nació en Ohio a principios del siglo XIX. Huérfano desde muy pequeño, el hombre que lo adoptó le envió pronto a una academia militar, lo que no dejaba de ser un modo de sacarse al chico de encima. Viendo su aspecto y sobre todo su pose, uno piensa que lo único que le falta a Sherman en esta foto, tomada en los inicios de la Guerra Civil, cuando tenía unos cuarenta años, es un tocado de jefe indio. Si leyendo entre líneas sus memorias no es difícil llegar a la conclusión de que el padre de Sherman debió ser en realidad un buscavidas de frontera, no parece muy arriesgado pensar que su madre fuera india o mestiza; fíjense en esa mirada y compárenla con fotografías conocidas de jefes pielesrojas.

Al salir de la academia, Sherman duró poco en el Ejército. Se marchó a California a buscar oro, pero no parece que tuviera fortuna. Reingresó como capitán cuando estalló la guerra entre la Unión y los Estados rebeldes y ahí su carrera fue meteórica, aunque al principio fuera un general de tantos. Incluso padeció un desastre espectacular en la batalla de Bull Run, que le llevó a una crisis personal tal que fue enviado durante meses a casa para restablecerse. De regreso al mando, W. T. Sherman se convirtió en el Sherman que ha pasado a la Historia; de hecho, se diría que esos meses en los que rumió su amargura tras Bull Run fueron decisivos para la formación de su carácter y de su genio militar.

Empezó a ganar batallas, y a hacerlo de modo brillante recurriendo a estrategias y tácticas de las cuales sus colegas unionistas no tenían ni remota idea. El sistema de hacer la guerra que aplicaban los generales federales era acumular masas humanas lo más grandes posibles, y lanzarlas luego frontalmente contra el enemigo. La prensa confederada de la época describía a Ulisses Grant, jefe y amigo de Sherman, como "un oso que ataca de frente, es apaleado, y vuelve a atacar". Los nordistas tenían pérdidas enormes en cada batalla, pero solían quedar dueños del campo porque los generales confederados, que tampoco eran precisamente muy inteligentes ni competentes a pesar de las leyendas, no podían reponer sus pérdidas y después de matar todo lo que podían matar hasta agotar municiones, tenían que retirarse.

Para la Unión reponer bajas era sencillo: no sólo contaban con mayor población que los sudistas, sino sobre todo con el río de inmigrantes que cada día anegaba el puerto de Nueva York. En la excelente película "Gangs of New York" vemos como los hombres jóvenes que llegaban a la ciudad eran alistados en el mismo muelle en el que acababan de desembarcar; en esos años los irlandeses llegaban por decenas de miles cada semana.

Con todo, a pesar de disponer de recursos humanos ingentes Sherman no era un carnicero, como sí lo eran Grant y los otros. Conocía a fondo los clásicos de la guerra de los griegos en adelante, y los aplicaba a conciencia. Usaba maniobras de distracción, movimientos de alas y cuantos recursos y trucos han inventado los militares a lo largo de la Historia para ganar batallas. No parece sin embargo que le alterara la muerte de miles de hombres en una sola acción bélica, pero sí se sentía conmovido cuando la muerte o los padecimientos se encarnaban en una persona, cuando el soldado fatigado o herido tenía rostro y apellido. Sus soldados le llamaban "tío Billy", y Sherman gustaba de meterse entre ellos y saludarlos individualmente.

Sus ideas sobre la guerra eran muy simples. Aunque parezca paradójico, Sherman odiaba la guerra y pretendía acabarla lo más rápido posible. Por eso diseñó campañas como La marcha sobre el Sur, ejecutada con la pretensión de liquidar el conflicto de una vez por todas (lo que efectivamente consiguió), asolando el mismo corazón de los Estados rebeldes. Los incendios de ciudades como Atlanta y Columbia fueron, además, castigos calculados contra aquellos a quienes Sherman responsabilizaba de haber desencadenado la matanza y puesto en riesgo la Unión. No parece que Sherman tuviera otras motivaciones ideológicas, y ni siquiera era abolicionista aunque trataba a los negros con consideración. Más tarde, cuando finalizada la Guerra Civil se hizo cargo del mando supremo del Ejército durante 14 años, Sherman fue el implacable conductor de las Guerras Indias que liquidaron prácticamente a los nativos norteamericanos.

A William T. Sherman se le considera el padre del concepto Guerra Total, que a lo largo del siglo XX provocaría desastres humanos como jamás se habían conocido antes. En realidad Sherman hacía la guerra de un modo radicalmente diferente a como se ha aplicado después: él no buscaba el exterminio del adversario, sino la destrucción de los recursos que le permitían seguir luchando. Con todo, no es por casualidad que se bautizara con su apellido uno de los carros de combate más famosos de la II Guerra Mundial, unas unidades especialmente dotadas para el asalto arrasador de las posiciones enemigas.

Tras la Guerra Civil a Sherman le llovieron las ofertas para que ingresara en la vida política, pero él las rechazó todas. Por lógica hubiera sido el presidente sucesor de Grant, lo que si fuera cierto lo que apunté al principio en relación a sus probables orígenes indios, le hubiera convertido en el primer presidente no enteramente WASP de los EEUU.
Caballeroso y un punto tímido, este hombre que salió de la nada se convirtió en un símbolo y en un héroe nacional. Rechazaba honores públicos que sin embargo al parecer íntimamente valoraba como recompensas merecidas. Con su modestia afectada, que a duras penas recubría un temperamento vanidoso aunque controlado, Sherman desoyó los cantos de sirena políticos, las adulaciones de la prensa y el entusiasmo de una ciudadanía que lo consideraba como una especie de dios viviente de la milicia, y continuó subido a su caballo velando por la Unión hasta casi el final de su vida.
Sin duda, nadie contribuyó como él durante la Guerra Civil a que las conocidas palabras de Lincoln en Gettysburg fueran realidad: "El gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no desaparecerá de la Tierra. Ésa es la lucha".

jueves, 9 de agosto de 2007

El crecimiento del PIB español se debe casi exclusivamente a la inmigración


Un trabajo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), revela que los inmigrantes que residen y trabajan en España han generado más del 90% del crecimiento medio del Producto Interior Bruto (PIB) de los últimos cinco años, según datos recogidos en el estudio "Ensayos sobre los efectos económicos de la inmigración en España".

Según este trabajo, entre 1996 y 2005 la contribución de la inmigración supuso el 39% del crecimiento medio del PIB español. El salto espectacular se produjo en el primer lustro del nuevo siglo, entre 2001 y 2005, en el que la aportación de los inmigrantes superó el 90% del crecimiento total del PIB.

Asimismo la inmigración ha ayudado a controlar la inflación gracias a su capacidad de ahorro, de forma que España sin inmigrantes tendría un 0,5% más de inflación media, lo que supondría una cifra próxima al 3%, si nos acogemos al último dato de inflación interanual que se situaba en mayo en el 2,4%.

Ocurre además que los salarios que obtienen son los más reducidos del sistema laboral español, en consonancia con los tipos de empleos a los que acceden -los menos cualificados y con carácter más precario-, por lo que los costes laborales que generan son muy reducidos en comparación con los que producen los trabajadores nativos y de otros países de la Unión Europea.

En suma, resulta un hecho objetivable que el crecimiento de la economía española y el mantenimiento de su ritmo actual se halla ligado por entero a la aportación de fuerza de trabajo inmigrada.

Paradoja de las paradojas: las actitudes xenófobas y racistas que a menudo sostiene tanto patriota bocazas como anda suelto por este país, resultan escasamente patrióticas habida cuenta de que la expulsión de inmigrantes perjudicaría gravemente la solvencia económica de su querida España. Que Dios les ampare pues en su estupidez y en sus contradicciones.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Madeleine en el vertedero mediático


Nuestros vecinos portugueses tienen fama de gente seria y un poco triste, y también de ser trabajadores y callados. La policía portuguesa está demostrando poseer esas cualidades y algunas otras más, aún menos frecuentes entre sus colegas de este lado de la frontera, como son una paciencia infinita y un distanciamiento absoluto del espectáculo mediático.

Viene esta reflexión a cuento de las investigaciones en torno a la desaparición de la niña británica Madeleine McCann, que al parecer están a punto de culminar con la detención de los verdaderos responsables de lo que ya parece ser un asesinato, o como mínimo un homicidio involuntario. Según publica hoy el periódico lisboeta Diário de Notícias, la policía portuguesa está estrechando el cerco en torno al "núcleo familiar" de la la niña desaparecida, eufemismo con el que se apunta directamente a los padres de la criatura.

Dicen ahora los periódicos portugueses que desde hace un mes los investigadores tienen claro que la niña murió en el apartamento que ocupaba la familia, quizá a consecuencia de un accidente doméstico. La hipótesis policial se basa en rastros de sangre de la menor existentes en el apartamento, encontrados a pesar de que al parecer se había intentado eliminar cuidadosamente las manchas de sangre; también, y esto sería aún más revelador, en conversaciones telefónicas grabadas a los padres y otros familiares de la niña durante las últimas semanas.

El supuesto secuestro de Madeleine McCann, una cría guapa y con unos enormes ojos azules, se habría llevado a cabo el 3 de mayo, en Praia da Luz, una zona turística. Desde el primer día de la desaparición de la niña inglesa los medios de toda Europa, y singularmente los españoles y británicos, se abalanzaron sobre la noticia convirtiéndola en carnaza para el morbo y el estremecimiento populares. Se habló y escribió sobre "redes continentales" que secuestran niños para extirparles órganos, se aseguró que Madeleine había sido convertida en prostituta, se la ubicó en países árabes convertida en esclava sexual de algún jeque caprichoso... Es sabido que la fantasía de los fabricantes de mierda con licencia para intoxicar desde los "mass media" es infinita.

Y en fin, en estos casos siempre hay quien se agarra al clavo ardiendo para sacar lo peor que lleva dentro. Sin ir más lejos, hace algunas semanas leí en Internet un comentario atroz de un ciudadano británico, en el que el tipo expresaba su convencimiento de que la pobre Madeleine había sido secuestrada por españoles que seguramente la tenían escondida en algún lugar de España, "pues sólo en ése país pueden pasar cosas así"; la estupidez, el racismo, los viejos prejuicios y los clichés estereotipados responden fácilmente a la llamada del morbo y la truculencia.

Si finalmente resulta que, como en la inmensa mayoría de casos semejantes, los responsables de la desaparición y eventual muerte de Madeleine McCann forman parte de su "núcleo familiar", alguien debería abrir una reflexión en profundidad sobre cómo se ha llegado al vertedero en el que chapotean hoy día los "media" europeos y sobre qué medidas habría que tomar para atajar esta degración rampante, que ha convertido la prensa escrita y audiovisual en un templo del morbo en el que se rinde culto a lo más negro del alma humana.

martes, 7 de agosto de 2007

Un periodista, un juez y un honorable charlatán


Un juez de Getxo acaba de emitir una sentencia de ésas que de tanto en tanto nos revuelven el estómago y nos hacen preguntarnos por qué diablos nacimos en este país, habiendo casi 300 Estados en la ONU.

Resulta que Luis Alfonso Gámez, periodista del diario El Correo publicó en su blog Magonia, el 27 de julio último, un post en el que denunciaba los contenidos alienantes de una serie "documental" escrita por el afamado fabricante de misterios J.J. Benítez, serie emitida nada menos que por la cadena pública TVE.

Relata Gámez que en la serie se vierten sandeces como afirmar que existen pruebas de que el hombre convivió con los dinosaurios, que un poder mágico llevó por los aires las estatuas moais a la Isla de Pascua, que Jesús se sentó en el Coliseo Romano años antes de que el edificio existiera, que seres venidos de otra galaxia levantaron las Pirámides de Egipto, o que los astronautas de la misión Apollo 11 encontraron ruinas extraterrestres en la Luna.

La demanda de J.J. Benítez contra Gámez se basaba en las afirmaciones de éste en el sentido de que "su negocio (el de Benítez) se basa en la mentira, el engaño y la tergiversación" (sic). Realmente, vista la larga trayectoria como fabulador delirante de Benítez, los calificativos de Gámez son apenas un pálido reflejo de la realidad. Bueno, pues al parecer el señor "ufólogo" sintió mancillado su honor y tiró por la vía judicial, y ahora un señor magistrado le ha dado la razón: el honor de J.J. Benítez había sido vilipendiado por el periodista que se había atrevido a señalar con el dedo en público que el rey de los charlatanes se paseaba desnudo.

Por cierto y hablando de reyes, parece que la reina Sofía es ferviente lectora de Benítez, lo cual no deja de sorprender en una persona de la que se dice es gran amante de la cultura en general y de las artes en particular, y a la que se describe como singularmente interesada al parecer en la arqueología, ciencia incompatible por lo demás con las fantasías del escribidor intergaláctico.

A Gámez le han puesto 6.000 euros de multa que sin duda contribuirán a lavar el honor de Benítez, pero que de nuevo dejan la justicia española a la altura del betún. Es una vergüenza que elementos como Benítez campen por sus fueros embaucando zopencos y que encima lo hagan desde la televisión pública, la que sostenemos todos con nuestros impuestos; pero lo que ya resulta inconcebible es que desde una instancia judicial se le proteja cuando alguien le llama embustero y denuncia sus mixtificaciones.

Claro que éste es el país en el que un grupo de viejos vestidos con faldas negras insisten en que en las escuelas se siga enseñando que un hombre muerto en una cruz hace 2.000 años era hijo de un dios, que resucitó a los tres días de estar muerto y que ahora anda un poco más arriba de las nubes mientras a su alrededor unos jóvenes con alas tocan arpas y violines, al lado de un señor muy viejo con barba blanca y una paloma que en realidad es un espíritu, y santo por añadidura.

Quizá vivan todos juntos en las ruinas que al decir de J.J. Benítez encontraron los astronautas del Apollo XI al llegar a la Luna.

lunes, 6 de agosto de 2007

Que Navarra sea lo que han querido los navarros. Mensaje al Comité Federal del PSOE

Os animo a entrar en la web del PSOE y dejar en su buzón de mensajes electrónicos http://www.psoe.es/ambito/ideasopinion/mailus.do

el siguiente texto, firmado con tu nombre y apellidos:

Como persona identificada con el proyecto de transformación socialista de nuestra sociedad, me siento profundamente indignado ante la incalificable decisión tomada por la dirección federal del PSOE de no respetar la autonomía de los compañeros del PSN en la configuración de un gobierno navarro alternativo, permitiendo así que esa comunidad autónoma siga gobernada por la organización regional de la derecha política española más cerrilmente neofranquista.

Es especialmente insultante la manera en que se ha comunicado a la sociedad española tal decisión mediante el uso de expresiones autoritarias e incluso amenazantes, modos y formas que en ningún caso deberían tener cabida en una organización socialista.

Desde aquí exijo la inmediata dimisión de José Blanco como secretario de Organización del PSOE, por haber demostrado sobradamente su incapacidad para conducir esta crisis de modo democrático y por haber perjudicado gravemente la credibilidad del PSOE como partido de izquierdas que abandera un proyecto transformador para España.

TVE liquida su programa de libros


TVE ha decidido prescindir del espacio de información literaria "Estravagario", el programa de libros que desde 2004 conducía Javer Rioyo. La cancelación del programa ha cogido por sorpresa a Rioyo y a su equipo. Tanto es así que se estaban grabando capítulos para la próxima temporada, convencidos de que Estravagario continuaría en antena.

Lo que al parecer ha fastidiado más a Rioyo son las formas en que se le ha comunicado el fin del programa. "El director de TVE me llamó en pleno período vacacional para convocarme a una reunión en la que se me iba a comunicar que el programa no seguía", dice Rioyo.

El periodista asegura que había alcanzado con TVE un acuerdo para reformar los contenidos de Estravagario y adaptarlos al nuevo horario que le había sido adjudicado, los domingos, de 19.00 a 20.00 h. Un fantástico horario para un programa cultural, como puede verse, en imposible competencia con el onmipresente fútbol. De todos modos, el horario en que se emitía tradicionalmente desde su inicio en 2004, pasada la medianoche, y últimamente a partir de las 2 de la madrugada, ya habla a las claras del interés de TVE por promover entre su audicencia el mundo de los libros y la cultura en general.

Tras recibir un aviso para navegantes, al parecer Rioyo ya había aceptado antes de su despido "reformar" el programa para "popularizarlo", haciéndolo "más participativo" y orientado "hacia públicos más amplios". Traducido al cristiano, Rioyo se había plegado a rebajar los contenidos culturales del programa, para hacerlo asequible a un público generalista borracho de fútbol y programas del bajo vientre, público al que, por principio, le importan una mierda los programas de "libros serios".

Probablemente el error de Javier Rioyo fuera aceptar convertir su programa en algo más digestivo para "públicos amplios", vaciándolo de contenido cultural real y poniéndolo al servicio de los mercachifles de la industria del "enterteinement" impreso; a partir de ahí los gestores del Ente ya le habían perdido el respeto, y echarlo era el siguiente e inevitable paso. En el fondo a Rioyo le han hecho un favor cerrándole finalmente el programa, antes de que se degradara en público mostrando la basura que le pedían exhibiera y que ahora se canalizará a través de dos programas creados ad hoc por TVE.

Dice ahora TVE que Estravagario "ha cumplido un papel", pero que no era "el formato más adecuado para hablar de libros en televisión y no podía continuar con sus índices de audiencia". El cinismo de los gestores de la televisión pública alcanza pues cotas supinas. ¿Cómo va a tener audiencia un programa confinado a un horario de madrugada?.

En resumidas cuentas, tras unos meses esperanzadores vividos después de la constitución del gobierno Zapatero en 2004, TVE ha vuelto rápidamente donde solía: a la total dejación de su carácter de servicio público, para meterse de nuevo en cuerpo y alma en la grosera lucha por la audiencia, que en definitiva parece ser el único modo que conciben sus responsables de participar en el reparto del pastel publicitario. Con su pan se lo coman pues, y ojalá se hunda TVE de una vez por todas.

sábado, 4 de agosto de 2007

Ferraz no puede ser el Kremlin. Democracia también para Navarra


La cacicada del aparato del PSOE imponiendo la continuidad en el gobierno de Navarra de la organización regional del PP más escorada a la extrema derecha -ese conglomerado de carlistas, alfonsinos, franquistas y neocons que es la UPN-, representa el final de las esperanzas habidas no sólo de que se produjera un cambio en esa región, sino de que el gobierno de Zapatero retomara en algún momento la vía de circulación por la izquierda que siguió en sus primeros meses, y que luego ha ido abandonando a medida que crecía la presión sobre él de los poderes fácticos, de la extrema derecha parlamentaria y sobre todo de la perrera mediática al servicio de los intereses más reaccionarios y bastardos.
En cierto modo, al prohibir finalmente a su organización regional navarra pactar con Nafarroa-Bai e IU un gobierno de cambio en Navarra, el PSOE-Ferraz acaba de enseñar las cartas con las que pretende ganar las elecciones de marzo próximo. Obsesionados con ganarle al PP esa mítica franja de "voto moderado" en la cual los "expertos" dicen que se ganan las elecciones, el aparato socialista está dilapidando el aluvión de votos de izquierda que el 14 de marzo de 2004 llevó a Zapatero a La Moncloa: 1'5 millones de votos de socialistas críticos que se habían abstenido en el año 2000, y otro 1'5 millones de votantes de IU en aquellos comicios. En total, 3 millones de votos de izquierda neta, gracias a los cuales el PSOE pudo ganar el 14-M.

Los apoyos parlamentarios que le consolidaron en el poder entonces fueron asimismo provenientes de la izquierda de la Cámara, tanto de la izquierda tradicional representada por IU, como de la izquierda burguesa representada por ERC y las nuevas formaciones nacionalistas, BNG y CHA; las derechas democráticas, PNV y CiU, permanecieron fuera de esa coalición de facto, obviamente, aunque agradecieron los gestos de civilidad emanados hacia ellos desde el nuevo gobierno. El PP golpista del 13-M quedaba, lógicamente, en las tinieblas exteriores.

En realidad, a Ferraz nunca le gustó ese diseño. Al PSOE- Ferraz le dan pavor los proyectos de izquierda, por eso Blanco y compañía han luchado desde la misma constitución del gobierno Zapatero, para dinamitar pactos y tratos con los partidos de la izquierda parlamentaria; secundariamente, a Ferraz tampoco le gustó nunca ni un pelo el proceso de paz en el País Vasco, pero ésa es otra guerra que tiene poco que ver realmente con este asunto. Ferraz ha intentado imponer siempre una política de pactos hacia la derecha, lo cual fue público y notorio a partir del asunto de la negociación del nuevo Estatuto catalán. Una y otra vez Ferraz ha empujado hacia la derecha, hacia un pacto con CiU (que exige que le "devuelvan" Catalunya) y con el PNV (con el objetivo de neutralizar políticamente al mundo de ETA).

En Ferraz no gustó nada tampoco el gobierno gallego socialista-nacionalista. Entre otras cosas, porque además de abrirle el poder regional a los nacionalistas de izquierda y hacerle un feo considerable al PP, quedaba claro que sin José Blanco como secretario de Organización del PSG-PSOE ese partido era capaz de superar las luchas internas y establecer líneas de trabajo con otras formaciones políticas, algo que en la época Blanco resultó del todo punto imposible, en parte debido a la proverbial incapacidad del personaje para acometer gestiones de cierto vuelo.

Aún menos gustó la reedición del tripartito catalán. En honor de Montilla hay que decir que el dirigente socialista catalán tuvo la entereza suficiente para enviar las presiones de Ferraz al diablo -lo que debió de sorprender desagradablemente a quienes le creían "uno de los nuestros" por entero-, y hacer lo único que desde una perspectiva de izquierdas debía de hacer: un gobierno de izquierdas en Catalunya, enviando a la oposición a las derechas reaccionarias, CiU y el PP.

En Navarra los dirigentes socialistas locales tuvieron miedo hasta de la posibilidad de llegar a ganar las elecciones -el PSN-PSOE es una organización pequeña y con poco arraigo-, y finalmente, tras marear la perdiz durante demasiado tiempo, aceptaron el clamor de las bases en el sentido de apoyar el gobierno de cambio que la sociedad navarra democrática reclama. Luego se han plegado con rapidez al "diktak" de Blanco y adláteres. Zapatero parece haberse desentendido del tema, seguramente preocupado porque fuera cual fuese la resolución final no le acabara salpicando directamente cuando falta tan poco para las generales; es así como Blanco-Ferraz y su política ratonera cargan con toda la responsabilidad de esta cacicada propia de los tiempos de la Komintern, y por Dios que muchos somos los socialistas y hombres y mujeres de izquierdas que, al albur de lo que se oye estos días en las radios de toda España, estamos determinados a hacérselo pagar muy caro.

Para postre, el inefable Javier Rojo acaba de ponerle la guinda al pastel de los disparates con unas repugnantes declaraciones en TVE, afirmando impertérrito y con su gesto de suficiencia característico que en política hay razones que están por encima de los sentimientos de los ciudadanos. Ni un senador romano de los tiempos de Calígula lo hubiera expresado mejor.

Es obvio que Ferraz quiere amarrar esos votitos "moderados" que ilusoriamente creen permiten ganar las generales -les interesa creerlo, a ellos, políticos profesionales acostumbrados a valorarlo todo en función de sus propios intereses continuistas-, aunque ello suponga la desaparición electoral del PSN-PSOE. No se dan cuenta, o no quieran darse cuenta, de que para no irritar al puñado de fans de los Bono, Paco Vázquez, Redondo Terreros y resto de la cuadrilla, han provocado la indignación de un número infinitamente superior de votantes socialistas de izquierdas en toda España que hoy se sienten humillados y estafados.

Se diría que Blanco y compañía han confundido Ferraz con el Kremlin. Y no precisamente con el Kremlin de Lenin, sino con el de un poco después.

viernes, 3 de agosto de 2007

Asesinos y embusteros


El 22 de julio de 2005 un grupo de policías enloquecidos entró en un vagón del metro de Londres y asesinó a sangre fría a Jean Charles Menezes, un electricista brasileño de 27 años que se hallaba tranquilamente sentado esperando que el convoy arrancara. Menezes recibió ocho balazos, siete de ellos directamente en la cabeza.

Horas después del crimen, Ian Blair, el comisario jefe de la Policía Metropolitana de Londres, afirmaba ante la prensa que el "suceso" estaba "directamente relacionado" con la operación antiterrorista desplegada el día anterior. Según esta primera versión, Menezes sería un terrorista suicida a punto de cometer un atentado, y habría sido abatido tras desplegar un verdadero arsenal armamentístico.

Ante el escándalo concitado en prensa y opinión pública, la versión varió luego en el sentido de que Menezes había salido de una casa vigilada por la policía como lugar de reunión de terroristas islamistas, y fue seguido por los policías hasta el metro, donde se le tiroteó; comenzaban las dudas policiales respecto a la "peligrosidad" del brasileño.

Más tarde, en una nueva versión policial, Menezes ya ni siquiera tenía relación directa con terroristas. El joven se habría colado en el metro y al darle el alto, habría echado a correr manteniendo una actitud "sospechosa" que forzó la respuesta policial. Los testigos presenciales, sin embargo, continuaban desmintiendo que Menezes hubiera hecho nada sospechoso mientras permaneció en el metro, y también que hubiera opuesto cualquier tipo de resistencia a ser detenido; simplemente no le dio tiempo, porque los policías le dispararon a la cabeza apenas entraron en el vagón.

Finalmente Ian Blair hubo de manifestar públicamente que todo había sido "un trágico error". Mentira sobre mentira.

Ahora Scotland Yard, tras finalizar una investigación oficial a la que se resistió con uñas y dientes, se ve obligado a reconocer que en el caso hubo "graves deficiencias" y que Andy Hayman, el subcomisario encargado de operaciones especiales, "mintió" (sic) al "no informar a tiempo a sus superiores" de que habían matado a un inocente, cosa que los asesinos de Menezes supieron inmediatamente al comprobar sus documentos. En el colmo del cinismo, el informe pretende que Ian Blair permaneció "casi desinformado por completo" sobre los detalles del suceso por culpa de su subordinado. Toda la culpa del "suceso" recaería en Hayman, que según la Comisión de investigación ocultó "de forma deliberada" a su jefe los datos de que disponía.

De hecho, este informe es el segundo que emite la comisión. En un primer intento exculpatorio, elaborado cuando el Gobierno y la policía británicos pensaban que aún podían limitar el escándalo, se llegó a recomendar que no se sancionara a los once agentes implicados en el asesinato de Menezes por no existir "pruebas suficientes" en su contra. Ahora se descarga toda la responsabilidad en un subordinado desleal con sus superiores, en un intento desesperado de salvar el culo de Ian Blair y evitar que éste acabe implicando en el caso al anterior primer ministro, Tony Blair.

Una vez conocido públicamente el informe, a Ian Blair le ha faltado tiempo para convocar una rueda de prensa en la que disculparse por los "fallos" (sic) de la policía, y sentenciar: "Yo no mentí a los ciudadanos".

Como puede verse, realmente en el Reino Unido existe auténtica actividad terrorista. Y además, mienten como bellacos.

jueves, 2 de agosto de 2007

El Ejército de los Santos marcha de nuevo


En 2005 se cumplieron 140 años de la Marcha contra el Sur llevada a cabo por el Ejército de los Santos. Dicho así no parece una efeméride que tenga gran relevancia; pero si a continuación añadimos que se trata de la campaña militar que puso fin a la Guerra Civil norteamericana, y que sus ecos han inspirado en 2006, casi siglo y medio después, la mejor novela en lengua inglesa del año y el mejor disco grabado en directo en ese mismo período, y que ambos llegan ahora a nosotros, comenzaremos a hacernos una idea cabal de la importancia de aquella gesta.

La Marcha del Ejército de los Santos alude a la expedición que encabezó el general unionista William Tecumseh Sherman al frente de 60.000 hombres, una acción militar que en apenas unos meses entre finales de 1864 y comienzos de 1865 arrasó Georgia y las Carolinas, hundiendo la economía del Sur y destrozando por completo sus infraestructuras. De hecho, se considera a Sherman como el inventor del concepto "guerra total", aplicado luego con profusión a lo largo del siglo XX.

La Marcha de los Santos fue pues, mucho más que una razzia militar, una verdadera plaga de Egipto que devoró un país entero. Tras las columnas de soldados unionistas se agruparon miles de esclavos huídos, propietarios blancos desposeídos, truhanes, advenedizos, desertores y en fin, una marea humana que seguía a las tropas de Sherman y que como ellas, vivía sobre el terreno. Lo que no se podía comer o transportar, era destruido inmediatamente.

Si los blancos del Sur de EEUU recuerdan con pavor esos días, en la memoria colectiva de los negros norteamericanos por el contrario ha perdurado aquella campaña como el momento en que verdaderamente llegó la libertad para los esclavos. Es por ello que este individuo extraño y brillante que fue William T. Sherman, ocupa desde entonces un sitio de honor en el recuerdo de los norteamericanos de raza negra, junto a otros dos blancos, presidentes ambos: Abe Lincoln y Franklin Rooselvelt.

Todo esto queda recogido y es desarrollado en una estupenda novela, "La gran marcha", de E.L. Doctorow, que en 2006 recibió el premio PEN/Faulkner y que en 2007 llega a nosotros traducida al castellano y publicada por Roca Editorial.

Huyendo de las novelas historicistas al uso, Doctorow reconstruye con todo detalle una pléyade de vidas que ruedan al compás del avance de esas tropas, entrando a saco en cada una de las pequeñas biografías envueltas por la guerra -la joven esclava huida, la dama sureña desposeída, los dos pícaros desertores, el médico militar, el propio Sherman, entre otros personajes de una galería representativa de la condición humana-, y los retrata en sus momentos de gloria y de miseria, respirando y caminando, siempre marchando hacia el mar, como una tronada de pedrisco que azota ciudades y plantaciones, que destruye ferrocarriles, saquea cosechas y aplasta cualquier resistencia a su paso. En suma, la novela de E.L. Doctorow toma un trozo decisivo de la Historia moderna de EEUU y lo revive para nosotros, lo devuelve a la luz, fresco y palpitante, envuelto en una técnica literaria envidiable, obligándonos a leer de un tirón una novela de casi 400 páginas.

En lo que hace al disco relacionado con esa efeméride, éste es "Live in Dublin", de Bruce Springsteen. La verdad es que anteriormente nunca tuve en mucha consideración a Springsteen, nunca me interesó en sus tiempos juveniles de rockero macarrilla y fachoide, cuando el antiguo camionero se abrazaba con Ronald Reagan en la Casa Blanca y le regalaba guitarras dedicadas, la época en suma que encarnaría "Born in the USA". Luego ha venido una sorprendente madurez de Bruce Springsteen como músico y como persona, quizá contaminado por su atracción por la música negra (algo que por ejemplo, le ocurrió a un Clint Eastwood que asimismo evolucionó radicalmente como hombre de cine y como persona a través precisamente de esa misma afición), y si su penúltimo disco era una recopilación de temas nada menos que de Pete Seeger, incluido su tremendo We Shall Overcome (Todos juntos venceremos), el que ahora acaba de publicarse en España, grabado en directo en Dublín en noviembre de 2006, supone un hito difícilmente superable tanto por su calidad artística como por su grado de compromiso social.

En "Live in Dublin" Springsteen se ha rodeado de una banda de 17 músicos espléndidos, con los que aborda un amplio repertorio en el que destacan temas tradicionales negros relacionados con la época de la esclavitud y la Guerra de Secesión, y también canciones de trabajo y lucha blancas amén de sus temas clásicos más limpios, y algunas baladas de buen nivel; la verdad es que lo único que me sobra en este disco es un sorprendente homenaje a Jesse James, un criminal sudista mitificado como un caballero en ciertas canciones populares, aunque el tema despojado de la letra es divertido y suena divinamente. Todo el disco tiene un aire de recuperación de música tradicional auténtica y nada folk al uso; las versiones son todas muy cuidadas y trabajadas, no hay blandenguerías ni concesiones al pop baladista. Entre la masa instrumental hay una sección de viento que suena como dios y conduce muchos temas hacia el puro ragtime, y un violinista magistral arrancando ensoñaciones yiddish a su instrumento que armonizan y subrayan a la perfección pasajes de música popular en varios temas.

Entre las piezas que componen el disco destacan las de origen negro, casi de coro de iglesia, como O Mary Don’t You Weep (sensacional apelación al optimismo incluso en los peores tiempos), This Little Light Of Mine (un canto a la fuerza interior), o una fabulosa versión de When The Saints Go Marching In (Cuando los Santos marchan), el tema que alude precisamente a la Marcha del Ejército de los Santos de Sherman, que Springsteen canta con el ritmo original, mucho más lento que en la versión popularizada por Louis Armstrong. Entre los temas blancos, Erie Canal (una bellísima canción de trabajo, o de paro, en realidad), My Oklahoma Home (puro eco del Medio Oeste), American Land (un homenaje lleno de energía a los inmigrantes que construyeron EEUU), y el inmenso How Can A Poor Man Stand Such Times And Live (la perplejidad de la gente humilde ante los tiempos que corren). El broche de oro lo pone Springsteen cantando We Shall Overcome, en una versión intimista y esperanzada que francamente pone los pelos de punta.

Continuaremos hablando del Ejército de los Santos, de W. T. Sherman y de la vigencia de todas estas cosas en pleno siglo XXI.